miércoles, 23 de junio de 2010

99 AÑOS

Quien pudiera vivir 99 años en plenas facultades. Noche de San Juan, y como todos los años, mi abuelo hubiera cumplido uno más de ilusión compartida. Porque antes de morir nos quería regalar el premio de sus números de la lotería primitiva. ¿Qué son 99 años? Nada si seguimos sin darnos cuenta de que la base de la humanidad es el respeto a lo ajeno, que los muros forjados de sólido cariño también pueden caer, en un instante o en una eternidad, que no podemos hacer nada si no queremos. 99 años es muy poco tiempo en la evolución social humana, en la experiencia vivida, en la vida cotidiana, en el estar presente y vivir esos 99 años justamente como hemos querido. A mi abuelo no debía de gustarle la noche, porque eligió la más corta del año para nacer. No debía de gustarle la fe de la Navidad, porque eligió este día para morir. O quizá no le gustaba la nostalgia de las fechas, ni las fiestas paganas... brujería y religión; conceptos que van de la mano. No sufráis. Dicem que no podemos elegir los días en que nacemos ni en que morimos. Dicen que eso no lo sabe nadie. Yo creo lo contrario. Que nacemos el día señalado y que el día que morimos... en cierto modo, lo tenemos elegido. Quizá nunca sepamos la verdad. Cada hoguera de San Juan me recordará el día que naciste... feliz cumpleaños, Don Manuel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario