domingo, 4 de julio de 2010

OJOS DE GATA

Ojos de gata, princesa recelosa, pintura de lata, dulce, sosa, golosa. Donde se ponga un gato, que se quite todo lo demás. Esta foto de septiembre de 2007 lo demuestra. Mara era demasiado soberbia y orgullosa, y quizá eso fue en su contra. Pati sí que era una gata digna de ser llamada así. Fue difícil disimular las lágrimas. Mi madre y yo la vimos morir, agonizar, exhalar su último aliento. Tuvo una enfermedad, como los humanos, en los pulmones, que acabaron con su vida. Pati no era especialmente cariñosa, y sí libre, independiente, solitaria... pero ¿qué gato o gata no es así? Le faltó apego a su familia, hay que reconocerlo, pero le sobró dignidad. Los gatos se parecen más a los humanos que los perros. Al menos yo pienso así. Si yo fuera animal, me gustaría ser gato. Libre y arrogante, sin ser amo ni esclavo, disfrutar de los placeres que la vida otorga y observar todos los detalles. Los perros necesitan amos y esclavos a la vez, dependen de los demás para todo, son caprichosos y testaturos y cuesta civilizarlos. Y lo mejor de todo es que del gato te puedes despreocupar por completo el tiempo que haga falta, mientras tenga comida... que aprenda mi perra, que falta le hace.

1 comentario:

  1. Un perro o perra es el animal mas noble y mas fiel que puedes tener...

    ResponderEliminar