jueves, 30 de septiembre de 2010

DOLOR COMPARTIDO

Una sonrisa no siempre significa alegría. Una lágrima no siempre significa tristeza. Sabemos que hay cosas que carecen de sentido. El dolor compartido se hace más pesado. Siempre habrá alguien que soporte más dolor que los demás, y tratará de seguir adelante como si no hubiera pasado nada. Soy el primero en sobreponerme y, seguramente, el último en llorar. Mi llanto saldrá cuando quiera sustituir al tuyo, cuando termine de soportar las presiones, la tristeza de la desgracia propia, cuando haya soltado el lastre necesario para ser libre. ¡Quiero un llanto libre! Y unas lágrimas con alas, a poder ser, para que no mojen el suelo. Lo que ves como un fracaso tuyo, ni es tuyo, ni es fracaso. Es nuestro destino, que va de la mano. Dime, cariño, si yo te animo a ti... ¿quién me anima a mi? Si tú no luchas... ¿cómo consigo yo luchar? No olvides que lo que tú no puedes ser, ¡yo tampoco lo puedo! Lo que tú no puedes tener, yo tampoco lo puedo... Porque dos son uno, y tenemos el mismo camino. Ven. Vamos yendo a casa. ¿Sabes cuántos años lleva esa guitarra llorando por mi? Creo que 25... qué barbaridad. Y tan sólo 6 llorando junto a ti... Ven. Volvamos a casa. Ya nos conocemos el camino. Ven, y no vuelvas la mirada atrás...

3 comentarios:

  1. He llegado y he leido tu monólogo, es denso, muy denso, así que he escuchado a a Mark Knopfler buscando un respiro, he aplaudido junto al público al final, como me gusta este rockero.
    Ahora cojo aire para comentar y solo me sale decir que sí alguien me dijese lo que tu has escrito, le daría la mano para regresar a casa sin mirar atrás. Se comparte el dolor pero también la esperanza.
    Un beso amigo.

    ResponderEliminar
  2. fascinante video (me encanta este hombre) y tus letras no lo desmerecían en absoluto.
    Me han impactado, y en mi melodramático estado anímico actual incluso se me ha encogido un poco el corazón. ¿Dolor compartido? Cuando es realmente compartido el dolor es más soportable, más liviano y fácil de llevar. Lo malo es cuando te encuentras solo, esperando esa mano que se alargue hacia ti y te prometa apoyo constante... y sin embargo esa mano esperada permanece caída al costado de esa otra persona, que ni se entera - o finje no enterarse- de la agonía que te aflije. Estar solo rodeado de gente es la peor forma sin duda de experimentar la soledad.

    Besos siempre, caballero

    ResponderEliminar
  3. Queridas Wendy y Akasha:

    En primer lugar, os doy las gracias, una vez más, por pasaros por este humilde rincón y dejar vuestros comentarios. Para mí es un orgullo contar con los lectors que tengo, tanto vosotras como aquellos que no comentan pero que sé que me leen y que también tienen un trocito de mi corazón.

    En segundo lugar, me gustaría decir que cuando me pongo a escribir no sé lo que me va a salir. Simplemente, escribo. Depende del día, del estado anímico, del optimismo encontrado, de la convivencia, delas relaciones con los demás... después, me pregunto quien entenderá lo que realmente deseo expresar. Aquél o aquella que me conozca bien, seguro que caza muchas cosas al vuelo, y el que me conozca menos no captará ciertas ideas. Pero eso es lo enigmático de todo esto.

    En tercer lugar agradeceros el tiempo dedicado a visitar el blog. Un blog algo distinto, porque trato diversos temas, pero que al menos intento que con la simple fotografía o video que coloco a diario, lo disfrutéis. Mi blog cumplirá un año en algo más de un mes, y quisiera hacer algo especial... Quizá mi estantería gris se haya llenado de tantas cosas que necesite ampliarla... ya veremos

    Besos y abrazos a todos los que leen.

    ResponderEliminar