martes, 1 de junio de 2010

DE FERIA

Siempre me ha gustado la feria, aunque he de reconocer que como mero espectador del espectáculo, y valga la redundancia, que una feria más o menos importante, supone. De niño, nunca entendía nada de la feria. Simplemente sabía que llegaba, aproximadamente, cada año, y que formaba parte de las vacaciones escolares de verano. Hablo de mi feria. De la de Linares. En esa época, todo llama la atención, algunas cosas te dan miedo, otras respeto, algunas te gustan más y otras menos, y dependes de lo bien que te portes y de la economía de los padres para conseguir tus propósitos. Odias las casetas (porque no entiendes que sea divertido estar sentado en un sitio comiendo y hablando) y solo quieres helados, algodones, juguetes y montarte en los carruseles. De adolescente, la feria es una excusa para salir sin que sea sábado por la noche. El botellón de sábado se convierte en botellón de feria, los cubalibres, alcohol a raudales, los pubs son las casetas (con la misma música cutre y demás) con la diferencia de que, al ser feria, hay más gente, las tías están más salidas (perdón por el uso de estos términos... ¿machistas?... despectivos en todo caso, pero simplemente es una forma de hablar...), los tíos están más salíos (para que nos vamos a engañar...) y todo el mundo bebe más, se emborracha más y se acuesta más tarde. Los carruseles dejan de llamar la atención a no ser que te montes en uno donde te juegas la vida. Y a estas alturas, la feria sirve para ir a verla, tomarte algo tranquilo, sin música alta, ver a la gente participar en las tómbolas, montarse en las atracciones, comprarte algún turrón o chuchería de feria y poco más. Y como eso se puede hacer en un día, el resto de días de la feria, sobra. De todas formas, la feria de Granada no es mi feria, y por muy grande que sea, por mucha gente que haya, por muchas luces que tenga... pues que queréis que diga; no la siento igual que la de Linares. Feliz feria del Corpus a todos los granadinos y visitantes. A mi feria aún le quedan más de dos meses y medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario