martes, 27 de julio de 2010

MAYORÍA

No siempre lo que diga la mayoría tiene por qué ser lo mejor. No siempre ser una minoría tiene por qué ser una desventaja. Ser minoría nos hace enorgullecernos de aquello de lo que a la mayoría de la gente no le gusta o no comparte. No por haber más flores amarillas en el campo, éstas deben ser las más bonitas. A veces, me gusta ir contra corriente. Me gusta sentirme único, el único de toda la gente que conozco que tiene determinados gustos o determinadas preferencias. Las frases célebres son de un determinado autor. Después, la mayoría intenta hacerlas suyas. Y si la mayoría va a tirarse por un pozo, yo no voy a ser un borrego y no voy a hacer lo que hace la mayoría. Sólo debemos hacer lo que nos dicte nuestro corazón, nuestra conciencia, y si la tenemos un poco oscura... entonces creo que sí, que puede ser bueno dejarse llevar por la mayoría. Quien sabe, quizá soy yo el primer ignorante que hace lo que hace la mayoría. Quizá. Aunque es probable que no lo sepa. No sé quien dijo una vez, que toda persona, para realizarse, tiene que tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. Después de esto, puede morir tranquilo o tranquila. Quizá esto lo haya hecho ya la mayoría y yo aún no cumplo con ninguna de las tres premisas. Puesto que las dos primeras están difíciles, voy a ir informándome sobre cómo plantar un árbol y que pueda crecer felizmente. Al menos, nos reconciliaremos con la naturaleza...

2 comentarios:

  1. No hay imposibles ni barreras infranqueables.
    Todo es posible si se pone en ello ganas, ilusión, constancia,esfuerzo y, sobre todo, corazón, mucho corazón...
    ...y los hijos llegarán...

    ResponderEliminar
  2. Cada persona es única, y con su personalidad, y tu, tienes, la tuya propia.Dale tiempo al tiempo, y seguro que consigues lo que quieres.

    ResponderEliminar