sábado, 6 de noviembre de 2010

LA TORTUGA AZUL

Aquí aprendí a bailar... si es que podemos llamar bailar a lo que hacía hace más de 15 años cuando iba de marcha a la Tortuga Azul. Este castillo albergaba dos discotecas, una grande y principal donde el "pinchadiscos" escogía música pachanguera de la época. La otra sala, más pequeñita pero con más toque de castillo en su interior, tenía otro estilo musical, más técnico, más house, más techno... mucho mejor. Mi hermano y yo, con algún que otro amigo, nos íbamos allí a pasar la noche discotequera del sábado y de algún que otro viernes. Casi siempre, por supuesto, en la sala pequeñita. Eran buenos tiempos, como casi todos los tiempos pasados. Además, había otra gran sala estilo medieval en plan cafetería-pub tranquila, con billar, mesas para sentarse... para las parejas, supongo. Tras unos años en decadencia, la Tortuga Azul es ahora un lugar de celebración de banquetes de bodas, bautizos, comuniones... hoy, el destino, quiso que recordara de nuevo aquel lugar. Bastante cambiado en cuanto a su uso, pero idéntico en cuanto aspecto, con los mismos árboles en los dos patios medievales que posee el castillo, con su pared de piedra, con su torre, sus ventanas, sus rejas en las puertas, sus letreros... Quizá esté haciendo publicidad, pero si algún día buscáis un lugar donde tomar una copa en plan tranquilo, la cafetería-pub sigue funcionando como antaño. Sólo tenéis que preguntar por la Tortuga Azul. O quizá seáis los invitados de la próxima boda que allí se celebre. En la foto solo sale parte del Castillo. Un día, con más tiempo, procuraré hacer un reportaje de este castillo. Merecerá la pena.

2 comentarios:

  1. Me has hecho buscar dónde se encuentra. Ya decía yo que no me sonaba de Granada. El lugar tiene muy buena pinta, con un punto romántico que tenía que ser ideal para el ligoteo. La de fiestas que te habrás pegado ahí. Yo también hubiera sido de la sala pequeña.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mi lo del ligoteo... por eso pasaba siempre del salón cafetería, me daban envidia las parejas, jejeje... Sobre todo, la de final de estudios de mi FP-II de Informática, una de las pocas veces que se me hizo casi de día. Y alguna que otra Nochevieja... Si entras a Linares por la carretera de Baeza, a mano derecha, puedes ver el castillo iluminado. La verdad, es una pasada.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar