sábado, 16 de octubre de 2010

OJOS DE PLATA

Ojos de plata, tristes, sensibles a la luz. Insensibles al camino que deben iluminar, recargados o apagados según el punto de vista. La realidad de la vida es como una simple mirada. El ojo se abre; nace. Mira a su alrededor, se adapta a las circunstancias; crece. Permanece atento a las condiciones, observa, examina; aprende. Se resigna a lo que ve, se incapacita para actuar, impotente de cambiar aquello para lo que fue creado: para ver; madura. El ojo se cierra, deja de ver, por un instante, deja de existir; muere.

No me gustan cómo algunas mujeres tratan a sus ojos. Tampoco como los tratan algunos hombres. La belleza natural de un ojo, no se debe "maquillar", no se debe esconder, se debe mostrar tal y como es. Se puede aceptar un pequeño retoque, que adorne lo justo para resaltar la luz, la naturalidad... pero no se debe recargar. Me resultan, a veces, hasta feos. Y tampoco le veo mucho sentido. Aún así, no dejo de observar por la calle, por el barrio, los ojos de hombres y mujeres. Si el ojo es bello, no me llama mucho la atención. Simplemente muestra su natural belleza. Y entonces, cuando uno me llama desproporcionalmente la atención, vuelvo a pensar aquello de "ahí va otra mujer con los ojos de plata..."

5 comentarios:

  1. El ojo es una de las partes más increíbles de nuestro cuerpo. Basta observar frente a un espejo su funcionamiento, sus detalles, para darse cuenta. Lo que lo hace bello no es su color, sino lo que lo rodea y da personalidad a la mirada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que la mayoría de las veces nos embadurnamos de tal forma que casi casi ocultamos lo hermoso que resulta a veces un rostro natural. Los ojos, amigo mío, son el espejo del alma, la forma más sincera y directa de llegar a un corazón. Expresan tristeza, alegría, melancolía, amor descontrolado... y sin embargo ¡qué perdido está el arte de saber mirar con afecto e intensidad a los ojos de nuestro interlocutor! Conozco el caso de personas que hace años que conocen a otras (toda la vida icluso) y al ser preguntados: ¿de qué color son los ojos de fulanit@? Se quedan en blanco y sin saber qué responder. Resulta triste. Yo personalmente es el primer sitio en el que me fijo de una persona. Ahí reside su alma.

    Besos y buen finde, al menos que te sea relajado e inspirador.

    ResponderEliminar
  3. Hola a ambos!! La verdad, no suelo ser de esas personas que miran a los ojos, por lo cual probablemente no recuerde el color de ojos de casi nadie, excepto si destacan lo suficiente como para no olvidarlo en la vida.

    Suelo mirar más a los labios cuando hablo con una persona... de ahí, imagino, mi habilidad para leer los mismos, dicen que se me da bastante bien...

    Besos y abrazos, y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  4. Hola MAnolo, es cierto que a las mujeres nos gusta maquillar ojos y lábios pero para todo hay que tener mesura que hay algunas que llevan más capas que una puerta vieja.
    Creo que la belleza de los ojos reside en la mirada en lo que transmite, hay ojos anodinos con miradas que deslumbran con sus chispitas de luz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Webdy, a eso me refiero... el hábito no hace al monje, y algunas que se pintan con brocha se piensan más wapas... y no es así.

    Yo únicamente hice una nueva reflexión en voz alta... nada más.

    Besos.

    ResponderEliminar