miércoles, 6 de octubre de 2010

LA DESVENTAJA DE SER SIEMPRE JOVEN

Hace ya unos años... quizá muchos años, cuando era más joven, tenía la misma desventeja que creo que sigo teniendo. Recuerdo aquellos partidos de fútbol sala con mi hermano mayor, y con todos sus amigos que, por ende, eran también míos. Lo que quiero decir es que pertenecen (no quiero hablar en pasado porque no me parece propio) a una generación mayor a la mía. También recuerdo cuando en la Feria yo me iba con ellos, y alguna que otra aventura campera. Para mi, la voz de la experiencia. Aún así, podía sentirme orgulloso porque caminaba al mismo ritmo que ellos, con el mismo peso que ellos. O jugaba igual de mal (o bien, según se mire) que ellos. Sin embargo, yo tenía la desventaja de ser joven. Más joven. Simplemente. Y no tener la experiencia o sabiduría la cual siempre anhelaba poder alcanzar algún día. Todos nos seguimos mirando, hoy día, en aquellas personas mayores (qué palabra más fea... digamos "más mayores") que siempre tienen cosas que enseñarnos y de las cuales tenemos mucho que aprender. Observando gestos, expresiones, actos... nos damos cuenta de que nos queda mucho (eso espero) por vivir y por conocer. Así que siempre me considero en desventaja, porque siempre seré más joven que alguien. Ahora que me acuerdo... qué rico estaba el kiwi con cointreau de aquella Feria. Creo que dejaremos de ser jóvenes el día que dejemos de respirar.

3 comentarios:

  1. Me alegra que pienses así, amigo mío, puesto que yo espero siempre poder seguir siendo más joven que alguien jejejeje Esos instantes de repentino "flash back" a mí me torturan particularmente, pues me hacen recordar otra época ya pasada e irrecuperable en que me quedé con la sensación de no haber estrujado al máximo cada minuto. Por ello y en este presente que vivo procuro cerrar los ojos y disfrutar (percibir) todo lo que me rodea: el paisaje siempre verde, la gente maravillosa (como eres tú) que voy conociendo a través de este medio...
    y es que la vida es corta... pero ancha, y hay que retener y disfrutar cada momento como si fuera el último.

    Besos... ¡y viva nuestra generación (sospecho que es la misma jeje)!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los halagos, como siempre. No sé de qué generación serás, pero no te lo voy a preguntar, por aquello de ser cortés y no preguntar la edad a las damas... otro tópico de esta sociedad, aunque no soy yo quien dicta las normas.

    Pero no tengo problema en decir la mía, la generación de la ilusión por lo sencillo, de la imaginación, de la invención, del respeto. Coleccioné cromos del mundial de Naranjito cuando tenía 6 o 7 años y los primeros dibujos animados que recuerdo son Comando G y Mazinguer Z. Al final no te la he cicho, pero seguro que la intuyes...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, la intuyo, y me agrada saber que sí somos de la misma generación (solo me he equivocado un poquito de nada jeje)

    Creo que era la generación de los Nostálgicos, pues veo que muchos guardamos reminiscencias melancólicas de nuestra infancia y juventud.

    Saludos

    ResponderEliminar