lunes, 31 de mayo de 2010

BANDAS DE CABECERA

Aunque resulte difícil contabilizar en la foto el número de penitentes que forman la banda, aproximadamente pude contar unos 130, multiplicando las 25 o 26 filas que creo que enumeré por los 5 músicos que hay en cada fila. En la fotografía se puede intuir el número de penitentes, aunque sigue siendo bastante dificultosa la tarea... Creo que los linarenses estamos orgullosos de estas bandas, denominadas de cabecera, que forman parte de nuestra Semana Santa, y que año tras año deleitan nuestros oídos con sus magníficas composiciones. También hay detractores de este tipo de agrupaciones, y pienso que esas personas viven la Semana Santa de una forma algo distinta, ni peor ni mejor, simplemente distinta. Independientemente del número de cofrades que componen estas bandas y de las interpretaciones musicales que realizan, lo que sí tengo claro es que un componente de este tipo de bandas está por y para la cofradía en la que participa, y vive muy desde dentro el respeto a todas las demás, que en conjunto forman la Semana Santa de una ciudad.  Y me da igual que se interprete música sacra o la banda sonora del Señor de los Anillos. Lo que está claro es que asombran, año tras año, a propios y extraños.

domingo, 30 de mayo de 2010

DIBUJANDO EN MI MEMORIA

Si sabemos estar en el centro exacto de las cosas, seguramente seamos capaces de ver todo lo que se dibuja a nuestro alrededor. La otra forma de poder contemplar todo es ir muy, pero que muy lejos; en el primer caso, corremos el riesgo de ver las cosas distorsionadas; en el segundo caso, seguramente no podremos ver todos los detalles. Se cumplen, en estos días inciertos, casi 6 años desde que empecé a planear venir a Granada. Ahora, esas calles, bloques, edificios, principalmente los que más frecuento, me traen agradables recuerdos, dibujos recientes en mi memoria, aún pendientes de ponerlos al aire para que terminen de secarse. Y parece que fue ayer... y 6 años después paseo por estas calles, observo a las mismas gentes, ajenas a nuestros pensamientos, inválidas de ignorancia, carentes de conocimiento, felices, sin penas aparentes. Estas calles de la Granada que me es más familiar, más bonita, más cercana, como si fuera mi pequeña Granada, aparte del resto de la gran ciudad. Y los edificios con sus balcones siguen igual, sin variar, tras el paso de los años, siendo testigos del pasear de gente que, como yo, como otros, se han buscado la vida de una u otra manera, de forma inocente, llegados por una ilusión. Hoy, volviendo por esas calles, ves que todo cambia a la vez que el tiempo permanece. No importa si ahora hay tiendas que no existen, si el parque está reformado o los coches van en sentido contrario. No importa. El camino que queda por andar será igual que el camino que anduve mientras, sin querer, el pincel de la ilusión comenzó a dibujar el paso del tiempo en mi memoria...

sábado, 29 de mayo de 2010

MENTIRAS EN BLANCO Y NEGRO

Verdades que en verdad no son, mentiras de corazón, grises y frías como el adios de quien en realidad quiere irse, como la despedida de quien tiene verdaderas ganas de marcharse. Mentiras más ciertas que verdades ingénuas. La mayoría de las personas sabe sacarle provecho al cinismo de los hipócritas, y cuando saben que han llegado al techo, dejan de saltar; no vaya a ser que el techo sea de papel y termine por romperse. Está más que comprobado, e insisto en el cinismo (porque hace ya mucho que estudié el epicureismo en mis clases de ética y ya ni me acuerdo), en que si algo le interesa a alguien, lo va a defender a toda costa, a riesgo incluso de perder otros valores, como la razón, la comprensión y el entendimiento. Sacrificamos ciertas cosas por otras, y no atendemos a razones de valoración sobre cuáles de ellas serían, en realidad, más importantes. En definitiva, que la falsedad se impone, y que dejamos de cumplir tantas y tantas promesas que ya ni nos acordamos, como cuando se veía la tele en blanco y negro...

viernes, 28 de mayo de 2010

DE CAMPO

Hoy es uno de esos días en que me vienen recuerdos de la infancia. Historias que, de pronto, aparecen y entonces piensas que tiempos pasado siempre fueron mejores. Pienso y guardo en mi recámara memorística futuras historias de sucesos pasados. Algún día hablaré de panaderías y bofetones, de ferias, de días felices y anécdotas, de paseos y excursiones. Hoy hablaré del campo. Porque si hay algo que nos gustaba de pequeños a mis hermanos y a mi era cuando nos íbamos a pasar un día al campo. El problema es que mi padre no tenía coche y entonces dependíamos de mis tíos. La noche de antes, pendiente del televisor por si la predicción meteorológica se atrevía a anunciar lluvia. Pero eso era difícil. Por la mañana temprano, todos en pie y a los coches para irnos a 15 o 20 kilómetros de la ruidosa ciudad, a comer, beber y jugar con mis primos. En fin, un recuerdo, quizá sin importancia, pero recuerdo al fin y al cabo que, tras terminar esta estresante semana, me ha venido a la cabeza sin saber muy bien por qué. Nos hacemos mayores y las cosas cambian, pero mientras tengamos recuerdos, tendremos infancia. Y espero que a mi me dure toda la vida.

jueves, 27 de mayo de 2010

QUIZÁ...

Quizá no seamos capaces de valorar lo que tenemos. Quizá pensemos demasiado en nuestra forma de actuar y obviemos más de la cuenta la forma de actuar de los demás. Quizá la única respuesta a nuestras preguntas sean sólo actos de fe, de creer, de ser positivo y de ignorar lo negativo. Quizá confiemos demasiado en la suerte y creamos más de lo debido en la mala fortuna. Quizá así sea la única forma que encontremos para intentar mirar cada día un poquito más allá de nuestros horizontes. Cada día pensamos en el día siguiente, y quizá sea una causa de nuestros problemas. Quizá me gustaría estar más en Linares de lo que en verdad puedo o en verdad debo. ¿Pero hay alguien que sepa lo que debe hacer cada segundo de su vida? Quizá, lo importante, esté oculto tras la sombra, pero ayudándonos de verdad, de corazón. Sólo con tantos quizás puedo responder tantos porqués que desde me levanto hasta que me acuesto no dejo de mover en mi cabeza. Comprendo que tú no me entiendas, así que entiende tú lo que yo no comprendo. Vaya semanita de estrés que he pasado. Y aún me queda un día, hasta que sean las 12 de la noche, para intentar apurar al máximo mis opciones y entregar cuantas más tareas pueda, necesito aprobar esta asignatura, que es la última. Así que entre tanto trabajo, estudio y pena, ver fotografías de Semana Santa, aunque sea simplemente por unos míseros 20 minutos, alegra mínimamente mi alma cada vez más desgastada.

miércoles, 26 de mayo de 2010

SEÑALES

Vemos la vida pasar tan rápido como este viaje que nos lleva a ningún lado, como las señales de tráfico que tan pronto llegan, tan pronto pasan, teniendo en cuenta que la mitad ni las vemos ni nos damos cuenta de que están ahí. Todo en esta vida se compone de señales. Sólo nos hace falta saber verlas a tiempo para saber cómo actuar en cada momento. Eso es precisamente lo difícil. Saber interpretar una señal. Las señales que veo me siguen avisando de que algo no está bien y aún no se cómo actuar. Son señales que no se estudian en ningún manual ni vienen contempladas en ningún reglamento. Incluso hay gente que hace señales y no se percatan de ello. No tienen esa intuición, esa precaución de evitar el peligro, de rechazar lo obvio y escoger lo confuso. Pero eso es algo que no tiene remedio. Seguramente haga falta más de una señal para saber qué hacer en un determinado momento, y es por eso que estoy empezando a intuir lo que dichas señales me están queriendo decir. Nos puede pasar como nos pasa con las señales de tráfico: que no estemos de acuerdo con las señales. Pero aún así, hay que obedecer. Es por nuestra propia seguridad.

martes, 25 de mayo de 2010

LAS NUBES DE MIS SUEÑOS

Las nubes de mis sueños no se parecen a las que aparecen en la fotografía. Desde que decidí almacenar las imágenes que realiza mi cámara en "bruto", puedo conseguir mejores resultados a la hora de optimizar la fotografía obtenida. En mis sueños, aparecen nubes de vez en cuando. Aunque tienen un color más anaranjado y grisáceo. Ignoro lo que significa. En mis sueños, las nubes vienen y van, aparecen y desaparecen, se reinventan ellas mismas, se pueden tocar, se elevan hasta la cima de las montañas... en las nubes de mis sueños, uno se siente volar. Imaginar la felicidad, añoranza alguna vez perdida, desilusión acaso encontrada en la frustración del blanco de la nube y del azul del cielo. Y una vez soñé que a tu nube me subí, y una vez soñé que podía ser feliz, sólo bastaba con ver, con amar, tener, sentir; y una vez soñé que en tu nube, junto a ti, saltamos hacia el cielo y al tocarte, por fin, viví, tu mirada, con anhelo, con olor a terciopelo, y que al mirar hacia el infinito lejos se veía el suelo. Y una vez soñé que en tu nube me subí, y quise robarte un trocito de nube y guardarmela en el bolsillo... y sacarla a cada momento, para acordarme siempre de ti.

lunes, 24 de mayo de 2010

TEXTURA DE SOL

Tras el cristal rugoso de una ventana, rozando los poros metálicos de las rejas, los atardeceres de mi vista son naranjas y azules. Colores cálidos y fríos, llenos de tonos amargos, oscuros y distantes. Mirada de chocolate, aterciopelada, del color del cielo bañada en oro fuego. Los cristales son como las personas. Algunos dejan ver a traves de ellos, transparentes, claros y concisos. Otros son muy opacos, oscuros, ocultando la verdad, resaltando la mentira como su arma más eficaz. Y aquellos que nos interesan dejan pasar la luz pero no los sentimientos. Dejan pasar la esperanza pero usan los secretos como escudo. Son los cristales rugosos, con texturas, poco clarividentes, para mirar a través de ellos pero sin distinguir la verdad. Verdad que casi siempre es difusa, y que no podemos contemplar hasta que no apartamos el cristal y fijamos nuestra mirada en la realidad de la vida. Esa realidad que a pesar de los pesares, muchas personas se empeñan en negar, en no aceptar, en no querer mostrar tal y como es. Personas que son como los cristales. Seguramente era una bonita puesta de sol. Pero el despiadado cristal no nos permitió observarla...

domingo, 23 de mayo de 2010

LINARENSES POR EL MUNDO

Dejando huella. Y es que, raro es el lugar donde he estado y, tarde o temprano, he terminado saludando a alguien por conocerlo. ¿Y de qué? Linarense. Extraña ciudad o pueblo aquél que no cuenta con un linarense por sus calles. Ser de Linares es algo que se lleva muy dentro y que por mucho que pase el tiempo, jamás se puede olvidar. Ser de Linares es un sentimiento más, como lo puede ser la pena, la alegría o la amistad. Es algo que no se puede elegir, se es o no se es. Y nada más se puede hacer. Agradezco a todos aquellos que me habéis dejado un mensaje en facebook, o que simplemente os ha gustado cualquiera de las entradas de este humilde blog. Esta entrada va dedicada a todos ellos, a todos los linarenses, a todos en general. Cualquier fotografía que necesitéis de nuestra ciudad, no tenéis más que pedirla, si está en mis manos, procuraré enviárosla. Y es que no sé vosotros, pero yo, cuando voy a Linares... ¿a que es difícil de explicar? Eso sólo se puede sentir cuando estás entrando en cualquiera de sus calles. Gracias al grupo Linarenses por el Mundo. Dejando huella. ¡Viva Linares!

sábado, 22 de mayo de 2010

LA VIDA DEL OLVIDO

Olvidar es fácil cuando no interesa. Recordar también. La vida del olvido es aquella manera de vivir en la cual nos centramos en el presente e intentamos prever el futuro para precisamente eso, poder seguir centrados en el presente cuando llegue. Y el pasado es eso, pasado. Y no se puede cambiar. Cambiar el pasado sería de torpes. Como mucho lo podemos olvidar o, en el mejor de los casos, tratar de no recordarlo. 

Hay gente que es presa del pasado, quien guarda recuerdos, generalmente malos, y como si de una caña de pescar se tratara, los vuelve a traer a flote y los hace partícipes del presente. ¿Para qué? Para no poner remedio, para amargar el futuro, aquello que aún podemos elegir cómo vivir de una manera decente. Para que alguien pueda olvidar debe ser una persona con determinadas características especiales. No debe ser rencorosa ni vengativa, debe vivir bien consigo misma. Y a la vez debe ser piadosa, arrepentida y dispuesta a aprender de sus propios errores. Errores que cometemos todos y que a nuestros ojos son inexistentes por el mero hecho de ser nuestros, y demasiado evidentes por ser errores de los demás. Todos cometemos errores similares, y no por ello estamos lapidando constantemente a nuestros semejantes. Esta es la vida del olvido. La de aquellos que tratan de olvidar lo malo y de centrarse en el presente. De todas formas, tengo poca esperanza en el perdón, pues aquellos que no saben perdonarse a sí mismos, difícilmente podrán perdonar a los demás. Yo, por eso, prefiero seguir olvidando...

viernes, 21 de mayo de 2010

EN LA SOLEDAD DE LA NOCHE

Cuando la soledad se acentúa, en la noche se triplica la sensación de vacío. Cuando el ánimo no invita, el desánimo nos gana la batalla. Tras más de media hora viendo fotos del pasado, cojo una cualquiera y le aplico un filtro cualquiera para darle un toque.. extraño. Iba a decir especial, pero dejémoslo ahí. En realidad, fue uno de mis primeros experimentos en la fotografía nocturna, así que, aunque está sobreexpuesta, saturada, el resultado no fue tan espantoso. Si definimos la soledad como aquello que nos hace sentir vacíos, sin saber qué hacer en determinados momentos, sin ánimos para continuar todo lo empezado, pues sí, admitámoslo. Hay gente que está sola. Pero quizá el primer problema radica en el concepto de soledad de esa misma gente. Se puede sentir sólo el que está sólo o el que está rodeado de gente pero está vació. Igualmente, por el efecto contrario, alguien se puede encontrar sólo de gente y acompañado de ganas de vivir. Acompañado de fuerza, de proyectos, de objetivos. Que una persona busque el termino medio, puede ser una odisea. Que sean dos personas quienes lo busquen, seguramente sea un fracaso. Por eso, la noche es la parte de nuestras vidas en que la soledad se hace más patente, más inquietante, más soledad. La soledad es más soledad en la noche, y más triste en el día. Porque la noche es oscura y el día puede ser radiante o puede ser gris, pero seguirá siendo día. Aún así, si no tenemos suficiente con encontrar nuestra propia soledad, la podemos buscar mientras escuchamos, de fondo, a uno de los mejores violinistas del mundo mientras interpreta La Lista de Schindler. Quizá por eso la película sea en blanco y negro. Para que el espectador capte mejor la soledad...

jueves, 20 de mayo de 2010

RENCOR Y GRIETAS

No soy rencoroso. Más bien, al contrario, soy compasivo. El rencor no conduce a nada, y el odio menos aún. A veces no entiendo absolutamente nada. No entiendo los chantajes, no entiendo los suspiros, no entiendo los oportunismos, las situaciones ventajistas. El rencor fabrica esas grietas que, tarde o temprano, terminan por dividir la estabilidad. Y, haciendo una penosa comparación, me atrevo a decir que todas esas grietas juntas forman el odio. Aunque todavía estoy intentando averiguar a qué. Odio a qué. O a cuánto. Y no me refiero a cantidad, sino a calidad. La calidad de odiar aquello que nos repugna, aquello que se nos resiste o se nos escapa de las manos. Cualquier acto de rebeldía hacia la sumisión impuesta, será odiada. Qué pena. Qué pena que, sin intentar hacer daño, nos lo terminen haciendo. Qué pena que siendo sincero, siendo natural, sencillo, nos traten de obligar a la vez que nos prohiben prohibir a aquellos que nos obligan. Qué pena que el raciocinio de la gente no llegue ni siquiera a entender lo más elemental. Qué pena no gustar tal y como eres, y no respetar tal y como fuimos. Estoy convencido de que mi primer Yo ya no le gusta. Y no quiero ser este Yo que, actualmente, soy.

miércoles, 19 de mayo de 2010

RIVALIDAD HISTÓRICA

Recuerdo muy vagamente la Semana Santa de mi infancia. Cuando apenas tenía 6 o 7 años, en años sucesivos, hasta los 10 o 12 años, sólo sabía que aquella, esta tradición, se convertiría en una de mis pasiones. El Jueves Santo, en Linares, cuando la Hermandad de la Columna no existía, salían dos procesiones a la calle. El Prendimiento y el Rescate. Ni siquiera llegué a ver al Prendimiento el Martes Santo, ni mucho menos, sus primeros años de costaleros. Para mi, el Domingo de Ramos era especial, porque podías estar todo el día en la calle. La tarde del Lunes Santo era algo extraña porque había una procesión muy pobre, y el Martes y Miércoles Santo estaban vacíos. Se hacían muy largos hasta que llegaba el Jueves Santo. Y ese día, había un pique por las dos hermandades a las que anteriormente me refería. Era la época en que los horarios apenas se cumplían, los retrasos eran la norma habitual de los desfiles, y si te gustaba el Rescate no te podía gustar el Prendimiento, y viceversa. Recuerdo un año que desperté a mi padre en la madrugá para ir a ver el Nazareno, y creo recordar que hasta hubo años que salía a las 6 de la mañana.

El Viernes Santo se tornaba triste, pues además aún existía ese miedo, ese poder religioso que decía que no se podía estar en la calle hasta muy tarde, que había que ir de luto... no en vano, es Cristo el que ha muerto. Un amigo de la infancia salía en la Banda Chica de la Expiración (la cantera de la gran banda por entonces...) y mi amor platónico era parte de los nazarenos del Santo Entierro. Aún recuerdo aquella banda con las bombillas dentro de los tambores y mi padre, esperando en la Plaza Nueva, conmigo y con mi hermano, a que pasara el Santo Entierro. Nos pillaba cerca de casa. Lo que nunca pude entender es esa rivalidad entre cofradías. Es cierto que siempre tuve predilección por aquellas cofradías con sede canónica en la Iglesia de Santa María. Por algo nací en la Calle Zambrana. Pero para mi, todas las cofradías son iguales, dignas, admirables y respetuosas. Y aún dudo de si fue un sueño o no, pero siendo muy pequeño, ya amaneciendo el Viernes Santo, tengo una imagen de la Virgen del Rosario, prácticamente sola, avanzando por la calle los castillos o la calle canalejas... Cosas que hoy en día son inimaginables. Por cierto, a las fotos les he aplicado un efecto, es que ahora me ha dado por el Photoshop, hay que intentar no aprender lo olvidado y en el photoshop siempre he sido un manitas...

martes, 18 de mayo de 2010

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Justamente como la foto adjunta. ¿Por qué? Pues porque no es tal foto. Esta imagen está hecha desde un documento totalmente en blanco con Adobe Photoshop. Únicamente tenemos que exceptuar la silueta de los dos pájaros, que eso sí forma parte de una foto la cual, precisamente, incluí en este mismo blog hace unos días. Todo lo demás son apariencias. Para el que entienda algo de Photoshop, lo explico brevemente. En la primera capa, teniendo dos tonalidades de azules seleccionadas en los colores, aplicamos el efecto Interpretar-> Nubes. Después aplicamos el efecto Interpretar -> Fibras. Giramos la imagen 90 grados. En otra capa, hacemos un degradado de azul a transparente en la parte superior y de nuevo creamos las nubes, esta vez con azules y blancos. En una última capa, creamos un degradado de blanco a transparente para simular el horizones, allá donde queramos que se junte con el cielo. Si sabemos un poco más, jugando con las fusiones entre alguna capa duplicada y con las opacidades, niveles, curvas... podemos obtener mejores resultados. Esta imagen la he hecho yo siguiendo los pasos que encontré aquí. Y es que en la vida, todo son apariencias. Lo que creemos ver, a veces no existe, lo que queremos imaginar es demasiado espantoso como para intentar llevarlo a cabo. Hay quien vive de las apariencias, en un falso mundo, en una falsa realidad, y aunque suene a tópico, el que más aparenta, es el más pobre... al menos de espíritu. Podría haber dicho que he estado en alta mar y he conseguido esta preciosa fotografía... pero estaría aparentando, igual que la propia imagen. Y es que por mucho que intentemos ser lo que no somos, tarde o temprano se nos puede notar, y eso, a la larga, puede conducirnos al desastre total.

lunes, 17 de mayo de 2010

UNA MIRADA AL CIELO

Hay miradas que lo dicen todo. Hay expresiones que no hace falta interpretar. Hay rostros que no necesitan memoria para recordar la belleza de una simple palabra, de una mirada cargada de Esperanza. Hay momentos que no deberíamos olvidar, hay instantes que sirven para llorar, hay segundos que nos invitan a soñar, hay lágrimas que brotan por brotar, que nacen por nacer, que nos salen de los ojos porque si salieran del corazón nadie las podría ver. Es inútil tratar de disimular, es bello intentar esconder el dolor, a la vez que mostramos la desidia del malestar. Una mirada al cielo, y vuelta a empezar. Aquel o aquella que nos quiere querer, a veces no se quiere ni por intentar no querer a quien, a mi juicio, lo puede merecer. Y hoy, dos años después, derramo mi mirada al cielo y pienso en ella, pienso en él, pienso en nadie y en todos a la vez, pienso en la orilla de cada una de mis lágrimas, de cada una de mi pena, pienso en ti, pienso y pienso... y no dejo de pensarte una vez más, mientras observo tu tierna mirada dirigida al cielo de nuestra pequeña ilusión.

domingo, 16 de mayo de 2010

ADRENALINA

Me ha gustado la experiencia de hoy. Sinceramente, creo que compensa. Al principio no te sientes muy bien, dudas de tus actos, pero luego, tras pasarlo un poco mal, algo que no se puede evitar, los ánimos van subiendo y al final se ve todo en positivo. Necesitaba escuchar al grupo que todos llevamos dentro, pausado, con un volumen alto, saboreando cada canción, cada nota. Fue un viaje hacia Linares relámpago. Y al pasar por San Francisco, sonaba en mi coche, con las ventanillas abiertas, Money for Nothing, la parte de la subida, la versión del concierto homenaje a Nelson Mandela. No fue la única vez que se me pusieron los vellos de punta durante el viaje. En la puerta de la Iglesia, la gente, que aún no era mucha, pero que empezaba a acudir, imagino que por las comuniones, me miraba al pasar, mientras yo desaparecía por una calle tras la rotonda que hay en la Plaza de San Francisco. Después me acordé de que en esa Iglesia, está mi Virgen de la Esperanza... por un momento, conseguí olvidar los problemas.

sábado, 15 de mayo de 2010

RETOQUE

Hoy me puse a experimentar, una vez más, de paso que aprendemos, retocando fotos de Semana Santa. Estos días seguiré puliendo mi técnica, ahora que me he animado a presentarme a más concursos fotográficos. Es una pena que no pudiera guardar las fotos de semana santa en la cámara nada más que en formato .jpg. Si las tuviera en RAW otro gallo cantaría. Aún así, se pueden hacer cosas interesantes, como la aquí mostrada el día de hoy. He duplicado la capa, he aplicado un tono sepia y luego he hecho una fusión para destacar ciertos colores. Aunque la túnica del Cristo ha quedado demasiado oscura para mi gusto, el resultado, en general, no me ha desagradado demasiado. En otro ratillo libre que tenga, seguiré probando el fascinante mundo del retoque fotográfico.

viernes, 14 de mayo de 2010

UN VIAJE A LA NADA

O un viaje sin retorno, o un callejón sin salida, o un giro a lo inútil. A veces, el problema radica en que hasta vas acompañado aunque te tires por un precipicio. Y entonces prefieres no tirarte. Vivimos rodeados de ignorancia, y la ignorancia, como ya he dicho en alguna ocasión, es la felicidad de las personas. O mejor dicho, la ignorancia de algunos es la felicidad de otros. La verdad es que no estoy para derrochar días así como así, y son precisamente estos días los que me hacen pensar que estoy en mitad de un camino que no sé dónde empezó ni tampoco sé dónde tiene la meta situada. Pienso, medito, doy mil vueltas a la cabeza mientras tengo miles y miles de síntomas y manifestaciones nerviosas, y no consigo ver el camino, ni claro, ni oscuro. Ni blanco, ni negro. Quizá sea porque no dependa de mi... O quizá sea ese viaje a la nada lo que haga que uno lo pueda, finalmente, conseguir todo. Espero conseguirlo al menos dentro de plazo...

jueves, 13 de mayo de 2010

A TODO TRAPO

Esta fue una de mis últimas fotos en la pasada Semana Santa, al menos en Linares. Por la tarde del Domingo de Resurrección pude presenciar la hermandad de Granada. Digamos que esta foto no tiene mucho de especial pero a mi me gusta. Me gusta porque el maniguetero está perfectamente enfocado, quieto, sin moverse, y sin embargo el paso está andando, y a un paso considerable. Se puede "ver" en el margen izquierdo de la fotografía esa sensación de velocidad, y según vamos viendo más hacia la derecha la imagen aparece cada vez más nítida. Parece que, de esta forma, la parte de atrás del paso apenas se ha movido y la parte delantera, más pegada a la izquierda de la foto, con ese efecto de velocidad, como si hubiera avanzado medio metro. El truco está en el tiempo de exposición, que en este caso es de 1/30 segundos, lo justo, al menos para mi, para que no salga movida la fotografía completa. Evidentemente, tuve que cerrar bastante el diafragma, o me hubiera salido  subexpuesta la fotografía, es decir, demasiado clara o "quemada".

miércoles, 12 de mayo de 2010

FLORES QUE NO HUELEN

Una servilleta de papel, una pajita para absorver, cinta adhesiva transparente, un poco de color y un mucho de ilusión. Reflexiones en voz alta, escandalizada, reflexiones obligadas por la tarea diaria, cotidiana, ciudadana de una digna labor y de un mejor honor. Quien no tiene a nadie, nada le hace falta. Y no porque no quiera nada, sino porque no pide nada. Quizá porque tampoco tenga nada para dar.

El capricho de una flor puede ser caro si el gasto es demasiado elevado, pero puede ser barato si la esencia no existe, si lo importante es la intención, siempre y cuando sea buena, y no el regalo en sí. Siempre dije que aquel o aquella que cuida más las apariencias que la propia esencia, tiene encerrado, en cierto modo, un grado de falsedad que se niega a mostrar. Dicho de otro modo, no quiero que se acuerden de mi mucho un día, porque supuestamente sea un día especial (cumpleaños, aniversario, onomástica...). Quiero que se acuerden tan solo un poquito cada día. No quiero un mucho cada mucho, quiero un poco cada poco. Y si no tenemos flores, las inventamos. Aunque no desprendan olor. El verdadero olor es el que se transmite con el pensamiento de saber que estás ahí. El verdadero dolor es el falso olor. Creo, sinceramente, que a aquellas personas que hay que recordarles constantemente que algunos estamos siempre ahí, aquellas personas que piensan que si ese día especial "no te acuerdas", en realidad son las primeras que fallan cuando llegan los momentos importantes. Al menos es la impresión que tengo...

martes, 11 de mayo de 2010

EL ZAPATO BLANCO

Recuerdo, en cierta ocasión, cuando se me preguntó acerca de que los costaleros debían vestir y calzar todos iguales. Y siempre he pensado que eso es lo de menos. Para un costalero, lo importante es saber andar y sentir lo que debe sentir, y que la estética era una copia más de lo que se nos trata de imponer, una moda, o una excusa para "lucirse". Espero que no se me entienda mal. Así que nunca me ha parecido mal que los costaleros vayan según su comodidad y no impuestos por un uniforme. 

Sin embargo, me ha parecido curioso lo que en esta foto he encontrado. Independientemente del paso, pues estaba buscando una foto de esta pasada Semana Santa que me gustara para mi entrada diaria del blog, al encontrarme con esta foto lo primero en lo que he clavado la mirada es en ese zapato blanco de un costalero anónimo que va en la primera trabajadera del paso. Podría haberme fijado en Nuestra Señora del Rosario, en la fachada del Hotel Cervantes, en el maniguetero, en el incensario, en el monaguillo que lo porta o incluso en el mismo humo del propio incienso, que es bastante notable. Pero el zapato blanco, por la composición de la fotografía, cazado en el instante en que el paso de palio ha avanzado, da bastante la nota y destaca demasiado por su presencia. Y es ahora cuando me doy cuenta de que también es importante la estética, y ahora entiendo a aquellos que me debatían y defendían que no deja de ser importante dar una buena imagen. La verdad, cuando miro la foto, no dejo de ver el destacado zapato blanco, sacando ventaja a los demás, contrastando con el propio faldón. Sigo opinando que cada cual debería ir lo más cómodo posible sin importar la estética, pero cuando menos, reconozco que el resultado contrario salta a la vista. Y que cada cual saque sus propias conclusiones.

lunes, 10 de mayo de 2010

VENTANA DE PAPEL

Menester quiera que el tiempo, cualquiera sea su función, sepa detener el momento, pausado, lento, del corazón, de la prisa rota por el viento atenuando la razón. Cada ventana es distinta desde el preciso instante en que nuestros ojos clavan la mirada en el trasluz de lo invisible. Más allá del cristal. Aquello que es posible tocar sin traspasar el alma de lo absurdo. Basta con saber llegar al otro lado. Cada mirada inocente se encuadra en un marco impuesto por la sociedad. No sabemos nada más que mirar a través de las ventanas. Prejuicios que chocan con la transparencia del vidrio, como una mosca cuando busca escapar por donde siente que hay más luz, pero algo desconocido para ella se lo impide. Ventanas translúcidas, opacas, de cristales oscuros y corazones limpios, ventanas aislantes de la sociedad, ventanas altas donde mirar a la gente, con superioridad, ventanas abiertas, dejando escapar la música, como en la infancia o en la juventud. Ventanas con rejas, sin pollete, sólo sirven para contemplar, inútiles. Ventanas donde llorar, mirando las estrellas y dejando caer las lágrimas sobre la piel de una baldosa. Ventanas frágiles. Ventanas que ya no quiero mirar, tan solo atravesar. Aunque fuera únicamente para poder gritar. Ventanas de papel. Aquella que es débil, que es herida con solo retroceder unos años en la mente de mi ser, de quien no volverá a ser, de quien, por doler, hasta el pensar duele simplemente por pensar. Mi ventana de papel, escondida en la mente de quien fue aquel... Manolo, Manu... o simplemente, Manuel. Ventanas que son de papel.

domingo, 9 de mayo de 2010

EL RETORNO

De nuevo, un retorno más, de una ciudad a otra, de una vida a otra, de un ambiente a otro. Y para no aburrirme, con la cámara en la mano, pues vi la posibilidad de realizar buenas fotografías ya que el tiempo estaba revoltoso. Y la verdad es que he vuelto a experimentar nuevas sensaciones con la fotografía, he probado la velocidad de la cámara, y además he tenido la suerte de observar cómo se ha formado un arcoiris tras un pequeño aguacero que nos ha pillado tras pasar la ciudad de Jaén capital. Fotografías como esta, y como las 9 o 10 que le he podido hacer al arcoiris, son las que van aumentando aquella curva que hace poco comenté de aprendizaje, del manejo de la cámara. Otro día pondré algunas de dichas fotografías donde se puede observar el arcoiris, que la verdad, han quedado bonitas. Mi estancia en Linares ha sido agridulce, y el regreso un poco extraño, pero tenemos que seguir con la vida, pase lo que pase. Vuelta a empezar una nueva semana.

sábado, 8 de mayo de 2010

ATADO

Otro sábado ocupado, sin apenas tiempo de hacer nada, pero que, no por ello, dejo de escribir algo aquí en el blog y de poner al menos una fotografía. Simplemente dar la enhorabuena a los ganadores del I Concurso Nacional de Fotografía de la Semana Santa de Linares, donde ha habido un nivel altísimo, y el cual me ha servido para aprender, como siempre, a mejorar. Porque siempre tenemos algo en lo que mejorar, y aunque presenté unas dignas fotografías, no fueron lo suficientemente buenas como para obtener premio. Sin embargo, para mi, lo obtuvieron por el simple hecho de participar, de competir, de haberme dado la oportunidad de enseñar algo que nace de mi. Y, como dije antes, de aprender. No salgo derrotado, sino reforzado y animado a seguir aprendiendo. Y sé que mi curva de aprendizaje sigue una buena progresión.

viernes, 7 de mayo de 2010

LA MUERTE DEL PAPA

Interesante libro que te hace, cuando menos, pensar en lo que hubiera sido de este mundo si el Papa Juan Pablo I, (Cardenal Albino Luciani) no hubiera sido asesinado (según algunos) en septiembre de 1978. Como suele pasar en este tipo de libros, el autor (Luis Miguel Rocha) mezcla realidad con ficción, para hacer reflexionar al lector sobre los misterios de la iglesia, sus secretos, sus enigmas y lo que la Iglesia pretende ser y llega a ser. Juan Pablo I, que estuvo en la silla de San Pedro los mismos días que la edad de Jesucristo cuando fue crucificado, tenía unas ideas quizá demasiado liberales. Según el libro, hubiera permitido los métodos anticonceptivos, el aborto y las relaciones homosexuales, entre otras cosas, y eso es algo que la iglesia actual no se puede permitir.

No pretendo ahora juzgar la manera de actuar de la Iglesia, tan solo hago una pequeña reflexión en voz alta de lo que un libro, que es pura ficción, relata y cuenta, mezclando dicha ficción con algunos personajes que sí fueron reales, que existieron, y que gobernaron cierta organizaciones "ocultas y secretas" que también existieron. En definitiva, un libro entretenido que deja abierta su temática dejando entrever que el autor está preparando una segunda parte.

jueves, 6 de mayo de 2010

SENTÁNDOSE... EN LA HISTORIA

Tenemos cosas a las que, seguramente, no sabemos darle el valor que en verdad poseen. Si nos damos una relajada caminata por el Paseo de Linarejos (rambla, que dirían los catalanes...) podremos comprobar que a ambos lados, cada 10 metros, en algunos casos, cada 4, en otros, y hablo de manera aproximada, hay un banco. Dichos bancos reflejan la historia de una ciudad plasmada en fotografías. Cada uno de los bancos del Paseo tiene 2 fotografías antiguas de la ciudad, y así, calculando, puede haber perfectamente más de 60 bancos. La verdad es que no tengo ni idea de cuántos habrá, prometo contarlos la próxima vez que vaya a Linares.
Lo que si sé es que muchos recuerdos de la ciudad están ahí, a un paso, en típicos azulejos, en los típicos bancos que acompañan al Paseo de Linarejos desde hace muchos años y que, seguramente, ni los propios linarenses, han reparado en tan valioso patrimonio artístico. Ampliando una de esas fotos, y retocando para eliminar el efecto azulejo y otras imperfecciones  con el photoshop, podemos obtener dichas fotografías en formato digital con una calidad medianamente aceptable. Yo lo he conseguido, y eso que hice la foto bastante lejos y desde un ángulo superior, por lo que además, he tenido que modificar la perspectiva. Quisiera un día coger el trípode, establecer la altura adecuada en el mismo e ir, banco por banco, fotografiando cada uno de estos conjuntos de azulejos que forman, unidos, una pequeña historia de Linares. Quizá me tomen por loco... quizá... pero yo sé que únicamente soy un chaval que ama a su pueblo y a sus raíces.

miércoles, 5 de mayo de 2010

POR UN INSTANTE

Y por un instante, te soñé. Tan sólo un instante. Entonces supiste que fui yo, supiste quien era yo y terminaste por reconocer mis méritos. Halagos o premios. Que mas da. El que busca halagos, es tachado de prepotente. El que busca premios, es un egoísta, un soberbio. Quizá sólo busque reconocimientos.

Salí de casa con la mirada cabizbaja pero segura, con la mirada tímida pero orgullosa. Caminé apenas 10 minutos y llegué a mi destino. Puntual. Como suelo ser. Sobre todo cuando no hay hora para la cita. Miré, observé, memoricé y me marché. Y, siguiendo el camino, volví a repetir el mismo ritual, sin cambiar la expresión de mi cara, sin atormentar el pasado, sin glorificar el futuro. Pensando en el presente, como quien entra en un bar a tomarse una taza de café, pero con la única compañía de los sueños por vivir, de la vida por soñar. Y de la misma manera que partí, regresé. Y seguramente volveré, para no cambiar las costumbres, y seguramente aprenderé a estar otra vez en la misma situación. Tomando un café de color oscuro, olor penetrante y dulce sabor. Como el sabor de aquel instante en que una vez, te soñé.

martes, 4 de mayo de 2010

VIAJES E HISTORIAS

Tengo la suerte de que a mi pareja, le gusta viajar. Y a mi también. Y la mala suerte de no disponer del tiempo necesario ni de los medios económicos deseables como para estar viajando cada fin de semana. Pero al menos, nos escapamos cuando podemos, aunque solo sea a 200 kilómetros de nuestra residencia habitual. Por eso soy un gran coleccionista de fotografías. Allá donde vamos, la cámara me acompaña y siempre capta bonitas instantáneas, incluso si voy de copiloto en el coche. Plano viajes cada cierto tiempo, siempre buscando un precio razonable, y en cada viaje podría escribir una historia, un cuento, un drama, una melodía... y es que, un viaje es, en cierto modo, todo eso. Es como ir a un sueño, pero estando despierto. Deberían obligar a viajar a la gente. Nos conoceríamos más y la vida no sería tan monótona.

lunes, 3 de mayo de 2010

CRUCES EN ALHENDIN

Un día más de cruces. Y es que, en Granada, el día de la Cruz es el 3 de Mayo, caiga en lo que caiga. Y media ciudad y provinvia está de "fiesta no oficial". Es decir, se trabaja, pero se hace como que no se trabaja en la mitad de las empresas, y en la otra mitad ni siquiera eso, teniendo en cuenta además de que en los colegios e institutos no hay clases. Y alhendín no iba a ser menos, y esta mañana, visitando sus cruces, me he llevado una grata sorpresa, porque he visto cruces en condiciones, que merecen la pena ser visitadas, pero de verdad. Todo un despliegue de medios, sin reparar en gastos y adornos casi infinitos en cada una de ellas. Si bien hay que tener en cuenta que la montan los vecinos de las calles, las barriadas, y que entre todos ayudan y colaboran, no olvidemos que, igualmente, tienen sus barras y buscan algún beneficio para poder montar cruz al año siguiente. Aunque me da la impresión de que eso es secundario, y lo importante es pasar un buen rato con los vecinos. Hoy he visto 40 metros de calle llenos de objetos decorativos y, al fondo, la cruz, y la verdad, a mi, me ha impresionado.

domingo, 2 de mayo de 2010

CRUZ DEL RESCATE

Esta cruz ha sido la que, finalmente, se ha quedado con el segundo premio. Esta mañana, a una hora más temprana, me volví a pasar por el corazón neurálgico de las Cruces de Mayo de la ciudad, en el casco antiguo de la misma, y con menos gente que la que me encontré ayer, pude realizar fotografías con más calma y paciencia. La verdad es que es cierto que, si bien ayer dije que muchos colectivos se esfuerzan cada vez menos, y hoy día lo sigo manteniendo, no es menos cierto que aún así, algunas cruces merecen la pena ser visitadas y contemplarlas tranquilamente, sin el bullicio y el gentío habitual de las horas críticas. Algunas siguen siendo buenas cruces y, aunque falta originalidad, cosa normal tras tantos años, creo que seguiremos teniendo cruces para bastantes años. Cosa de la cual me alegro.

sábado, 1 de mayo de 2010

CRUCES DE MAYO

Como cada primer fin de semana de mayo, en Linares se celebran las tradicionales fiestas de las Cruces de Mayo o Fiesta de la Primavera, como se han empeñado en llamar desde hace unos años. Para que la gente disfrute, la Cruz de monta el fin de semana y así no hay que preocuparse de si al día siguiente hay que madrugar para trabajar, entre otras cosas... Pienso que las fiestas están supravaloradas, y cada año más, se nota que los que montan la cruz, cada colectivo la suya, generalmente cofradías de Semana Santa, miran mucho la economía y buscan, lógicamente, tener mayores beneficios que gastos. Cada vez hay menos flores y los precios más abusivos. En cualquier caso, lo veo lógico, pues ya cuesta bastante montar una cruz, no sólo monetariamente hablando, sino además en el trabajo de los voluntariados, admirable por mi parte. El problema es que intentamos imitar, como siempre, costumbres ajenas, y es preferible cuidar un poco más el aspecto y al cliente y quizá obtener ligeramente menos beneficio, a costa de una mejor calidad en estas fiestas que, me da la impresión, si nadie lo remedia, poco a poco irán cayendo en la monotonía de algunos, en el sacrificio de bastantes y en el olvido de la gran mayoría.