martes, 13 de abril de 2010

TRASFONDO SOCIAL

O tal vez, trasfondo natural. Y nunca mejor dicho, si nos referimos a la Naturaleza Madre. Tonos oscuros, azules suaves y fríos y un entorno cálido en el centro. Nos movemos en una sociedad llena de hipocresía, en la que tenemos en primer plano las sombras, los lugares negros, incluso sirviendo de obstáculo a nuestras metas. En el centro tenemos el calor de quien en verdad podemos confiar y creer, la gente que nos quiere. Y los conocidos, rodeando nuestro centro, nuestro color anaranjado, sin saber muy bien a qué juegan, qué contar o qué decir. La desconfianza se ve en la mirada, y la confianza se desconoce en los ojos de quien nos mira.

El trasfondo social existe en todo lo que nos rodea, queramos o no queramos. Los prejuicios están ahí, y son casi imposible de eliminar ante la atenta mirada de quienes nos están examinando, siempre juzgando, sin conocer bien en realidad las cosas bellas que tiene la vida. Trasfondo social necesario, al fin y al cabo, para poder vivir en esta sociedad, valga la redundancia, demasiado socializada y muy poco humanitaria. Que la Naturaleza nos pille confesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario