jueves, 23 de septiembre de 2010

LA MUJER QUE DESCONFIABA DE LOS HOMBRES CASADOS

Me pareció verla a lo lejos. Caminaba de puntillas por la ladera de sus ojos. Negociaba una tregua con el borde las nubes que comenzaban a sobrevolar su cabeza. En el fondo, sigues siendo aquella mujer que no deja abrir el cajón de los recelos hacia los hombres casados. Piensas que la fortuna te dio la espalda, nunca supiste saltar las zancadillas de los charcos de agua disueltos por las ruedas de los coches que pasan a gran velocidad. No conseguiste llegar a un acuerdo, así que empezó a llover. Mientras intentaba fijarme en todos los detalles, ella se detuvo en seco. Giró ligeramente el cuello hacia arriba para comprobar la oscuridad de las nubes. Se atusó el pelo y comenzó a andar aligerando el paso. Comencé a sentir las gotas en mi pelo. También en las mejillas... era extraño; el agua tarda en llegar al rostro cuando llueve a nuestra espalda. Quise gritar. Me escondí. No quería que me viera. Seguía siendo, por su forma de actuar, aquella mujer que desconfiaba de los hombres casados. Tan pronto llegó, sacó la llave del bolso y desapareció por la puerta. Quise disfrutar del momento, de la lluvia mojándome la cara. Por una vez, el agua que llegaba a mis labios no tenía ese ligero sabor a mar... Di media vuelta y me marché. Pensé que debía de transcurrir más tiempo. Tenían que seguir cayendo más lágrimas del cielo para curar mi corazón herido... Y allí me quedé, cobijado en aquél árbol que se fue iluminando mientras el cielo oscurecía...

4 comentarios:

  1. Es obvio que la fotografía es tuya, pues ya aclaraste que lo son todas las que muestras.
    Desde luego es asombrosamente bella, a mí particularmente me excita mi mente soñadora, propiciándome inspiración. -Me parece que de un momento a otro un travieso leperchaun o incluso un trasgo de la noche podrían asomar la cabeza por entre el ramaje y hacernos carantoñas jajajja-.

    Y en cuanto a que desconfíe de los hombres casados jejejeje, no coment. Hay un dicho que reza: "Desconfía y acertarás..."

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola. Ya te echaba en falta, jeje... algunos de mis relatos son ficción. Escribo según imagino. Otros son realidad. Por lo general, se me suele notar cuando se trata de una u otra sensación. Digamos que este post podría ser parte de mi futura novela... ya sabes que voy dejando retales...

    En fin, yo me imaginaba que a ti te gustaba la noche. A mi me encanta la noche si se presta a ser fotografiada. Por eso, cuando una foto nocturna me gusta, la suelo poner por aquí...

    Besos, dama.

    ResponderEliminar
  3. Manolo, ¿no tenías un comentario mío en este post? Juraria que lo había publicado :(.
    En fin , cosas de blogger

    ResponderEliminar
  4. ahora que lo dices... pues la verdad es que no lo sé. Suelo contestar siempre, aunque a veces tarde un día, pero no recuerdo... eso me pasa por ser tan dejado :( Weno no pasa nada, sé que estás ahí leyendo, eso es lo importante.

    Gracias.

    ResponderEliminar