viernes, 8 de octubre de 2010

MARCIANOS Y VENUSIANAS

Para mí, ni los hombres son de Marte ni las mujeres son de Venus. Cada uno es como es y en eso se basa el principio primordial del respeto. La verdad es que he hecho trampa, no me he podido leer este libro tan rápido. Lo empecé hace ya mucho, por lo menos tres años y medio... pero por aquella época apenas leía y avanzaba muy despacio. Lo dejé a la mitad, lo retomé dos años después, y lo volví a dejar a la mitad de la mitad que me quedaba. Total, que esta semana me terminé las ochenta y pico páginas pendientes para terminarlo de una vez. El libro es pura psicología; no digo que sea un mal libro. Pero como dije al principio, no podemos meter a todas las mujeres en el mismo saco ni a todos los hombres tampoco. El libro da pistas a ambos sexos para resolver posibles problemas de pareja, pero en mi opinión se repite más de la cuenta. Yo he sacado en claro dos cosas. La primera, que a los hombres hay que dejarnos como caso perdido cuando nos enfadamos, que en un período de tiempo oscilable entre unos minutos y unas horas, a lo sumo un par de días, el enfado se nos pasa, salimos de nuestra cueva, y volvemos a ser súper-buenos. La segunda, que a las mujeres hay que complacerlas siempre, seguir su rollo de la mejor manera posible y prestarles mucho caso para que sean felices, escucharlas y darles tema de charla. Entonces también serán súper-buenas con el hombre. Bueno. Creo que tanto a la primera cosa como a la segunda... nada que no sepa. Pero todo esto son tópicos, porque hay de todo en esta vida. Y el libro se pone hasta ñoño con una serie de teorías pragmáticas para poner en práctica si alguna vez nuestra relación en pareja va mal. Como dije al principio... demasiada psicología para un tema tan global. No existen dos tipos de personas como quiere hacernos creer el libro: hombres y mujeres. Existen tantos tipos de personas como personas existen en el mundo... valga la redundancia. Libro recomendable para experto en psicología, seguramente aprenda cosas nuevas. O puede que no...

6 comentarios:

  1. Leí el libro y lo cierto es que a pesar de los topicos si que es cierto que señala diferencias que son significativas. No se debe generalizar pero el sexo cuenta y mucho y esta afirmación no la hago por haber leido el susodicho si no por las experiencias que he vivido.
    Nos cuesta entenderos y a vosotros ni te cuento jajajajjjja.
    Buen punto de partida el saber escuchar, admitir criticas, saber conversar y no convertirse en un boomerang.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también leí el libro, pero admito que fue hace tanto tiempo que apenas recuerdo cosa alguna de su contenido.

    Si he de ser sincera (y lo soy siempre para mi desgracia) yo creo que las mujeres somos una especie aparte, y lo malo para los hombres es que venimos al mundo sin manual de instrucciones, por lo que cada una es un mundo y comprendernos y hacernos felices resulta más complicado que montar un mueble de Ikea (de esos donde casi siempre falta un tornillo...jejeje). Los hombres suelen ser más pragmáticos, sin tanta vuelta de hoja, nosotras a menudo resultamos tan complicadas y contradictorias que hasta nos sorprendemos a nosotras mismas.

    Besitos y buen sábado

    ResponderEliminar
  3. Hola Wendy!!

    No estoy diciendo que no existan diferencias, eso es algo lógico, yo también he tenido mis experiencias y es cierto que el libro va bien encaminado, tiene sus razones, y se entienden ciertas cosas sabiendo como son generalmente los hombres y como son las mujeres. Pero eso que dices de escuchar, admitir crísticas, conversar... no es ninguna novedad, es algo lógico para quien tenga dos dedos de frente independientemente de que seas hombre o mujer, jejeje...

    ¿Es que las parejas de gays o lesbianas no se separan? Yo conozco algunas... En ese caso esperemos la segunda parte del libro: "Los hombres son de marte y la mitad vive en el hemisferio norte y la otra mitad en el hemisferio sur; lo mismo pasa en Venus".

    Ya en serio, existiendo sentido común, me da igual donde sea cada uno.

    Besos y gracias por compartir!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Akasha!!!

    Le contesté a Wendy y apareció tu comentario. Te digo más o menos lo mismo, tienes razón, es evidente la diferencia, y el libro nos muestra el camino... pero tened en cuenta que soy hombre, así que no voy a salir de mi cueva hasta que lo analice todo mejor jajajaja...

    En fin, que todo eso es cierto, yo soy práctico, no le doy vueltas a casi nada: me hace falta algo, me lo compro o lo consigo. Luego resulta que el color no pega... ¿y? Si funciona, ¿que mas da el color? ¿Eso es ser de Marte? Pues mala suerte... ¿En Venus se miran los colores antes de comprar? Bueno, habrá que aceptarlo...

    De todas formas, el libro no deja de ser un análisis del comportamiento humano por sexos. Siempre habrá quien se salga de esas normas... es como si ahora nos alaizan por países, por razas, por religión... no creo que todos los franceses sean igual, ni los de raza negra, ni los cristianos....

    Besos e igualmente gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Independientemente del sexo, cada uno somos un mundo. Algunas cosas son tan de cajón, que me parece una tontería tener que leer un libro para darse cuenta de ellas. Luego están las variables, que dependen de cada persona, y que sólo se aprenden con el conocimiento mutuo. Tener un manual de instrucciones de la otra persona facilitaría las cosas, pero también las haría más aburridas, artificiales.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Tu opinión no vale, que eres de Marte xDDD

    En serio, opino más o menos lo mismo, digamos que tanto los hombres como las mujeres tienen un "patrón", una "forma de ser", que hace que ambos sexos tengan una forma de ser, pero todo el mundo puede salirse de esos patrones.

    Gracias por participar, un saludo!!!

    ResponderEliminar