domingo, 31 de octubre de 2010

EMBRUJADOS

Hoy conoceréis algo más de mi. De pequeño, entre la edad de 9 y 12 años, mi imaginación volaba junto a la de mis hermanos y amigos de la calle jugando a juegos como el Imperio Cobra, Misterio, Alerta Roja, el Fantasma de la Ópera... y los famosos tipo Monopoly, como el Petropolis (regalo de mi tita Cati en la Comunión, una pasada...), el Palé... Sin embargo, había un juego que era increíble... Mediante 4 cartones y unas piezas de plástico, montabas todo un castillo cuya torre tenía un ataud por el cual se lanzaba una calavera cuando el azar lo determinaba. Las reglas eran bien sencillas: tirabas la flecha en la ruleta, y podían pasar tres cosas; que tiraras un dado para avanzar, que tiraras la calavera por lo alto de la torre o bien perdías el turno al quedarte petrificado del miedo... Había que atravesar las 4 habitaciones del tablero y subir a la torre para cerrar el ataud; ese era el que ganaba. Lo divertido era cuando te tocaba tirar la calavera... cada habitación tenía ciertas casillas en las que la tirada de la calavera, según por el lado de la torre que salía, te dejaba eliminado. En la primera habitación, la calavera hacía que un hacha te cayera en la cabeza y te dejara seco... en la segunda habitación caía en una especie de trampilla que por el peso de la calavera te hacía salir volando por los aires. En la tercera habitación había un espejo con un cesto y la calavera, al caer en el cesto, levantaba el espejo y al que pillara lo mandaba a Cuenca. Y por último, podía caer por el agujero de las escaleras que subían a la torre, y si te pillaba, ya sabías donde ibas... Sólo estabas a salvo en los tres últimos peldaños.

El juego era "Embrujada". Si bien era más simple que los que mencioné antes, el propio juego sabía meterte en el ambiente y pasábamos un rato divertido. Era curioso que casi todos los juegos pertenecieran a mi hermano mayor, y que yo pudiera aprender tanto de él y de estos juegos. Creo que tiene muchas ventajas tener hermanos mayores y también más pequeños que uno mismo, porque aprendes de todos y te quedas con lo mejor. Hoy tengo el alma triste, y pensaba escribir algo más nostálgico, pero al final he podido plasmar un buen recuerdo y animarme un poco. Porque en realidad estaba pensando en otras cosas... A quien le gusten los cementerios, la primera fotografía pertenece al cementerio de Granada. Simplemente lo comento por si alguien tiene curiosidad de saberlo... Dicen que cuando uno muere, pasa toda su vida por delante de sus ojos en apenas unos segundos. Espero que mi "película" se detenga en estos momentos. Porque actualmente, la pena le tiene ganada la batalla a la gloria...

sábado, 30 de octubre de 2010

COMO ESTATUAS

Acaso no existe gente que sabe valorar lo que hacemos de corazón... acaso existe alguien que piensa que lo que uno hace, y también lo que no hace, o deja de hacer, no es por interés... ni nunca lo fue. Intesedados aquellos que piensan en el interés. Que aquél que no haga algo en su vida por conveniencia no existe, pero de ahí a ser comparado con un mercenario, que vendería a su propia madre, hay todo un abismo. El ecuador entre el bien y el mal. A veces, hasta las estatuas creen más en nosotros. Al menos, permanecen inmóviles, sin reprochar si lo que hacemos está bien o está mal. Simplemente lo hacemos por el bien de alguien. Después, podremos estar equivocados. Pero ese es otro tema... Es una pena que este sea el principio de la pérdida de libertad. Procuro conseguir a la gente que quiero lo que quiere. Y cuando es uno mismo el que quiere algo, no esperar nada de los demás, sino intentar conseguirlo por uno mismo. Pero, en este caso, lo primordial es tener la aprobación, y luego ser capaz de decidir uno mismo lo que le conviene. Y es difícil desear algo cuando en tu entorno no lo quieren...

jueves, 28 de octubre de 2010

EL COLOR DEL CALOR

Siempre imaginé colores a las cosas etéreas, intangibles. Los días de la semana son de colores, igual que los meses y las sensaciones que nuestro cuerpo experimenta. El lunes es azul oscuro, el miércoles casi blanco y el sábado anaranjado. El domingo rojo oscuro y el martes tiene tonos verdosos. Los viernes son rosas y los jueves son color esperanza. Abril es gris y octubre casi negro. El verde de febrero se funde con el amarillo de mayo y de marzo. Noviembre es rojo triste y diciembre... multicolor. De julio a agosto, los colores no existen. El calor de tu amor es variable, según la luz con la que me mires. Tus ojos tiran a un azul especial, y tu vacío es negro. La soledad es morada y tu ausencia tiene múltiples tonos. Igual que los brillos de tu presencia. El arco iris es del color de la lluvia, y la lluvia tiene siempre el gris de las nubes que la causa. Me enamoran tus colores, el color del amor que respira tu belleza. La frialdad es de color hielo. Y el calor que me das... el calor que me das es color pasión, que enciende los celos de la brisa que se pinta la cara de gris y viaja escondida tras el aire blanco de la sinceridad de tus ojos. Azules como el cielo, negros como la luz de una vela apagada. El color de tu calor es el amor que nos une. Y ese color aún no sé como definirlo... Espero no ser daltónico, aunque a veces se puede intuir... ¿Me das un beso de mi color favorito? Ya lo sabes... el azul.

miércoles, 27 de octubre de 2010

JUEGOS DE ROL

A finales de los 80 y principios de los 90, empezaron a proliferar los juegos de rol. Runequest, Aquelarre, El Señor de los Anillos, Mutantes en la Sombra, StormBringer, Far West, La llamada de Cthulhu... Mi hermano me los presentó. Y su grupo de amigos empezó a jugar a estos juegos. Cada uno se estudiaba uno de estos juegos, que consisten en, básicamente, un libro de 200 o más páginas... y poco más. El libro eran las reglas del juego, de la forma de vida en la que absolutamente todo era tenido en cuenta, y el resto, formaba parte de la imaginación. Haciendo fotocopias de la hoja de personaje que cada juego incorporaba como parte del libro, y con un lápiz y una goma (borrador para los más técnicos), empezaba la creación de la aventura en un mundo fantástico lleno de enemigos y tesoros escondidos. Uno del grupo hacía de máster, y el resto representaba su papel. Recuerdo tardes y noches de varias pares de horas jugando, simplemente con una hoja y un lápiz. Y el máster era el único que iba determinando el destino del grupo según éste iba tomando sus propias deciciones.

Yo quise ser también máster, y me compré un libro (juego) de los últimos que inventaron: Oráculo. En cuanto vi el catálogo me gustó, pues me encanta la mitología griega. A mediados de los 90, cuando lo conseguí, apenas pude disfrutarlo. No era un juego "normal", igual que no lo fueron los últimos que por aquella época salieron al mercado, como Ars Magica, un juego que tenía una pinta fenomenal, basado en una época medieval fantástica, la Edad Media en Europa. Los primeros juegos de rol se basaban en porcentajes de habilidades... por ejemplo, si había que atravesar un río a nado, el máster o director de juego te decía: "el río tiene una dificultad alta, con lo que tienes un 10% de penalización; dime tu habilidad en nadar". El jugador miraba en su hoja el porcentaje en dicha habilidad y si éste era del 90% (gran nadador) se aplicaba la penalización y se tiraba un dado de 100 caras (os aseguro que existen, yo los he visto). Si sacaba una tirada de 1 a 80, cruzaba el río con éxito, si sacaba de 81 a 100 tendría problemas... Había cientos de habilidades, de características... y el proceso de creación de un personaje era de lo más interesante. Sobre todo porque decidía el azar, y si un personaje al crearse, para saber cuan fuerte era, tenía que tirar 3 dados de 6 caras, imaginaros la cara que se nos quedaba cuando sacábamos un 1, un 1 y un 2... Fuerza=4 (risas, comentarios de que el personaje es menos fuerte que un mosquito...)... qué tiempos.

Además, dependiendo de la raza que escogieras, el número y el tipo de dados podía variar (si por ejemplo, en vez de un humano, yo quería interpretar un elfo, la inteligencia era calculada con dados de 8 caras en vez de 6 caras...). Echo de menos esas tardes, esos juegos, mis dados, de 4 caras, de 6 caras, de 8 caras, de 10 caras, de 12 caras y de 20 caras. Aquellas conversaciones, aquellos paisajes inventados, aventuras, enemigos inesperados... ¡Llegué a crear un juego de rol de 150 páginas! Sí, de 150 páginas, a mano. Basado en los caballeros del zodiaco, escribí más de 150 páginas inventándome las reglas de un mundo, el daño y los efectos que tendría cada ataque de cada caballero, dibujando (con lo mal que dibujo) cientos de armaduras, inventando caballeros de casi todos los dioses griegos y dibujando todas y cada una de las constelaciones en las que el juego se basaba. ¡Todo eso salió de mi cabezita! Y hoy me invade la nostalgia, el tiempo pasó, las nuevas tecnologías, el rol en las video-consolas, en el ordenador, se cargó la editorial (creo que era JOC) que comercializaba los libros, la gente creció, el trabajo pasó a ser nuestra única preocupación, y la magia se disolvió.

Después, tuve un sueño. Creo que inalcanzable, un tanto de adolescente iluso. Y es que allí donde viviera, poder seguir quedando con algún grupo de amigos, imagino que del trabajo, del entorno, del pueblo... y poder volver a crear historias juntos. Aquí veis, en la imagen adjunta, parte de mi libreta con las constelaciones de algunos de esos caballeros. El poder del caballero venía dado por las estrellas de la constelación. A lo que iba... esos sueños son inalcanzables, porque la gente no tiene compromiso, o mejor dicho, tiene demasiado compromiso a un estilo de vida, y una familia, a unas normas cuadriculadas, a una monotonía... también es cierto que no vivimos en una época boyante para elegir dónde trabajar ni qué hacer en cada momento. Pero eso no quita que siga soñando con ser como soy, y con no cambiar. Se queda para ver un partido de fútbol, para comer con la familia, para tomar una copa... y mi mente vuela pensando historias y se pregunta el por qué se aburre la gente con aquello. Queda mucho camino por recorrer y poder liberar tanta mente estancada en el pasado.


Y hoy se me ocurrió... ¿Que tal una partida vía blog? No lo veo descabellado, el director de juego narra la situación, previamente se crean los personajes, y cada lunes, o jueves, o cuando se diga, el director o máster explica qué deben de hacer y mediante los comentarios del blog cada uno aporta, se ponen de acuerdo y al siguiente lunes o jueves, el director tiene las tiradas de dados realizadas, comenta qué sucedio y expone la nueva situación. Por eso quería sondear en el blog, si podría ser factible que un determinado número de personas (jugadores), de 4 a 6, sería lo ideal, y que se implicaran una vez a la semana a decidir sus destinos, y que esperaran pacientemente a que el máster les comunicara el resultado de sus actos. Ya que las nuevas tecnologías destruyeron la magia de poder imaginar creando juegos espectaculares con gráficos increíbles, quizá sirvan ahora para unir a gente de cualquier parte del mundo que quiera compartir su imaginación. Sería el primer juego-blog que existe... o eso creo, igual alguien ya se me ha adelantado. Finalizo mostrando la hoja de personaje que creé para el juego que inventé, en la imagen adjunta. Al principio la hice con máquina de escribir... luego el word ayudó un poco... Ha pasado más de la mitad de mi otra vida y sigo sin olvidar estas cosas con las que un día, dejé de crecer y me mantuve siempre joven. Pido perdón porque no suelo escribir nunca post tan largos. Cualquier opinión sincera se agradece.

martes, 26 de octubre de 2010

BOB ESPONJA

A todos nos gustan que nos premien. Es una señal de que algo que hacemos, tiene cierto mérito. Y es bueno que nos lo reconozcan. Aunque estoy hasta los... de Bob Esponja, y eso que no tengo hijos. Pero con mis sobrinos y el marketing que este personajillo ha creado, tenemos al amigo Bob hasta en la sopa. Bueno, el caso es que esto es un premio de una amiga que se ha acordado de mi. Mayte, del blog IncontablementeJuntos, desea que conteste unas preguntas, y, como siempre, no me puedo negar. Sobre todo porque, como dije una vez, es un halago que en blogs ajenos se acuerden de este humilde blog. Las normas son:
1. Crear un post en tu blog (es lo que estoy haciendo...).
2. Copiar la imagen y las preguntas (en eso estamos...).
3. Mencionar a quien te lo ha entregado (arriba queda dicho).
4. Contestar a las preguntas.
5. Mandarlo a 10 (creo que, como en otra ocasión, no lo mandaré a nadie...).

1. ¿Por qué creaste el blog?
Hace tres años creé uno y por tiempo, no pude mantenerlo. A los pocos meses, desapareció. Tenía la espinita clavada. Por otro lado, me hace sentir bien, cuando estoy triste, comparto. En mi blog, soy menos tímido, me expreso mejor. Otro objetivo del mismo es mantenerme vivo, coger experiencia en escribir, ir ganando práctica para escribir una futura novela, no sé cuando. Hay muchos motivos, no sólo uno. Y de momento, va todo fenomenal. Al principio era algo irónico, como una manera de protestar, de expresar lo que no llegaba a comprender de manera cínica... después se ha convertido en algo más imprevesible, trato más temas, y tengo más influencias. Estoy pensando en crear un segundo blog... Todo a su tiempo.

2. ¿Qué tipos de blogs sigues?
Los que me llenan, los que me transportan a otros lugares, los que me inspiran, los personales, alguno científico, los de amigos que me he encontrado por las calles de la amistad, del entendimiento, blogs que me animan, que me otorgan confianza, que con una sola palabra, me siento comprendido. Cada vez sigo más, y mi miedo es no poder cumplir con todos, pues reconozcamos que se necesita tiempo para leer y hacer lo que nos gusta. Compartir momentos.

3. ¿Tienes alguna marca de maquillaje preferida?
Imagino que algunos hombres se maquillarán, pero yo no uso maquilaje. Así que os digo que mi colonia es Brummel. De siempre.

4. ¿Y de ropa?
¿Marcas? ¿Qué es eso? No miro la marca de la ropa. Miro que me guste, si es de invierno, que abrigue, si es de verano, que sea cómoda... Quizá tenga cosas de marca, pero porque en su momento me gustaron y eran la mejor opción y la más barata, como todo lo que suelo comprar. Calidad/Predio. No sabría decir ni una de las marcas de toda la ropa que tengo.

5. Tu producto de maquillaje imprescindible.
Ninguno. De esas cosas podemos prescindir.

6. ¿Tu color favorito?
El azul. De toda la vida. El azul del mar, del cielo, de tus ojos cristalinos. Aunque para la ropa, me gusta el negro, aunque reconozco que no predomina, tengo de todo.

7. ¿Tu perfume?
Mmmmm... vaya, ya dije antes la colonia... la verdad, no utilizo perfumes. Es como sobrecargar la belleza. Pensemos en la gente que no tiene ni para comer y hay quien gasta cantidades enormes en perfumes caros... en fin, esto es demagogia, como todo. Pero si Brummel tuviera perfumes... pues también Brummel.

8. La película que más te ha gustado.
La Lista de Schindler. Aunque no destaca ninguna en especial. Ahora que lo pienso, también Gladiator, Matrix... ninguna destaca sobre el resto en demasía. Me dejo muchas sin decir. ¡Ah! La Princesa Prometida... pero sobre todo por la música. Ya sabéis de quien...

9. ¿Qué países te gustaría conocer y por qué?
Casi todos. Creo que Grecia por encima de los demás, y luego, cualquiera en el cual no haya estado. Procuraría no ir a países peligrosos o que pudieran serlo, como países árabes, por poner un ejemplo, aunque seguro que igualmente son dignos de ver. ¿Por qué Grecia? Me encanta la mitología griega, en mi juventud llegué a ser un buen conocido del tema, de las historias de los Dioses, Semidioses, Héroes... y luego, su belleza arquitectónica. Estuve en Mérida y flipé... con eso lo digo todo.

10. ¿Qué significado tiene para tí la palabra amigo?
Creo que no se puede expresar dicho significado. Alguien que siempre está ahí para lo que necesitemos. El paso del tiempo y la distancia nos cambia, los amigos se alejan y los verdaderos quedan ahí... creo que tengo pocos amigos buenos y de verdad. Creo que eso nos pasa a todos. Es muy difícil encontrar un buen amigo.

Y ahora le paso este regalo a todos aquellos que, voluntariamente, quieran ponerlo en su blog inmediatamente después de haberlo leído de mi blog (bueno, también pueden pasar unos días, no pasa nada, jejeje...).

Ya me conocéis un poquito más.

lunes, 25 de octubre de 2010

¿EL ÚLTIMO RECUERDO?

Un recuerdo material, con tintes sentimantales, puede llegar a ser fácilmente desechable. Creo que ya he tirado mi último recuerdo tangible a la basura. La memoria perdura para toda la vida. Y el tiempo, por mucho que digan que lo cura todo, se olvida de reparar la enfermedad del olvido. Tú también te haces vieja... ¿pensabas que te ibas a librar? Seguramente tenga la suerte de ni siquiera conocerte si me llegara a cruzar con algunas personas que hace años que no vemos. Porque terminaste haciendo lo mismo que te hicieron a ti. Qué tristeza, disimular dolor causando otro dolor. La inmadurez es más joven que la insensatez. Meritorios actos aquellos que casi consiguen hacerme cambiar. Afortunadamente, no siempre se consiguen las cosas. Ni las malas, ni las buenas. Amapolas de cristal con pétalos adornados por la brisa de tus sueños malintencionados. Víctima del veneno de las más bellas traiciones. Buscabas en mi la soledad que te quitaron; encontraste la libertad que me robaste. Pérfida y cruel. Soez e indigna. Igual que las palabras cuando regresan por el camino equivocado a sus dueños... Y sin embargo, los lugares siguen intactos. Como el de la foto... aunque aquella vez era de noche y las farolas apenas alcanzaban a alumbrar tus mentiras.

domingo, 24 de octubre de 2010

VEINTE MINUTOS

Aquél día, Pedro llegó a casa antes de lo previsto. Terminó el turno de policía antes de lo que pensaba. Escuchó ruido en el dormitorio principal. Abrió la puerta y Susana, su mujer, hacía el amor con otro hombre. Susana lo confesó todo. Se había enamorado de aquel hombre, un compañero de la gestoría donde trabajaba, y no lo podía evitar. Pedro contrató un abogado y comenzó los trámites para su separación. El abogado, lo primero que le dijo, es que dejara el domicilio familiar de inmediato. Susana lo acusó de agresivo y bastaba con que ésta se pillara un dedo con una puerta y apareciera como resultado un pequeño moratón para que Pedro pasara una larga temporada en la cárcel. Susana y Pedro se conocieron casi cuando eran niños. Tras doce años de noviazgo, decidieron casarse. Tres años después, tuvieron una hija, Andrea. Andrea tiene actualmente 5 años, y no deja de preguntar dónde está su padre. Susana le miente diciéndole que se ha ido de viaje por motivos laborales. Pedro ha conseguido, con la ayuda económica de sus padres, poder pagar un alquiler mensual, seguir pagando la mitad de la hipoteca del piso donde vive Susana y pasar la manutención que le corresponde a su hija. Y todo porque, un día, Susana se enamora de un extraño y destroza veinte años de la vida de Pedro, y los que queden, en apenas veinte minutos. Y Susana, se atreve a decir que Pedro es agresivo y que por eso lo deja... En este sistema vivimos. Un sistema en el que bastan veinte minutos para arruinar la vida de un hombre, marcar la vida de una niña y "hacer" feliz a una mujer, que se queda con la niña, el amante y la casa. Y aún así, tras un año de todo esto, Pedro agradece que a Susana no se le ha ocurrido denunciar por malos tratos. Seguro que ya estaría en la cárcel.

PD: Los nombres y trabajos de los protagonistas son ficticios, pero la historia es absolutamente real. Otra denuncia falsa más que añadir a la historia de este penoso país en materia de Igualdad.

sábado, 23 de octubre de 2010

LA PLAZA DE TOROS

Agotador, aunque reconfortante. Me gustaría tener más tiempo para realizar las fotografías, pero la luna se mueve, las luces cambian y apenas hay unos minutos para tomar las fotos. Después, es tarde. Entre que vas de un sitio a otro y llegas, vuelves a preparar el trípode, examinas y analizas, la luna está en una posición muy diferente a 10 minutos atrás. Y la luna llena aparece una vez cada 28 días y cada vez que aparece, lo hace desde una posición distinta. Busqué el atardecer, busqué el anochecer, que llegó más tarde que ayer, y la luna, algo cambiante y más grande de lo normal, se hizo de rogar. En esa plaza de toros, murió Manolete. Es triste que sea famosa por una muerte, pero es así. La iluminación y los jardines de alrededor le dan un toque especial, y estando prácticamente en el centro de la ciudad, hace que sea lugar de paso de muchos ciudadanos, lugar de encuentro, de recuerdos y citas. Tampoco conseguí unas fotos realmente espectaculares, pues no tuve la suficiente paciencia y se me hizo más tarde de lo que hubiera deseado. El próximo mes, con el cambio de hora, seguramente tenga más suerte cuando la luna vuelva a empezar a crecer y a hacerse llena.

viernes, 22 de octubre de 2010

EL ROCE DE TU SONRISA

Corazón airoso y lleno de vacío, aterrador, rugoso como la corteza de un árbol. Áspero al tacto negro de una flor. Suave como el resplandor que la luna regala en la sombra de tus ojos. En una noche solitaria, quizá te piense más de lo que pudiera imaginar. Ni yo te abandono, ni tú me abandonas a mi. ¿Sabes? Siempre existirá la misma distancia entre ambos. Ni más, ni menos. La misma. Aquella que te hace ser como eres, aquella que me hace aceptar como eres. Sentimientos mútuos. No todo es tan fácil como nos lo quieren hacer ver. Ni tan difícil de entender. Siento mis pasos aún en la calle, buscando alguna fotografía que me haga olvidar tu ausente presencia. No todo lo que hago me gusta. Pero procuro que parezca que todo lo que me gusta, lo hago. Y sin embargo, me dejo muchas cosas por hacer. De nuevo, la distancia es mayor si la medimos en centímetros, si nos acordamos de que, en realidad, sabemos cómo salvarla. Pero no lo hacemos. Sigo ausente, como en la calle, buscando el frío blanco, el azul de la luna semioculta por unas nubes que una vez, me privaron de ella, unas nubes tímidas, incapaces de tapar la luna de una manera total. Y encuadro la luna con cualquier cosa que encuentro, como un árbol, una farola, un poste, una reja... y siempre apareces en mi composición, en alguna parte encuadrada con la mismísima luna que cada vez que la miras, parece cambiar de color; como buscando simular cada gesto que me recuerda el aire incapaz de rozar tu sonrisa...

jueves, 21 de octubre de 2010

ROMEO AND JULIET

Estar en el cielo debe de ser algo parecido a escuchar música a gran volumen. Cada uno de nosotros tiene canciones con las que siente algo especial. Así me siento yo cuando le doy volumen a mi música y me encierro en mi habitación a escucharla. Y mientras la escucho, mi mente la acompaña, de una u otra forma, y mi ánimo se viene hacia arriba (algunas veces, hacia abajo, según los ánimos y el tipo de música). El día que no pueda hacer esto y de verdad lo necesite, querría estar muerto. Así, al menos, estaré en el cielo y me sentiré... como si tuviera la música con un volumen muy alto.

Julieta, solías llorar cuando hacíamos el amor.
Decías: 'Te amo como a las estrellas del firmamento; te amaré siempre'.
Hay un lugar para nosotros dos, conoces la canción de la película...
¿Cuándo te darás cuenta que no era el mejor momento...?
Juliet...

Romeo, enamorado, canta una serenata
entristeciendo a todo el mundo con su canción de amor,
fuera de la penumbra, a la luz de una farola.
Decía algo más o menos así: 'Tú y yo, chica... ¿qué te parece?'

'Tú y yo, chica... ¿qué te parece?'
'Tú y yo, chica... ¿qué te parece?'

Romeo & Juliet (Dire Straits - 1980)

miércoles, 20 de octubre de 2010

LIBROS DE MIEDO

Mi amiga Wendy me ha nominado para este juego. Y yo encantado, me dispongo a realizarlo en un ratillo de relax que me ha otorgado el día.
Reglas del Meme:
1. Contesta el meme y coloca la imagen en un post.
2. Agradece al Blog y a la persona que te lo otorgó.
3. Entregáselo a 10 blogs con los que lo quieras compartir y avísales para que lo recojan.
1. ¿Disfrutas de leer libros de terror? ¿Por qué? No lo sé porque nunca he leído uno. Igual algún día me animo con alguno que caiga en mis manos... pero no soy persona que le guste el terror.
2. ¿Cuál es tu libro de terror favorito? Ni idea, ya dije que no he leído ninguno, jejeje... De espíritus no, que soy muy caguica... quizá de vampiros.
3. ¿Cuál es tu personaje de terror favorito (vampiros, hombres lobo, etc...) y por qué? Pues mira, sí, ya lo dije antes. Los Vampiros me caen simpáticos, quizá porque no son muy distintos a nosotros... yo conozco a alguno y a alguna... jeje.
4. Tu autor de terror favorito es... Tampoco lo sé. ¿Edgar Allan Poe? ¿Stephen King? Cuando lea alguno os digo...
5. ¿Cuál es el libro de terror que más te decepcionó y por qué? Mira, esta es fácil... ejem... ninguno.
6. ¿Cuál es tu escena de terror favorita? Bueno, me remonto a cuando era muy niño y entonces sí que veía alguna que otra película de miedo. Había una escena en el exorcista que me impactó, cuando a un hombre se le corta la cabeza por la "mala fortuna" de que una placa metálica se deja caer de donde estaba apoyada y "coincide" con su pobre cuello. Si no recuerdo mal... pero, ¿esta escena es de terror?
7. Un libro de terror que crees que todo el mundo debe leer... Mmmm, no sé, si me lo decís me lo leo.
8. ¿Cuál fue el primer libro de terror que leíste? A ver... ¡ah, sí! creo que ya dije que... ninguno, jeje.
9. Cuéntanos la máxima situación de terror que has vivido. A ver, cuando era muy pequeño, mi hermano mayor trató de invocar a una tal Verónica con unos amigos haciendo espiritismo o como se diga... Estuve meses escuchando pasos en mi habitación, jaja... o eso me parecía. Aún duermo con la cabeza tapada.
10. Bonus: tu película favorita de terror es... no me gusta el cine de terror, creo que ya os habréis dado cuenta. Me vuelvo a remontar a mi infancia... ¿Vale Polstergeist? Pues esa.

Y como me gusta saltarme las normas, y teniendo en cuenta que yo no tengo 10 blosg para nominar para hacer este juego, y los que tengo ya han sido previamente nominados por otros blogs, no nomino a nadie. Aunque eso no signifique que no me haya gustado. Agradezco a Wendy su invitación, y el haberse acordado de mi, cuando ella podría haber nominado a muchos otros antes que a mi, pues tuvo ese detalle. Gracias de corazón.

martes, 19 de octubre de 2010

ESPINAS ORGULLOSAS

Necesito quitarme una espinita que me clavé hace unos años... y para eso tengo que estar inspirado. Aquellos premios demuestran que tengo talento. Al menos, es lo que dicen. Yo siempre trabajo desde la humildad. La cita, en febrero o en marzo. Según venga la Cuaresma. El concurso literario que se organiza en la ciudad todos los años pronto será presentado. En cuanto pase la Navidad. Y el año pasado, no pude escribir nada. Me faltaba tiempo. Me faltaba inspiración. Y como decía antes, dos terceros premios y dos segundos premios son unos trofeos fantásticos, pero la espinita del primer premio sigue ahí, clavada, presente en mi mente, mantenida con la rabia de pensar que he estado a muy poco para ser el primero. No es que me guste destacar en demasía, pero es algo que creo que me tengo que demostrar a mí mismo, sentirme preparado para ello. Por eso, aunque gane, nunca me consideraré el mejor, sino un buen luchador. Necesito inspiración, concentración, una buena historia, conmovedora, que se pueda relacionar con la Semana Santa, con los sentimientos, con las vivencias... a ver si el ratillo que pude sacar esta tarde viendo las fotos de este año me sirve para inventar una historia que haga llorar al lector. O al menos, que le haga reflexionar. Como las anteriores, pero más madura. Es lo único bueno de la edad... que es capaz de madurar una buena historia.

lunes, 18 de octubre de 2010

EGO

Hay personas que algunos días necesitan alimentar su ego para sentirse mejor. Otros días, necesitan destruir el ego de los demás. Incluso de aquellos quienes no saben mostrarlo o saben esconderlo muy bien. El resto de días, estas personas no existen. O no quieren existir, y se esconden donde no pueden ser vistas. Y mañana, Dios dirá... mientras tanto, la única protección contra este tipo de gente es, para mi, el respeto. Como suele ser. Al final, tarde o temprano, el tiempo irá poniendo las cosas en su sitio. El problema es que, mientras el tiempo decide o no decide pasar, estas personas van arrollando sin importar absolutamente nada. Únicamente, como dije anteriormente, su ego. Y éste no siempre tiene hambre. Donde las dan las toman, y aunque no lo parezca, todo se puede volver en contra de uno porque su propio ego puede comer tanto que puede reventar. Con la de hambre que se pasa en el mundo y algunos están dispuestos a reventar por tal de no compartir... Desde pequeño, el ego de la gente me tiene muy intrigado. Puede ser tan variado como la misma persona que lo posee. Así que debo admitir que es algo que aún no he llegado a comprender. Algunos y algunas debían haber nacido estrella... y no me refiero a una estrella mediática. Sería la forma más bella de "explotar" el beneficio de su propio egocentrismo. Y de paso, nos hubiéramos evitado un egoísta por estos lares...

domingo, 17 de octubre de 2010

EL SENDERO DE ACERO

Caminos libres de acero y sangre derramada por el objeto punzante e hiriente de la osadía, de la vanidad. Un día, dos días, imaginé traspasar la línea de la imaginación inventando historias por escribir. El protagonista se siente solo, abandonado a su suerte, incomprendido por aquellos a los que él mismo intenta comprender. Entonces, decide recorrer mundo en busca de una fortuna que ignora se existe y él mismo se la tiene que fraguar, trabajando duro y pasando por situaciones inesperadas e insospechadas. Un simple objeto como puede ser un tenedor se convierte, a veces, en un arma tan amenazante como el más peligroso misil. Caminando por la carretera, por la vía del tren, por el acero de sus venas, por las astillas metálicas que recorren el interior de su sangre negra. Para muchos, esta es la mejor opción. Huir. Asomar la cabeza por entre las rejas de la sinrazón, imaginar una vida errante, como cualquier vagabundo, sumido en su pobreza, alimentándose de su tristeza. Son caminos de hierro que no sabemos a dónde nos pueden llevar, fríos como el hielo, duros como la piedra que adornan los senderos que jamás nos hemos atrevido a cruzar. Se esconde todo un mundo ahí afuera, y a veces es tentador pensar en él... porque no nos engañemos: todos hemos pensado en recorrer algún día nuestro particular camino de hierro. Pero no sabemos por dónde empezar; senderos de acero existen en todas partes...

sábado, 16 de octubre de 2010

OJOS DE PLATA

Ojos de plata, tristes, sensibles a la luz. Insensibles al camino que deben iluminar, recargados o apagados según el punto de vista. La realidad de la vida es como una simple mirada. El ojo se abre; nace. Mira a su alrededor, se adapta a las circunstancias; crece. Permanece atento a las condiciones, observa, examina; aprende. Se resigna a lo que ve, se incapacita para actuar, impotente de cambiar aquello para lo que fue creado: para ver; madura. El ojo se cierra, deja de ver, por un instante, deja de existir; muere.

No me gustan cómo algunas mujeres tratan a sus ojos. Tampoco como los tratan algunos hombres. La belleza natural de un ojo, no se debe "maquillar", no se debe esconder, se debe mostrar tal y como es. Se puede aceptar un pequeño retoque, que adorne lo justo para resaltar la luz, la naturalidad... pero no se debe recargar. Me resultan, a veces, hasta feos. Y tampoco le veo mucho sentido. Aún así, no dejo de observar por la calle, por el barrio, los ojos de hombres y mujeres. Si el ojo es bello, no me llama mucho la atención. Simplemente muestra su natural belleza. Y entonces, cuando uno me llama desproporcionalmente la atención, vuelvo a pensar aquello de "ahí va otra mujer con los ojos de plata..."

jueves, 14 de octubre de 2010

EL CAPITÁN ALATRISTE

Ignoro si he cometido el error de ver primero la película y después leer el libro; ignoro, igualmente, si este libro que me he leído tiene una versión más "amplia", una versión extendida, porque algo más de 200 páginas me han parecido insuficientes para el gran Capitán Alatriste que nos han vendido por todas partes. El caso es que hace dos domingos me lo compré (gancho de promoción de un periódico nacional) por intentar coleccionar una serie de libros que ofertaban de Arturo Pérez Reverte. Y éste era el primero de dichos libros. Me esperaba algo más gordo, tipo "Pilares de la Tierra" o "El Señor de los Anillos" y me encuentro con esas poco más de doscientas páginas con letra menuda tirando a grandecita... la historia está bien, el estilo que tiene Pérez Reverte me ha gustado (es el primer libro que leo de él, espero que no sea el último), usa muy bien el idioma y narra perfectamente las historias, llegas a meterte dentro del libro. Tengo entendido que se decidió a escribir dicho libro porque no le gustaba la historia de España que a su hijo le explicaban los profesores, sobre todo, la historia del Siglo de Oro español. El caso es que, finalmente, el libro me ha servido de transición, como una pausa mientras pensaba cuál sería el próximo; y la susodicha colección no la voy a seguir porque existe una cierta "mafia" entre kioskeros y clientes habituales los cuales reservan los pocos libros que cada puesto o kiosko tiene reservados, y a los demás, que nos zurzan. Así que cuando intenté reservar el periódico para todos los viernes y me dieron largas un par de veces... capté rápido la indirecta. Entiendo que no quieran sacar más ejemplares de los que se puedan vender... lo que no entiendo es que publiciten en radio, prensa y televisión la promoción de Arturo Pérez Reverte cuando saben que con sus lectores habituales, la dan por cubierta a la perfección. Y no está la cosa como para comprar un periódico todos los días... además, ¿cuándo lo leo? En fin. Ahorro. Tiempo y dinero, se entiende...

miércoles, 13 de octubre de 2010

UN NUEVO ATARDECER

Un nuevo atardecer que cae sobre mis espaldas. Tedioso, reprimido, ansioso por esconder el sol tras las montañas. Iba a escribir sobre el libro que ayer terminé, pero me da pereza coger la cámara de fotos para mostrar la portada. Mañana será otro día. Así se ve el atardecer sobre mi pueblecito en estas tardes en las que las nubes nos muestran lo insignificantes que somos. Las tardes son más cortas, ya lo sabemos; los despertares, casi eternos. Y aprendemos a ser tan monótonos como la propia vida nos enseña. Mi ténue color de cara demuestra la resignación perdida por detrás de cualquier enchufe, la esperanza olvidada por el camino de mis pensamientos, la paz buscada por la puerta de cualquier pequeña discusión. No tengo muy claro si existe el sol, aunque pueda ver sus rayos. Quizá las nubes puedan ser azules, verdes, o naranjas. Seguramente el aire se sitúe encima de nuestras cabezas... o debajo de nuestras rodillas. La naturaleza es sabia, y se preocupa de hacernos respirar de manera que no nos demos cuenta. Quizá, de otra forma, más de uno perdiera la fe demasiado pronto. De pequeño, si me enfadaba, no me comía aquello que mi madre ponía encima de la mesa. Ahora, si como, no me enfado... ¡cómo cambia la vida con la edad! Ya lo dije antes... mañana será otro día.

martes, 12 de octubre de 2010

BUSCANDO LA DIAGONAL

Siempre he sido de ese tipo de gente que busca la diagonal para aprovechar el tiempo al máximo. Cuando cruzo una calle, por supuesto, lo hago en diagonal. En el fondo, somos más prácticos. Y aunque pareciera que todo el mundo busca la diagonal, en el fondo no es así. "Prefiero ir en línea recta", dicen... y una diagonal que es, ¿una curva? Las cosas no hay que pensarlas tanto y ser más directos. La calle es una fuente de inspiración, y el camino es largo si las zancadas son cada vez más cortas. Hoy aproveché el día más de lo que imaginaba, y eso es buena señal. Aunque las dudas siempre están ahí, reconozcamos que debemos tener una paciencia infinita y saber aprovechar los tiempos muertos. Si siempre fuéramos en diagonal, es probable que la vida fuera más fácil. Aunque posiblemente también más arriesgada. Y ahí, no puedo hacer nada. Que cada uno elija su destino...

lunes, 11 de octubre de 2010

LUNA

¿Por qué se enrollará tanto la gente en las reuniones de vecinos? Y además, siendo puntual, no hay que repetir lo mismo una y otra vez cada vez se que un nuevo vecino baja por el ascensor o sube por las escaleras que acceden a la cochera. Los problemas siguen siendo los de siempre, así que tampoco hay que marear mucho la perdiz. Como no tengo mucho más que contar hoy y a estas horas aún tengo varias cosas pendientes por culpa de la reunión, os dejo, al menos, una foto de mi perrita, Luna, como en su día os prometí, ya que aún no había tenido tiempo de mostrarla con tanto detalle como en esta foto. Creo que está empezando con su primer celo, espero que se porte bien y no manche tanto como dicen. Además, no le gusta el frío, es lo que tiene haber casi nacido con los calores... y creo que lo va a pasar bastante mal porque se tendrá que mojar y tendrá que pasar el frío necesario mientras termina de aprender a hacer su pipí. Otro día iré poniendo más fotos, si es que se deja hacer fotos, porque esa es otra...

domingo, 10 de octubre de 2010

OLVIDO Y PASIÓN

Suele ocurrir que una mal gesto, una mala contestación, un desinterés por aquello que nos hace ilusión, te deje sumido en la tristeza sin entender muy bien el por qué. Tenemos pasión por ciertas personas, actos o acontecimientos y resulta que, más tarde que pronto, no nos damos cuenta de que ese tipo de sentimiento es inútil porque la otra persona no muestra ningún interés, te desprecia y te minusvalora. Quizá esté exagerando... Aún así, tuve un rato de bajón anímico que, lejos de pasar inadvertido, sacó a la luz alguna que otra sensación, como la del olvido. Y me dio por pensar. Pensé y recapacité sobre una cuestión que llevo un tiempo dándole vueltas: que será de mi cuando no exista un nexo de unión para con mis raíces. Porque, irremediablemente, dejará de existir. Y dejé volar mi imaginación y pensé historias y relatos breves para mi libro o para ciertos concursos literarios. El nexo existe, y me informa, y sé como les va a los demás... imagino que mucha gente pasa por esto, así que procuraré no pensar en ello de momento.

sábado, 9 de octubre de 2010

UNA DE CONCURSOS

No sé de dónde saco el tiempo para hacer tanto... el caso es que ahora estoy presentándome a concursos fotográficos, más o menos unos 5 o 6 por mes. Aunque el nivel es alto (siempre) y la participación es elevada (más aún con las nuevas tecnologías), uno tiene siempre esa pequeña ilusión o esperanza de ganar algún premio, por pequeño que sea. Me gustaría participar en muchos concursos más, pero no tengo tanto tiempo, así que de momento únicamente me presento a aquellos que veo que se pueden mandar las fotos on-line o por correo-e. Uno de ellos es el de ambargreen, que tiene 3 premios, uno de los cuales lo otorga la votación popular. Sé que, en este tipo de votaciones, suele ganar el que más amigos (supongo que aburridos o sin nada mejor que hacer) tiene para votar la fotografía de su colega. No me preocupa este tipo de premios pues no son un jurado profesional, pero por si acaso, os comento que las tres fotos que he presentado (cada participante puede presentar un máximo de tres fotos) se encuentran en la página 31, una vez que pulsáis donde dice: "Ver fotografías a concurso". La segunda, tercera y cuarta de esa galería, son mis fotos, de la Plaza del Ayuntamiento de mi ciudad, Linares. Sólo se permite un voto por ordenador (por dirección IP, mejor dicho), y no pido el voto, pues ni siquiera sé si es legal o no hacer eso (al menos publicarlo en un blog, pues se pueden enterar de la "fullería"), sino que entréis y valoréis vosotros mismos la calidad de las fotografías y de paso, que disfrutéis viendo buenas fotos. A mi me gustaría mucho más ganar un premio de los del Jurado cualificado para tal fin. Espero que disfrutéis con las fotografías y, si de verdad os llegan a gustar mis fotos, las podéis votar que tampoco va a pasar nada.

viernes, 8 de octubre de 2010

MARCIANOS Y VENUSIANAS

Para mí, ni los hombres son de Marte ni las mujeres son de Venus. Cada uno es como es y en eso se basa el principio primordial del respeto. La verdad es que he hecho trampa, no me he podido leer este libro tan rápido. Lo empecé hace ya mucho, por lo menos tres años y medio... pero por aquella época apenas leía y avanzaba muy despacio. Lo dejé a la mitad, lo retomé dos años después, y lo volví a dejar a la mitad de la mitad que me quedaba. Total, que esta semana me terminé las ochenta y pico páginas pendientes para terminarlo de una vez. El libro es pura psicología; no digo que sea un mal libro. Pero como dije al principio, no podemos meter a todas las mujeres en el mismo saco ni a todos los hombres tampoco. El libro da pistas a ambos sexos para resolver posibles problemas de pareja, pero en mi opinión se repite más de la cuenta. Yo he sacado en claro dos cosas. La primera, que a los hombres hay que dejarnos como caso perdido cuando nos enfadamos, que en un período de tiempo oscilable entre unos minutos y unas horas, a lo sumo un par de días, el enfado se nos pasa, salimos de nuestra cueva, y volvemos a ser súper-buenos. La segunda, que a las mujeres hay que complacerlas siempre, seguir su rollo de la mejor manera posible y prestarles mucho caso para que sean felices, escucharlas y darles tema de charla. Entonces también serán súper-buenas con el hombre. Bueno. Creo que tanto a la primera cosa como a la segunda... nada que no sepa. Pero todo esto son tópicos, porque hay de todo en esta vida. Y el libro se pone hasta ñoño con una serie de teorías pragmáticas para poner en práctica si alguna vez nuestra relación en pareja va mal. Como dije al principio... demasiada psicología para un tema tan global. No existen dos tipos de personas como quiere hacernos creer el libro: hombres y mujeres. Existen tantos tipos de personas como personas existen en el mundo... valga la redundancia. Libro recomendable para experto en psicología, seguramente aprenda cosas nuevas. O puede que no...

jueves, 7 de octubre de 2010

PASOS HACIA LA LIBERTAD

Si el orgullo no cabe en nuestro pecho el despecho se rinde ante lo elemental. Que no quiero decir que no tengas razón. Que no quiero decir que yo tampoco la tenga. La rutina es una forma de reconocer la propia y necesaria necedad. Podría haber elegido cualquier otra cosa, y sin embargo, tengo que seguir aguantando mecha y sufriendo en silencio como el que nunca ha sabido amar. Porque las cosas no cambian, siguen como siempre, las conversaciones se vuelven cíclicas y los sentimientos se van perdiendo por el camino. Cada paso que damos dejamos más atrás la salida, el punto de partida. Cada paso que damos no tiene por qué acercarnos más a nuestro destino. Cuando miro una flor, se detiene el tiempo, el color se hace eterno y la melodía tan constante como el latir de nuestro corazón. Cuando miro una flor las palabras dejan de existir en el vocabulario de las definiciones, el respeto deja paso a la admiración y la luna mantiene su blancura como el primer día que se dejó ver por la humanidad. Y hay cosas más importantes que las flores... espero que al menos, cada paso, por muy pequeño que sea, me lleve a una nueva libertad.

miércoles, 6 de octubre de 2010

LA DESVENTAJA DE SER SIEMPRE JOVEN

Hace ya unos años... quizá muchos años, cuando era más joven, tenía la misma desventeja que creo que sigo teniendo. Recuerdo aquellos partidos de fútbol sala con mi hermano mayor, y con todos sus amigos que, por ende, eran también míos. Lo que quiero decir es que pertenecen (no quiero hablar en pasado porque no me parece propio) a una generación mayor a la mía. También recuerdo cuando en la Feria yo me iba con ellos, y alguna que otra aventura campera. Para mi, la voz de la experiencia. Aún así, podía sentirme orgulloso porque caminaba al mismo ritmo que ellos, con el mismo peso que ellos. O jugaba igual de mal (o bien, según se mire) que ellos. Sin embargo, yo tenía la desventaja de ser joven. Más joven. Simplemente. Y no tener la experiencia o sabiduría la cual siempre anhelaba poder alcanzar algún día. Todos nos seguimos mirando, hoy día, en aquellas personas mayores (qué palabra más fea... digamos "más mayores") que siempre tienen cosas que enseñarnos y de las cuales tenemos mucho que aprender. Observando gestos, expresiones, actos... nos damos cuenta de que nos queda mucho (eso espero) por vivir y por conocer. Así que siempre me considero en desventaja, porque siempre seré más joven que alguien. Ahora que me acuerdo... qué rico estaba el kiwi con cointreau de aquella Feria. Creo que dejaremos de ser jóvenes el día que dejemos de respirar.

martes, 5 de octubre de 2010

2ª EDICIÓN DEL JUEGO DEL RELATO. 8ª PARTE

♥ Ana ♥ del blog “De ratones y mujeres” vuelve a invitarnos a participar en el "Juego del Relato".

Copio íntegras las reglas del juego, tal y como lo ha explicado ella en su blog:

"Yo comienzo en mi blog un relato con las primeras 6 líneas (aproximadamente). El primero que pase por aquí y le apetezca seguir el relatondrá que decirlo en un comentario para que todos lo sepamos (con la dirección de su blog) y copiar mis 6 líneas para hacer un post con ellas y añadir 6 líneas (aprox.) más a su invención que tengan que ver con lo anterior. El único requisito es que diga de qué blog ha cogido el texto anterior y que explique el juego. De la misma manera otra persona tomará esas 12 líneas que se llevará a su blog y tendrá que cumplir los mismos requisitos. Así sucesivamente hasta 20 personas, es decir, el número 20 es el que termina el relato. Cuando se acabe recopilaré todo el relato y lo expondré aquí hablando de todos los participantes, así nos conoceremos todos un poco más y seguro que descubrimos nuevos blogs. Además crearemos un relato divertido hecho por 20 personas diferentes.
Eso sí, por favor, que queden claras y distinguidas las partes del relato (si queréis cada uno que le ponga un color distinto) para saber cuándo llegamos al número 20. (si es que llegamos...)."

Se había despedido de él con una sonrisa de quinceañera en los labios, el corazón latiendo con fuerza, los ojos brillantes, y una sensación de paz que no se correspondía con la tarea que tenía que haber realizado. Mientras se alejaba de aquella casa, las imágenes de la noche que acababan de pasar juntos le venían como destellos a la mente. Todos los movimientos, los susurros, las caricias, las risas, todo había sido fascinante, no lo esperaba, no eran los sentimientos que debía llevarse de aquel encuentro. Golpeó en el suelo con su bota para borrar las imágenes y logró recordarse que a ella la pagaban por matar. La próxima cita era dentro de tres días, esta vez no podía dejarse llevar, tenía una misión que realizar.
Se odiaba por no haberlo hecho. Por haberse dejado seducir y no estaba dispuesta a que volviera a ocurrir. Se quedó toda la noche en blanco pensando lo que tenía que hacer y cómo lo iba a hacer. Tragó saliva, saco el arma, la abrió, miró el cargador.. estaba vacío, lanzó un disparo al espejo donde se estaba reflejando... “te odio” se dijo a si misma.... “te odio”.. “lo has complicado todo. Ahora tienes que solucionarlo..."... Guardó el arma en el cajón de la mesilla, se tumbó en la cama e intento dormir. El tiempo se acaba.... Un continuo tic, tac retumbaba en su cabeza...

Debia completar su mision. Su entrenamiento deberia ayudarla a quitar de su mente y su corazon aquella noche y cumplir lo encomendado. Ya han pasado tres dias de aquello y aun tiembla al recordarlo. De todos modos, aquello seria una relacion imposible de continuar, su estilo de vida, su trabajo no se lo permitiria. Preparo el arma y la escondio en su espalda, recogio el cabello en una coleta y se disponia a salir a hacer su trabajo, cuando escucha pasos y de pronto la puerta se abre violentamente...
Sus ojos están a punto de salirse de las órbitas cuando ve aparecer en el umbral de la puerta al hombre que ha de matar. No necesita pensar qué hacer. En un movimiento fugaz, su mano empuña el revólver, apuntando a la cabeza del que ha de convertirse en su víctima. Su muerte será un paso más hacia su liberación, hacia la posibilidad de tener una vida normal algún día.
El hombre tarda unos segundos en reaccionar. Su mirada pasa del oscuro ojo del cañón del arma a los fríos ojos de ella, preguntándose si no se ha vuelto loco. Con la mano se coge el costado, bajo la chaqueta.
-¿Carla? -dice con voz inexpresiva, llena de incomprensión.
Ella no reacciona ante el nombre, no es el suyo, ni siquiera el que perdió hace ahora tanto tiempo, en otra vida y otro lugar.
El hombre cae al suelo antes incluso de que apriete el gatillo. La contempla con ojos vidriosos que ya no pueden verla. La chaqueta se abre, y queda al descubierto una gran mancha de sangre, contrastando con la blancura de su camisa. Ella mira el arma, fría en sus manos. No es ella la que le ha producido aquella herida.
Miles de veces había pensado en que llegaría este momento. El momento del arrepentimiento. Le habían enseñado y había aprendido con sangre, sudor y lágrimas que debía ser dura: "no sentir, no sentir, no sentir", ese era su tantra de los últimos 3 años. Pero, una vez más, el destino quiso que se mezclaran sentimientos con trabajo. Otra vez se dio cuenta que se volvían a mezclar el escalofrío del amor con el escalofrío de tener la sangre fría para apretar el gatillo. Pero esta vez no ha sido ella. Y eso aún la confunde más.
Recoge al hombre con todas sus fuerzas, y se prepara para cargar con él en el ascensor, meterlo en el coche y buscar una explicación a las últimas doce horas.
Ha llegado al garaje del edificio y a pesar de que hace una noche fría, nota como el sudor empapa su ropa.
Le cuesta introducir el cadaver en el maletero. Con las manos sudorosas, retira el flequillo de su cara. Abre el coche y tira la pistola en el asiento trasero.
Enciende el motor e intenta salir del garaje despacio pero sin pausa, no quiere llamar la atención. Un coche entra e intenta cubrir su rostro con la mano. La luz de sus focos la iluminan.
Una vez en la calle, no sabe a donde ir, que dirección tomar. No tenía un plan B. No contaba con una situación así.
Los rayos de la luna apenas iluminan. La lluvia ha empezado a caer suavemente.
- Bien -se oye decir a sí misma- si yo no he sido............... ¿quién ha sido?
No me habían dado plazo para hacerlo, pero se ve que tenían ganas de narices de quitarselo de encima. Aunque................. eso ................. significa que me estaban controlando..............
No entiendo nada. No...................... puñetasssssssssssss ¿dónde va ese loco? Es que ¿no ha visto el semáforo en rojo? Seguro que va ciego.
Piensa en la última noche que pasó con el individuo. No estaba bien mezclar trabajo con sentimientos. No, no lo está -se dijo-
Pero aún así, lo iba a hacer. Si, lo iba a hacer. Haría ese último trabajo. Él sería un recuerdo, un recuerdo que le trajo otro recuerdo de un pasado ya tan lejano que pensó que estaba olvidado así como el dolor que la dejó.
Uffff ¿A dónde voy? ¿Qué voy a hacer con el cadaver? ¿Por qué me lo he tenido que llevar si yo no he disparado?
Mira su reloj. Son las cuatro de la mañana. Algo tengo que hacer. Tendré que llamar a Don......... X por telefóno y decirle lo que ha pasado

Busco nerviosa en su bolso, el móvil tenía que estar en el. Se maldijo por llevar tantas cosas, después de revolver una y otra vez optó por vaciar el contenido del mismo en el asiento de al lado. No estaba el móvil, se mesó nerviosa la melena ¿Donde lo había dejado? Intento poner orden en la secuencia de los hechos, todo sucedía demasiado deprisa y no se sentía capaz de recordar con precisión.
Vio una letrero de neón azul, se trababa de un bar y estaba abierto, detuvo el coche frente a la puerta y se dirigió hacía el con la idea de tomar un café que la despejase y al tiempo ganar un poco de tiempo para pensar.
El local disponía de varias mesitas estilo Thonet con sillas a juego este detalle la hizo sentir cómoda al mismo tiempo que se preguntaba que ante semejantes circunstancias pudiese reparar en este detalle, sin embargo se sentía más liviana por ello, se sentó en una de ellas, miró a su alrededor y vio a dos parroquianos sentados en la barra que charlaban animadamente entre ellos y con el camarero, no habían reparado en su presencia. Se trataba de dos chicos jóvenes y por la conversación parecían estudiantes que salían de una biblioteca cercana donde habían estado estudiando para los parciales del trimestre, sonaba una balada de Carole King, It’s too late, sonrío con ironía, sin duda era demasiado tarde.
El camarero se acercó a ella y preguntó que quería tomar.
-Un café solo por favor- respondió ella.
Le gustaba aquel lugar y aspiró el aroma del café, no quería pensar en el contenido del su maletero, no podía.

Este es el mío:
Se llevó lentamente la taza de café a los labios sin apartar la mirada de aquél camarero; le resultaba familiar. Bruscamente, soltó la taza cuando apenas se había mojado los labios. El camarero esquivó su mirada, y caminó hacia la cocina en un intento de disimular. Parecía proclamar a los cuatro vientos sus pensamientos: "La muerte de tu enemigo es el camino más corto hacia la gloria". Casi de un salto llegó al aseo. Abrió la puerta del baño de señoras y entró. Encendió la luz y, tras unos segundos, tiró de la cadena del water. Después, pausadamente, manejó el picaporte con maestría, haciendo el mismo ruido que hace un gato cuando camina por la hierba acechando a su presa. Se introdujo en el aseo de caballeros y observó la estancia. La ventana podía ser un hueco perfecto para la huida, no quería ser la siguiente víctima. Esperó un rato hasta que notó cierto nerviosismo al otro lado de la puerta, en el bar. Si la buscaban directamente en el aseo de señoras, le daba tiempo a huir, pero tenía un riesgo del cincuenta por ciento de ser atrapada... aunque quizá el hueco de la ventana fuese suficiente.





lunes, 4 de octubre de 2010

CAMINOS SIN INDICAR

Hay días demasiado largos como para creer en ellos, demasiado cortos como para existir. Cuando se aproxima la tarde, los caminos sólo deberían tener un destino: el único que deseamos. Día típico de octubre para olvidar. Con dolor de jaqueca, hice una gran caminata para cambiar el blanco por el negro. Lo que ya no se puede modificar es el incomprensible pasado basado en la incomprensión, valga la redundancia, de darle la importancia a aquello que no la tiene. Y por mucho de que intenten convencerme, no la tiene. Y punto. Absolutamente para nada. No le daré más vueltas al asunto. Ya lo dije una vez: para que uno sea más feliz otro debe ser menos feliz. Hoy, sorprendentemente, me da la sensación de que esperan algo más de mi, algo así como que me tire a la piscina sin probar antes el agua. Y ya tengo más que pensado que no me tiraré mientras haya la más mínima posibilidad de algo salga mal. Y esa posibilidad es demasiado grande. Lo que me sorprende es que me lo cuestionen... La aspirina empieza a hacer un mínimo efecto. Lo mejor es que me meta en la cama. Por supuesto, con un libro; si hay suerte, me termino esas malditas siete páginas que me están llevando a un camino sin definir claramente...

domingo, 3 de octubre de 2010

OCTUBRE

Octubre no debería existir. Deberíamos de pasar del pseudo-calor de septiembre al casi frío intenso de noviembre. Octubre apenas sirve para ver cómo caen las hojas de los árboles y tapan el caminar de nuestras sombras. ¿Quién no ha intentado alguna vez pisar su propia sombra? Las aceras, los paseos, los parques, se llenan de hojas que crujen bajo nuestros pasados. Eso si se dejan pisar y el viento no las salva de tan cruel destino. Octubre me produce paz y malestar variado. Sobre todo, cuando se cambia la hora. Octubre es el anti-mes de la primavera. Octubre invita a descansar, a leer más tras el cristal de nuestra alma, a confesar que sólo queremos mostrarnos como somos. Es un mes para unir las sombras del presente y pisar aquellas que no nos abandonan con el marcado intenso de las agujas del reloj. Y sin embargo, colegios, instituciones, trabajos... todo vuelve a funcionar en este mes que quizá por eso exista. El mes más largo del año, con sus 31 días y una hora...

sábado, 2 de octubre de 2010

UN CIGARRITO

Todos queremos un poco de comprensión. Parece como si nos hubiéramos quitado un peso de encima y el peligro hubiera desaparecido. No entiendo esa envidia por algo que no existe. Insisto en que todos somos iguales y queremos la misma comprensión. Por tanto, igual que yo miro por encima de mi, buscando a esa gente que respeto, admiro y me quieren ayudar con sus consejos, los demás podrían hacer igual. No existen los celos ni la envidia (al menos, no deberían existir) a esos niveles, a estas alturas de la vida. Y el que los busque quizá es porque en el fondo, su alma esté algo negra. Al menos, un poco gris.
Ufff... hoy casi no llego a escribir. Afortunadamente, aprendí que esto no es una obligación. Pero es que a lo largo del día, termino encontrando tiempo para seleccionar alguna foto y escribir alguna reflexión. Como se puede comprobar en la fotografía, mi perrilla no se está quieta "ni queriendo". Creo que está mal educada, pero aún estamos a tiempo de modificar conductas. Este ratillo de blog es como el del trabajador que está 3 horas seguidas (trabajando, se supone, sin gustarle... ¿o conocéis a alguien que le guste trabajar?) y sale a fumarse un cigarro. Después de un día que, normalmente, hago cosas que no me gustan (y aún así, intento aprovechar el tiempo al máximo), escribo 10 o 15 minutos y cuando menos, obtengo una cierta relajación. ¿Un cigarrito? Por cierto, no fumo...

viernes, 1 de octubre de 2010

IMPERIUM

Bueno, aquí va otro libro que me he terminado justamente esta mañana.Ahora no sé cuál va a ser el siguiente, estoy esperando que me llegue uno que he comprado por internet que me ha aconsejado una amiga (porque la madre de mi amigo MAG también es una amiga), pero como no sé lo que va a tardar en llegar, igual comienzo algunos que tengo en lista de espera o decido terminar otros que empecé hace meses y no terminan de atraerme. Imperium es un libro magnífico. Es de los que más me han gustado desde que leo más o comento las impresiones en este modesto blog. La antigua Roma, antes del nacimiento de Jesucristo; Tiro, esclavo de Cicerón, narra las aventuras y desventuras de su amo, abogado y orador, para llegar al máximo poder político en la ciudad de Roma. Libro muy instructivo y aunque no está basado en hechos reales, muchas de las cosas sí que sucedieron, así que se puede considerar medio libro realidad, la otra mitad ficción. Por aquella época ya existía la corrupción en la política y en las armas, las ansias de poder, los sobornos, los chantajes y las reuniones secretas de pretores, cónsules y demás cargos de la que creo que es la última parte de la República en Roma. Incluso un jovencísimo Julio César aparece en la parte final del libro. Cicerón, gracias a su inteligencia y maestría como orador, consigue lo que nadie más pudo en toda la historia de vida de Roma. Llegar a lo más alto sin ser de una familia "digna" para ello... Bueno, no quiero desvelar más por si lo leéis. A por el siguiente.