domingo, 26 de septiembre de 2010

EL PRECIO DE LA FE

Se acercó llorando como si hubiera perdido a un hijo. Alzó la voz por debajo del murmullo general y dijo: "Sólo quería pasar con mi vela para acompañar a la Virgen". A veces, somos necios por naturaleza. Obviamos lo que nos da de comer. Esta tarde me di cuenta de otro de los errores que tiene la religión: no creer en la gente. Aquella mujer había comprado su vela con toda la fe del mundo y cuando llegó a la Catedral, no la dejaron pasar. Su religión la había herido. Comentaba a los que quisieron escuchar, en aquella abarrotada plaza, que todos los años tiene la promesa de acompañar a la Virgen en su recorrido. Se lamentaba sobre el poder que ejercen algunos que se creen como Dios (nunca mejor dicho), y que Dios me perdone, por pertenecer a un organismo, cofradía, o como quiera que se llame. "Yo voy de traje, llevo mi medalla y me codeo con los políticos y famosos de la ciudad. Yo me muevo por donde quiero, veo a la Virgen cuando quiero, y decido quien pasa y quien no". Y así nos va. La gente sencilla, la gente llana, es quien mueve todo el poder de la Iglesia, tanto en fervor religioso como en poder económico. Si hay quien está donde está es gracias a esa gente que sólo tiene fe y decide seguir a la Virgen con su vela. Gracias a esas personas, otras se sienten importantes. Pero es lo que tiene la religión. Y la política, y el deporte, y el cine, y la prensa rosa... la ignorancia del pueblo hace ricos a aquellos que quizá no se lo merecen. Y la Virgen no va a ser menos. Ojo, que me gustan las procesiones y soy católico, pero odio el cariz que toman ciertas cosas, que por desgracia, cada vez se repiten más. Es el precio de la fe...

4 comentarios:

  1. Manuel estoy de acuerdo contigo y cuando veo esas cosas pienso que la iglesia está formada por hombres y por ende de todo hay, por eso yo prefiero decir que soy cristiana :)
    Entiendo tu cabreo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La religión es un tema tan polémico y complicado... decepcionante siempre. Precisamente porque tal como dice la querida Wen está erigida y alimentada por hombres de carne y hueso, por lo tanto saturados de defectos e imperfecciones, perversos y ambiciosos, alejados sin duda del mito que llevan siglos, milenios pretendiendo meternos por los ojos.

    PD. Está de más confesar que no soy católica, aunque sí cristiana.

    Besos amigo mío, y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
  3. En realidad, no distingo bien entre un católico y un cristiano. Si el segundo término se traduce como "católico no practicante", entonces soy cristiano. Si cristiano es quien cree en Cristo, entonces soy cristiano, pero los cristianos... ¿no tienen que ser practicantes?

    Me basta con ser como soy. Realmente, necesitamos creer en algo, o desfalleceríamos en el sendero de la vida, donde el final no sabes donde está, y además, aparece de golpe.

    Besos, damas.

    ResponderEliminar
  4. dentro del cristianismo existen diversas vertientes, diferentes iglesias y movimientos.
    están los protestantes, los ortodoxos, los calvinistas, los católicos apostólicos romanos... etc jejejejjejee

    Besos y perdona esta improvisada clase de religión

    ResponderEliminar