viernes, 2 de julio de 2010

LUGARES SIN ELEGIR


Desgraciadamente, hay demasiadas cosas en la vida que no podemos elegir. Simplemente tenemos que acatar, aguantar, aceptar, sobrevivir. No elegimos colegio ni estudios, no elegimos si fumar es malo o es bueno, simplemente elegimos fumar. Los amigos rara vez se eligen, nos suelen tocar, de vecinos, de compañeros de clase o de trabajo, de juegos... no elegimos donde nos enamoramos, ni donde nos declaramos, no elegimos nuestra canción favorita, ni nuestro gusto sexual. No elegimos ni siquiera nuestro propio nombre, ni el día que celebramos nuestro cumpleaños. En cierto modo, apenas podemos escoger qué hacer cierto día. Creo que toda imposición es mala, que si hacemos algo por nuestra cuenta y de buena voluntad, se suele volver en nuestra contra, y que si nos fuerzan a hacer algo, luego nada sale como estaba planeados. Quiero elegir un lugar donde decidir mi destino, un lugar donde pueda llorar sin que nadie me vea, gritar sin que nadie me escuche, lamentar sin que nadie se lamente, tener la seguridad de que por una vez he elegido algo y ha sido una completa decisión personal. Elijo escribir, hacer fotografías, comer lo que como, soñar lo que sueño... simplemente porque me gusta. Lo demás no lo elijo, digamos que no nos queda más remedio tener que elegirlo de esa manera.

1 comentario:

  1. En algunos momentos de nuestra vida si podemos elegir, pero lo importante es saber si lo haces bien, ya que la mayoria de las veces, nos equivocamos.

    ResponderEliminar