martes, 29 de junio de 2010

NO ESTAMOS LOCOS...

...que sabemos lo que queremos, como dice la canción. Pocas cosas me irritan tanto como que me den la razón como a los locos. Cuando la autoridad se disfraza de soberbia y te imponen normas absurdas que, sin saber ni cómo ni por qué, no has cumplido. Y sin embargo, sí se sabe el cómo y el por qué de este incumplimiento, debido a que la propia autoridad quiere ejercer tanto control que se olvida de sus propias obligaciones, de que es ella misma quien se otorga ese poder e ignora la verdadera función de los humildes, de los sencillos, de los transparentes. Y lo peor de todo es que luego no eres escuchado, no se aceptan excusas ni explicaciones, y se es tratado como un irresponsable que sólo piensa en eximirse de las tareas cotidianas. Es cuando entonces nos dan la razón como si estuviéramos locos, dando a entender que no hay nada que hablar o que discutir, que aquél o aquella quien nos da la razón está en posesión de la verdad absoluta y el "loco" lo único que tiene que hacer es callar, porque diga lo que diga, no servirá de nada. Será ignorado por encima de todas las cosas. Esa prepotencia me supera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario