martes, 6 de julio de 2010

NOCHES EN BLANCO

Amaneceres en silencio, atardeceres grises y noches en blanco. Días largos y noches cortas, así es el verano. Cada vez más corto y más intenso al mismo tiempo. Echamos de menos demasiadas cosas a la vez. Me siento extraño, como si estuviera pendiente de la nota del examen más importante de mi vida. Aunque yo lo tengo asumido, lo difícil es que lo asuman los demás sin que nos afecte al resto. Estoy cansado, porque alargar lo inútil no tiene sentido, y eso es precisamente lo que no quiero. Cuanto antes se sepa la verdad, mejor para todos, aunque peor para algunos... Necesito un poco de paz, de reflexión, de desconexión de lo cotidiano, asomar la cabeza hacia algo desconocido, variar completamente el rumbo cuando camino hacia la nada, o hacia el mismo sitio. En este caso, es exactamente lo mismo. Pero es cierto que necesito esa paz con urgencia. Porque no sufre más aquel que se le nota, ni aquel que lo exagera. El que más sufre es quien lo disimula para que los demás no sufran por él. Quien trata de calmar, de animar, de apoyar a los demás, también está sufriendo, pero sabe luchar por el bien de aquellos a quienes quiere, por aquellos de quien está rodeado. Hasta que el cuerpo diga ¡basta! Por desgracia, eso no sabemos cuando puede llegar. Y tus lágrimas, esas que se ven, son mis suspiros, esos que se sienten, que sé esquivarlos hacia otra dirección para que tus lágrimas, esas que se ven, sepan encontrar el camino hacia la verdadera dirección, hacia el lado bueno que tiene mi corazón. No olvides que todos los corazones tienen un lado bueno, pero en algunos es tan pequeño que... bueno, mejor dejo de escribir. Los silencios escritos son más importantes que los hablados: te dejan pensar más.

2 comentarios:

  1. Espero que se solucionen pronto tus problemas, y encuentres la paz, te lo mereces.

    ResponderEliminar
  2. Hola.

    Supongo que eres el mismo/a anónimo/a que me ha puesto los últimos comentarios dándome ánimos. Simplemente agradecértelo desde mi humilde blog. Y si no eres el mismo/a, igualmente gracias a los que escribís.

    Un saludo.

    ResponderEliminar