jueves, 6 de mayo de 2010

SENTÁNDOSE... EN LA HISTORIA

Tenemos cosas a las que, seguramente, no sabemos darle el valor que en verdad poseen. Si nos damos una relajada caminata por el Paseo de Linarejos (rambla, que dirían los catalanes...) podremos comprobar que a ambos lados, cada 10 metros, en algunos casos, cada 4, en otros, y hablo de manera aproximada, hay un banco. Dichos bancos reflejan la historia de una ciudad plasmada en fotografías. Cada uno de los bancos del Paseo tiene 2 fotografías antiguas de la ciudad, y así, calculando, puede haber perfectamente más de 60 bancos. La verdad es que no tengo ni idea de cuántos habrá, prometo contarlos la próxima vez que vaya a Linares.
Lo que si sé es que muchos recuerdos de la ciudad están ahí, a un paso, en típicos azulejos, en los típicos bancos que acompañan al Paseo de Linarejos desde hace muchos años y que, seguramente, ni los propios linarenses, han reparado en tan valioso patrimonio artístico. Ampliando una de esas fotos, y retocando para eliminar el efecto azulejo y otras imperfecciones  con el photoshop, podemos obtener dichas fotografías en formato digital con una calidad medianamente aceptable. Yo lo he conseguido, y eso que hice la foto bastante lejos y desde un ángulo superior, por lo que además, he tenido que modificar la perspectiva. Quisiera un día coger el trípode, establecer la altura adecuada en el mismo e ir, banco por banco, fotografiando cada uno de estos conjuntos de azulejos que forman, unidos, una pequeña historia de Linares. Quizá me tomen por loco... quizá... pero yo sé que únicamente soy un chaval que ama a su pueblo y a sus raíces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario