viernes, 24 de septiembre de 2010

UNA CARRERA INESPERADA

Es probable que los sueños se puedan conseguir. Si he llegado hasta aquí, ha sido paso a paso, sin alzar la voz, sin decir una palabra más alta que otra. En las sombras, con modestia y humildad. Siempre fui así y por mucho que lo intenten, no voy a cambiar. Creo que es demasiado tarde para eso. Prefiero que los protagonistas sean los demás. Prefiero ser como el ciclista, como el atleta, que el equipo que va tapado, pero que será reconocido por su lucha, por su trabajo, por su entrega para con los demás; finalmente, esos suelen tener su recompensa. Quizá sean menos recordados, pero es probable que más admirados. Cuando me apunté, no tenía mucha fe. Cuando vi mi puntuación, me animé pero no me hice ilusiones. Cuando vi el número de participantes, once concretamente, me dije que podría tener mis opciones. Tras la prueba, cuatro fueron eliminados. Y me coloqué en segundo lugar de los siete restantes. Una carrera que me encontré y que, por circunstancias, por mi valía, por mi modestia, por no creerme mejor que nadie, llego al sprint situado en segunda posición. Y aún queda la recta final. Iré, sin alardes, sin afán de superioridad, sin menospreciar a nadie; entonces, seré yo mismo, natural, sensible, sincero; de todas formas, ganará el mejor. Y contra eso, no se puede luchar...

3 comentarios:

  1. Chiquillo, yo esperaba ver unas fotografías tomadas en noche de luna llena pero me encuentro con una carrera y sí piensas participar siendo tu mismo, natural, sensible y sincero tienes que ganar, es más creo que ya has ganado sin empezaqr a correr.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Querido, no olvides que las cosas buenas se hacen esperar y requieren paciencia. Recuerda que ningún camino fácil te llevará a ningún sitio que merezca la pena... y en cuanto a mantenerse en las sombras, a menudo resulta una opción apetecible, pues no por estar en las sombras estarás en el olvido.

    PD. ¿vives acaso en una zona con abundante verde? (por la foto) ¡Me encanta, pero te hacía perdido en medio de la gran urbe!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Querida Wendy, aquí tienes las fotos prometidas. Espero que te gusten. La carrera es una metáfora que algún día desvelaré... paciencia.

    Akasha, la gran urbe, llamada en mi caso Granada capital, dista de mi pueblo unos 10 kilómetros. Me encanta Granada, pero como dices, demasiado ciudad comparado con mi Linares, donde puedo llegar caminando a todas partes sin dejar de ver cosas. El verde hay que saber buscarlo, por aquí es más escaso, pero existe. Esta foto, concretamente, es del paisaje minero de Linares, que están intentando convertirlo en reclamo turístico de interés andaluz o algo así. A mi me encantaría. El mundo minero es un gran desconocido y por Jaén norte (Linares y La Carolina) puede haber muchas minas adaptadas para ser visitadas. Además, mi abuelo fue minero. Y eso se lleva dentro...

    Besos.

    ResponderEliminar