miércoles, 29 de septiembre de 2010

LA HUELGA GENERAL

La belleza hay que buscarla en los lugares más insospechados. Creo que es la primera vez que hago una fotografía con tanto detalle de una zona montañosa. El libro que me he leído (algún día lo comentaremos por aquí...) me ha sido de gran ayuda, como dije, para comprender la iluminación y otras técnicas que no es que estuviera pasando por alto... pero tampoco le estaba sacando el máximo provecho. Si tuviera dinero, montaba mi propia exposición...

En fin. Hoy hablaré de la huelga. Me da pena que estemos en un país de la Edad Media. Creo que poca gente con dos dedos de frente puede estar de acuerdo con la reforma laboral. Yo no sé en qué consiste. Para qué nos vamos a engañar. Por lo que he escuchado, te pueden despedir con mayor facilidad y además con menos indemnización económica. ¿Y qué? A mi me despidieron y no existía la reforma laboral. Si te tienen que despedir, te van a despedir. Y acudí a los sindicatos y no movieron ni un sólo dedo. ¿Para qué se dan ahora golpes en el pecho? Creo que los sindicatos sirven de poco, excepto para enriquecer a los que en ellos se encuentran. Lo que me da pena, como dije antes, es que los piquetes se dediquen a lo que se dedican, y que aquellos que realmente necesitan trabajar para sacar a una familia adelante no puedan ejercer su derecho de libre elección por miedo a que le rompan los cristales del coche o le den un palo por la espalda. Vergonzoso. Las huelgas están para que los que quieren un cambio de Gobierno salgan a la calle, o para los vagos que aprovechan cualquier excusa para no ir a trabajar y escaquearse... seguramente en esto último sean expertos.

2 comentarios:

  1. En lo que respecta a la imagen... preciosa. Has sabido captar lo que a mí personalmente me fascina: la esencia de la Naturaleza, la montaña... me pareció estar asomada a la ventana en mi adorada tierra natal. Gracias por compartirla.

    En lo que respecta a la huelga... yo me considero apolítica, pues hoy día el politiqueo me parece todo un cuento chino. No he ido a trabajar porque la empresa directamente permaneció cerrada, pero lo que no comprendo es la aptitud de ciertos piquetes que actuaron de modo incluso violento. Haber, la huelga no es una obligación, es un derecho, y por lo tanto el que desee ir a trabajar (por necesidad o por su ideología) debería ser respetado. Si incluso ha habido alguno al que se le ha preguntado : ¿qué se reivindica? y ni idea. Fíjate tú.

    Besos caballero, un placer pasarme por aquí (disculpa el retraso, mi calesa, ya sabes jajajajaja)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no sabía muy bien de qué escribir este día y fue lo primero que se me ocurrió. Tampoco me gusta mucho la política, la verdad...

    Al menos me alegro que te haya gustado la fotografía. Siempre intento hacerlo lo mejor posible.

    Besos.

    ResponderEliminar