lunes, 25 de octubre de 2010

¿EL ÚLTIMO RECUERDO?

Un recuerdo material, con tintes sentimantales, puede llegar a ser fácilmente desechable. Creo que ya he tirado mi último recuerdo tangible a la basura. La memoria perdura para toda la vida. Y el tiempo, por mucho que digan que lo cura todo, se olvida de reparar la enfermedad del olvido. Tú también te haces vieja... ¿pensabas que te ibas a librar? Seguramente tenga la suerte de ni siquiera conocerte si me llegara a cruzar con algunas personas que hace años que no vemos. Porque terminaste haciendo lo mismo que te hicieron a ti. Qué tristeza, disimular dolor causando otro dolor. La inmadurez es más joven que la insensatez. Meritorios actos aquellos que casi consiguen hacerme cambiar. Afortunadamente, no siempre se consiguen las cosas. Ni las malas, ni las buenas. Amapolas de cristal con pétalos adornados por la brisa de tus sueños malintencionados. Víctima del veneno de las más bellas traiciones. Buscabas en mi la soledad que te quitaron; encontraste la libertad que me robaste. Pérfida y cruel. Soez e indigna. Igual que las palabras cuando regresan por el camino equivocado a sus dueños... Y sin embargo, los lugares siguen intactos. Como el de la foto... aunque aquella vez era de noche y las farolas apenas alcanzaban a alumbrar tus mentiras.

5 comentarios:

  1. Estupenda foto, has logrado una combinación de azules y sépia muy interesante.
    Hay dolor en el relato, me quedo con eso de que los lugares siguen intactos, pase lo que pase así es aunque nosotros sintamos que todo ha cambiado ellos permanecen igual.
    Hace tiempo que no te veo, espero que todo vaya bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Wendy!!

    Me va todo bien, gracias. Y gracias también por los halagos. Lo que pasa es que tengo tanto trabajo y tantas cosas que hacer que no siempre puede uno contestar ni participar... pero sabes que te leo siempre.

    Gracias por interesarte y por seguir ahí.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me han impactado varias frases:

    "Amapolas de cristal con pétalos adornados por la brisa de tus sueños malintencionados. Víctima del veneno de las más bellas traiciones".

    "Buscabas en mi la soledad que te quitaron; encontraste la libertad que me robaste."

    Sabes lo que me gusta la prosa poética y aunque tus relatos destilan dolor y melancolía (por ello me fascinan) también denotan una gran sensibilidad y percepción.

    Besos Manolo y ánimo para capear todo ese trabajo. ¡Tú puedes!

    ResponderEliminar
  4. Hay personas que no merecen ningún esfuerzo por nuestra parte. Yo en su momento también me deshice de muchas cosas. Ardieron. Lástima que con los recuerdos no se pueda hacer lo mismo.

    ¿Esa foto es de alguno de los pantanos que has visitado en Jaén?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias Akasha... ya sabes, me pongo a escribir y a veces surgen estas cosas. Me alegro de que estéis todos ahí dando ánimos.

    Anto, tienes toda la razón, di todo para nada, pero bueno, la vida luego te depara cosas mejores, seguramente. Como bien dices, lo material puede arder, pero los recuerdos...

    La foto es del Pantano de Guadalén, de la presa, que fui una noche con... mejor olvidar. Pero de noche es muy bonito. Lo que pasa es que ir sólo puede ser peligroso... por eso fui de día, se ve mucha gente por allí.

    Besos y abrazos!!

    ResponderEliminar