viernes, 30 de abril de 2010

LUNA

Esta es Luna. Una cachorrilla que no llega a los dos meses de vida y que, de momento, no para de hacer trastadas. Aunque me gustan más los gatos que los perros, he de reconocer que Luna, por su tamaño y manera de jugar es, de momento, parecido en su comportamiento a lo que pudiera serlo cualquiera de los gatos que he tenido (mis padres) a lo largo de mi vida. El problema viene en la educación. Si bien un gato desde que nace ya está enseñado para hacer sus necesidades, un perro necesita un duro adiestramiento para al menos acostumbrarlo a no hacerse pipi dentro de la casa. Habrá que tener paciencia. Afortunadamente no arma ruido ni molesta más de lo estrictamente necesario, y cuando se cumple una semana desde que lo tenemos en casa, podemos decir que todo marcha "según lo planeado". Además, sé mantenerlo a raya cuando se pone más juguetona de la cuenta. Basta con intentar hacer una fotografía... parece que se asusta de la cámara, quizá por que ve el objetivo muy grande o porque se asusta de la correa. O quien sabe, puede que sea de sangre azul y sea su forma de espantar a los paparazzis... atacando a mi cámara.

jueves, 29 de abril de 2010

EL UNDECIMO MANDAMIENTO

Ya tenía ganas de colocar otra entrada en la sección de libros. Y es que los libros es lo que tiene, que hasta que no los lees, no puedes hablar acerca de ellos. El undécimo mandamiento es un libro de Jeffrey Archer, una novela de intriga y suspense que a mi, a pesar de que he leído alguna críticas en algunos blogs, me ha enganchado. Me lo regalaron cuando vivía en Madrid allá por el año 2000 y no recuerdo si me lo terminé leyendo o no... leía bastante poco por entonces. Pero bueno, si me lo leí, pues no me acordaba de nada, así que es como si no me lo hubiera leído. El libro tiene buena intriga y un buen argumento, y aunque no es para tirar cohetes, eso es cierto, y como suele pasar muchas veces, tira un poco hacia el patriotismo, la verdad es que me ha gustado y se lee bastante rápido, como todos los libros rápidos y teniendo en cuenta de que ahora tengo algo más de tiempo para mis cosas. Y antes de leer el siguiente libro que tenía pensado, Un mundo sin fin, la segunda parte de los pilares de la tierra, libro que me leí en verano de 2008, voy a leer los dos que me compré la semana pasada en la feria del libro. Y es que los temas de la iglesia me atraen bastante...

miércoles, 28 de abril de 2010

UN INFARTO DE 7 AÑOS

 Hace 7 años, aproximadamente, sentí como el pecho dejaba de respirar. Seguramente debido al estrés. El corazón me hacía pausas más largas de lo normal, para luego continuar latiendo a una velocidad mayor. Si nos vamos incluso más lejos, fue hace 14 años cuando empezaron esos pinchazos tan incómodos en el pecho. Incluso mucho antes ya tenía palpitaciones nerviosas y ciertas taquicardias. Hoy día sigo igual, y desde hace esos 7 años, y más recientemente, cuando tuve mi crisis de ansiedad al comienzo de 2008, pienso que a cada momento me puede dar un yuyu. Y los médicos siguen diciendo que es ansiedad, que tome antidepresivos y que lo que tengo que hacer es disfrutar y relajarse. Y en cierto modo, deben tener razón. Porque no hay infarto que siete años dure, y de momento, aquí sigo, con mis achaques, con mis nervios, con mis días intranquilos y angustiosos, pero esperando a que se me pase la ansiedad o a que al menos, no me produzca esos momentos tan angustiosos que me hacen pensar siempre en lo peor.

martes, 27 de abril de 2010

AMARGO VIERNES SANTO

Es ella. No hay duda. Mirando al frente, pensando en historias compartidas. Frágil. Indefensa. Recién llegada. Inconfundible. Aquella tarde de Viernes Santo, disfruté de mis fotografías. De mi hermandad. De la Semana Santa. Y fue de lo único que disfruté. Porque llegó y me dejó. Me sentí libre, y preso a la vez. Preso de su inocencia. Y la amargura, a pesar de mi libertad, se apoderó de mi durante toda la tarde. La vi sufrir, caminar, abriéndose paso a cada zancada. Con la figura curvada y mi peso en su cabeza, cada metro que avanzaba era una tortura para mi. Y cada pausa, una eternidad. Seguramente, ella era feliz en ese instante, por momentos, pero triste y reflexiva todo el tiempo. Sinceramente, no sé muy bien cómo expresar aquellos instantes, aquellos sentimientos frustrantes y contradictorios. Y es que, cada vez más, me cuesta negar lo evidente. Sobre todo cuando tiene un espejo al cual mirarse y, por mucho que me esfuerce, el parecido es cada vez mayor. Es ella. La que escogió el mismo día que yo para llevar el mismo anillo en el dedo que yo. La que no quiere admitir, la que se niega a reconocer, la que no quiere ver lo que, quizá, algunos ya estemos intuyendo. Afortunadamente, no hablo de vanidad. Hablo de Esperanza. Aquello que siempre tendrá. Siempre tendré. Siempre tendremos. Para bien o para mal. Y cuando nuestras manos se entrecruzan, nuestros anillos se besan rozándose el alma. Quizá alma de ciega... quizá alma de luchador. Seguramente, almas compartidas.

lunes, 26 de abril de 2010

EL BANCO DE MANOLÓN

Manolón se despertaba sobre las 9 de la mañana. A las 9 y media o 10 salía de la habitación por primera vez en el día, con la mano en el pantalón, y se dirigía al baño. Ya conocíamos sobradamente sus "manías" y a esa hora procurábamos que el baño estuviera a su disposición. Manolón tenía ese sobrenombre por su tamaño y estatura. Destacaba entre todos sus amigos. Era incapaz de salir a la calle si no iba al baño, como mínimo, tres veces. Se aseguraba bien de no tener que ir al servicio mientras estuviera en la calle. Una vez se vestía llegaba a la cocina y se comía dos magdalenas y se bebía un vaso de leche. Siempre desayunaba lo mismo. Y en torno a las 11 de la mañana, se marchaba. Con sus amigos, Y se sentaba en su banco favorito. Ahí hablaba y recordaba mejores tiempos. Aquellas mañanas de verano, cuando yo no tenía clase, recuerdo que a veces, me lo encontraba, ahí sentado. Y entonces, Manolón presumía de nieto. O de nietos, si me acompañaba alguno de mis hermanos. Sobre la una y media de la tarde, regresaba a casa. Lo veía aparecer por la esquina, y quizá, dependiendo de cómo le viéramos el humor, nos metíamos un poco con él, o le gastábamos pequeñas bromas o chistes... y a veces no las comprendía. Las hacíamos sin mala intención, pero él terminaba diciendo: "Ya os acordaréis de mi cuando no esté..." Y vaya si me acuerdo... Ayer, mientras hacía fotos de Linares, pasé por el banco donde se sentaba Manolón con varios amigos recordando sus tiempos y hablando de sus cosas, y lo vi vacío. Y es que ya lo decía él, un día que estaba sentado ya casi sólo, con un único amigo: "estoy viendo cómo mueren todos, y al final me voy a quedar el último". Pero pienso que, cuando todos van al mismo sitio, nadie es el último ni nadie es el primero. Poco importa el orden cuando el destino es compartido. Y una vez más, volví a acordarme de mi abuelo, Manolón. Y es que hasta el Paseo de Linarejos ha cambiado, se fue con mi abuelo, y jamás volverá s ser lo que fue. Aunque el banco siempre perdurará... al menos en mi memoria.

domingo, 25 de abril de 2010

UNA CIUDAD CAMBIANTE

Cuando vuelves a tu ciudad, cada cierto tiempo, se pueden comprobar los cambios que en la misma se van produciendo. Sin entender de política, me atrevo a decir que los cambios superficiales que los ciudadanos de a pie quieren ver son de agrado de los habitantes, y los políticos son conscientes de ello. Un ciudadano, esté el gobierno que esté, sabe que tiene que pagar ciertos impuestos y que habrá cosas que serán de la misma manera independientemente del color del Ayuntamiento. Pero si la ciudad cambia, las obras, odiosas obras, dan resultados llamativos y el ciudadano lo aprecia, el político de turno tiene, en las próximas elecciones, la mitad del trabajo hecho. Linares está cambiando mucho, y esta mañana, que estuve por allí, aproveché para actualizar mi repertorio de fotografías del Coso de Santa Margarita, con las nuevas estatuas de los leones y el toro, y del Paseo de Linarejos. De paso, me compré dos libros, que empezaré a leer en cuanto termine el que tengo ahora; si las agujas del reloj me lo permiten...

sábado, 24 de abril de 2010

ALGUNAS FOTOGRAFÍAS

Lo prometido es deuda, y ya que hoy apenas tengo tiempo para escribir, por ciertas circunstancias que no vienen al caso, aquí os dejo un par de fotos de esta pasada Semana Santa, una del Cristo de la Humildad, y otra del Rescate. Que las disfrutéis.

Estas fotos, dicho sea de paso, son algunos de los descartes del Concurso de Semana Santa. Aunque claro, descartes hay muchos, después de más de 5000 fotografías...

viernes, 23 de abril de 2010

EL DÍA DEL LIBRO

En tal día como hoy, día del libro, no puedo dejar pasar la oportunidad de comentar lo importante que debe ser la lectura para adquirir, cuando menos, cierto nivel cultural. Sin embargo, reconozcamos que no todos los libros están escritos para todas las personas, y viceversa. Actualmente, me estoy leyendo "El Undécimo Mandamiento", de Jefrey Archer, un libro rápido y trepidante que comencé hace dos días y del cual casi llevo leídas un tercio de sus páginas. Y teniendo en cuenta del tiempo del que dispongo, es todo un récord. Lectura significa dos cosas: adquirir conocimientos por la propia lectura en sí y por los conceptos que ésta es capaz de transmitir. Hoy leí en una página web que los libros son imprescindibles para ser hombre. Y es totalmente cierto. Aparte de "El Undécimo Mandamiento", tengo pendiente "Un mundo sin fin" y compagino (nuna mejor dicho) estas lecturas con las mías habituales de informática, un nuevo libre de ASP.NET que ha caído en mis manos y mis revistas de PC. Además, ahora me ha dado, desde hace unas semanas, por leer de vez en cuando algún que otro artículo en la "wikipedia"; el último que leí fue acerca de la guerra civil española, que desconocía en la mayor totalidad sus causas, motivos y desarrollo de la misma. Y ha merecido la pena. Seguramente, mucha gente no sabe ni lo que tiene con internet. También aproveché para hacer experimentos con la cámara. En la foto se ve (por si no se puede apreciar bien, lo explico...) el momento en que corto el grifo de agua y el chorro por la parte superior está desapareciendo. La fotografía tiene la ISO más alta que puede tener, 6400, y la verdad es que si se amplía, se nota bastante el grano, para para usar las fotos en internet o a baja resolución, es resultado es, cuando menos, aceptable. Tengamos en cuenta que en dicha foto no hay flash, y mi cocina es bastante oscura, sobre todos en días nublados. La fotografía, para mi, es una forma más de escribir o de leer. Lo importante es saber expresarse. Este fin de semana quiero poner algunas fotos de Semana Santa. Espero que el tiempo (ese que marca el reloj y no el que dicen en la tele...) me lo permita.

jueves, 22 de abril de 2010

EL MENDIGO

Me fijé en él dos veces. La primera, cuando lo adelanté por la derecha. Quizá obeso para su condición social, quizá desnutrido por su necesidad, el mendigo llevaba todos sus bienes en lo alto del sillín de una vieja bicicleta. Agarrado al manillar, indiferente a su alrededor, seguramente preocupado por las nubes del cielo, caminaba lentamente por la acera de aquella gran avenida. Entre estos enseres se adivinaban una especie de órgano y un amplificador. Puede que alguna otra ropa, y nada de dinero o comida.

La segunda vez, me crucé con él de frente. Caminaba de la misma manera, cabizbajo, sin orientación y con las mismas preocupaciones o inquietudes. Sin esquina donde cobijarse, donde poder conseguir algo de dignidad, sin orgullo pero complaciente con su destino. Por eso pienso tantas y tantas veces que vivo con lo que me ha tocado, y que es casi imposible de cambiar. No olvidemos que todos somos mendigos. Aunque sólo se le nota al que pide dinero para poder comer...

miércoles, 21 de abril de 2010

HISTORIAS DE LA CALLE

Esta tarde di un largo paseo mientras arreglaban el pinchazo de una de las ruedas de mi coche. Me gusta pasear de vez en cuando para reflexionar. Por una larga avenida de la periferia, pero no por eso menos concurrida, y con muchos comercios. Y la gente se cuenta sus historias... me dijo que ya me llamaría. Total, que a la semana siguiente me encontré todo esturreado por el suelo... ¿te gusta ese vestido? La verdad, es bonito... venga, que te voy a dar un plátano... a ver si me entiendes, yo hablé con ella, pero no me hizo caso... ¡tírale la pelota a ver qué hace!

Y allí, cambiando conversaciones conforme mis pasos me hacen avanzar, camino por la soledad de la gente, pareciendo extranjero por mi forma de mirar en cada lado, en cada escaparate, en cada mirada, en cada sombra. Teniendo la certeza de que volveré a pasar por esas calles, pero sin saber cuando. Viendo la rutina de la calle, observando cada detalle, comentando mentalmente cada vida, imaginando cada historia. Las personas vienen y van, y forman la ciudad sin querer, pero sabiendo que es la verdad. Siempre habrá alguien en la calle, haciendo su vida, caminando su camino, o simplemente paseando, por el motivo que sea, en este caso, porque tenía que hacer tiempo. Y ya es difícil en mi perder el tiempo. Por eso, un paseo no lo considero perder el tiempo porque es cuando empleo mayor tiempo para pensar sobre mi alrededor. Un buen paseo es como... darle un respiro a la vida.

martes, 20 de abril de 2010

CONFIANZA CIEGA

La confianza es el último de los peldaños para alcanzar la amistad. Una vez que llegas a confiar en esa persona, considerarlo un amigo es sólo cuestión de formalismos. Hay quien dice que "no se fía ni de su padre"... Depende de cómo sea su padre. Yo sí confiaría en él, y en todas aquellas personas que me lo han demostrado. Por supuesto, me han traicionado la confianza, pero los que por naturaleza somos confiados, no solemos aprender la lección. Nada es bueno ni en exceso ni por defecto. Lo que me repugna son aquellas personas que que transforman la confianza en  egoísmo. Aquellas que no se fían absolutamente de nadie por miedo a que les pase algo malo sin fundamentos ni razón de ser. Evidentemente, no soy partidario de abusar de la confianza de nadie, pero si no tenemos fe en las personas, el mundo sería mucho peor de lo que en realidad es. Y si la desconfianza lleva a la avaricia, al egoísmo, al protagonismo, a evadir las responsabilidades de los demás, al castigo, a la prepotencia... el único camino que encontraremos al final del mismo será la soledad. Cómo aquellos árboles solitarios en mitad del campo porque no se fían de formar el bosque con los demás. Prefieren tener su propio bosque. Y es que aquel que no se fía de nadie se le distingue de lejos, y como se le ve venir, prefiero tenerlo... pues eso, muy lejos de mi.

lunes, 19 de abril de 2010

ARRUGAS EN LA TELA

Arrugas en la frente, y en la tela, el sudor impregnado de fe prendida por el amor de una cruz y el sufrimiento de una vela. Bolsas bajo el color azul de un ojo que no distingue lo que tiene delante y del otro radiante, mirando al frente, como él siempre mira, atado, sin rechistar. Andando lentamente, soportando todo andar de gente que sólo se preocupa por disfrutar de lo ajeno, por mirar lo extraño, por compadecer lo inútil, por alabar lo sencillo. De nuevo, un penitente anónimo se cruza en el camino de la humildad, del sentir por sus titulares. Se le ve de digna y avanzada edad, de limpia y cristalina mirada, un año más, con arrugas en la tela, porque las de la frente las lleva ocultas. Un año más, y seguro que no será el último, los penitentes del Prendimiento son fuente de inspiración para las luces de la vida. Pero este año van más acompañados que nunca. Y cada año que pase, con más arrugas que otra cosa, con menos ganas de terminar su andadura, ahí estarán con esa mirada dulce, serena, firme y entera. Mostrando sus arrugas en la tarde y noche del grandioso Jueves Santo que vivimos cada año en Linares.

domingo, 18 de abril de 2010

MIL PESETAS Y UNA BOLSA DE CARAMELOS

Hoy es uno de esos días en los que quisiera expresar tantas cosas... Algunas personas crecen. Otras, simplemente, cumplen años. Me gustaría considerarme en ese primer grupo de gente que crece y que, cuando cumple años, no siente nada ni necesita nada que celebrar. Cumplimos años simplemente porque los años pasan. Igual que pasan las horas, las semanas, los minutos, los días... y no estamos continuamente celebrando tantos acontecimientos. Puestos a ser pesimistas, podríamos pensar que nos queda un año de vida menos y no que tenemos un año más. Toda una alegría.

Mil pesetas y una bolsa de caramelos, cuando tienes 7 años, es un regalo genial. Era un regalo genial. Se podía hacer mucho con mil pesetas y los caramelos te alimentaban dos o tres días. Esos días no hacía falta ni comer. Cuando tienes 18 años, esas mil pesetas me alcanzaba para... un botellón. Bueno, ahora que lo pienso, quizá tampoco estaba tan mal. Pero un botellón normal, y si invitabas a los amigos, seguro que te tocaba poner más dinero que esas tristes mil pesetas.

Ese era el regalo de mi abuelo. Año tras año, nieto tras nieto, lo daba con una ilusión que le iluminaba la sonrisa. Mi abuelo ignoraba los años que cumplía. Era mi cumpleaños y me lo daba, tanto si cumplía 7 como si cumplía 18. Cuando cumplí 22 me quedé sin este regalo, porque mi abuelo ya no estaba. Y aunque no era gran cosa, era el único regalo seguro que no faltaba nunca. A partir de entonces, nunca esperé nada. Y cada año, cuando llega el 18 de abril, sinceramente, no espero nada, ni quiero nada especial. Sólo seguir creciendo, recordar aquellos tiempos de caramelos y sonrisas, de ternura y felicidad, porque mi abuelo se sabía de memoria las 11 fechas de cumpleaños que se tenía que saber. La de sus nietos. Y mientras nosotros íbamos cumpliendo años, mi abuelo simplemente creía que crecíamos, sin mas. Hoy me compraré una bolsa de caramelos. Es lo que hubiera querido mi abuelo...

sábado, 17 de abril de 2010

LA FRIALDAD

Hay días en que nos sentimos con ganas de no hacer nada. Es lo mismo que decir que no tenemos ganas de hacer algo. Y hoy ha sido uno de esos días. Creo que se pueden contar con los dedos de una mano los días que en mis 35 años de vida me he quedado en pijama. Tampoco me siento demasiado inspirado como para escribir algo medio decente. Ha sido un día aburrido, pasajero, uno de los pocos días de mi vida que si no hubieran existido, no hubiera pasado nada. Y no quiero relajarme ni sentirme tan liviano, porque en verdad tengo muchísimas cosas pendientes. Espero que mañana sea mejor día (aunque lo dudo, en algunos aspectos al menos...), porque en realidad casi siempre que me pasa algo como lo de hoy es por causas ajenas a mi voluntad.

viernes, 16 de abril de 2010

BALANCE DE LA SEMANA SANTA

He de reconocer que he pasado una Semana Santa excepcional. Ha sido una semana de detalles, de disfrute, de sorpresa, hacía tiempo que no me fijaba en tantos detalles, ha sido una semana bonita, disfrutando de dos de mis pasiones. He de reconocer también que tuve la "mala suerte" de estrenar cámara el lunes santo, con lo que no me he podido organizar mejor los días grandes de Semana Santa. Y me refiero a que tenía que economizar el diskette de la cámara y la batería pues no tenía de respuesto como en mi anterior cámara. Igualmente, reconozco que la cámara no deja de sorprenderme, tiene un CMOS espectácular para la relación calidad/precio que tiene, y saca unos colores muy nítidos y muy buenos. He procurado fotografiar más detalles aunque no puedo resistirme a fotografiar las típicas fotos de siempre, primeros planos de Cristos y Vírgenes de Linares y de Granada. Estoy disfrutando muchísimo volviendo a ver las fotos y recordando los momentos, y empezaré a ir mostrando algunos de los descartes que voy haciendo para el concurso de fotografía. Elegir 6 fotos buenas de entre 4000 es tarea difícil... con decir que de cada hermandad tengo unas 10 o así fotografías buenas... la pena es que me pillara como dije antes, probando una nueva máquina desde el mismísimo lunes santo, y seguramente no le he sacado todo el partido que podría haberle sacado.

Aquí van dos de las fotos de este año 2010. Seguro que más de uno reconoce a qué cofradía pertenecen. Y es que no me puedo resistir a las peticiones. Al final tengo 522 fotos de la Humildad, 388 de los Estudiantes, 127 del Vía Crucis, 274 del Rescate, 219 del Prendimiento, 475 de la Columna, 445 del Nazareno, 850 de la Expiración, 230 del Descendimiento, 282 del Santo Entierro y 440 del Resucitado. Además, 1007 fotos del Domingo de Ramos, Lunes y Martes Santo en Granada. Siento que haya cofradías con menos fotografías, pero el jueves santo pillé balcón para algunas y me interesó, seguramente si me hubiera organizado mejor hubiera realizado más fotos de otras hermandades, pero bueno, también tenía una espinita grabada con la Columna y con la Expiración, mi cofradía, y me he volcado este año con ellas. Hay más años, no preocuparse. Y las capillas siguen ahí... a ver quien me invita a hacerle fotos a sus imágenes, que yo en seguida me planto donde me tenga que plantar.

jueves, 15 de abril de 2010

DE FRENTE

Siempre de frente. Siento decepcionar a algunos seguidores de mi blog. ¿Por qué? Pues porque mi blog no es un blog cofrade, y sé que muchos esperan alguna de mis fotos o comentarios, pero recuerdo que cuando lo creé, allá por noviembre de 2009, lo hice como reto personal para coger el hábito de escribir, en primer lugar, para darme a conocer, en segundo lugar, y en tercer lugar, para mostrar mis fotografías, algunas buenas, otras malas, pero todas desde la humildad de quien a cada foto que "tira" valora y aprende algo nuevo.

Y digo esto porque lo noto en las visitas. Es importante tener visitas, y me gusta que la gente entre al blog a leer, pero más importante es que el mismo mantenga su esencia original, y por ello seguiremos luchando. De todas formas, que sea un apasionado de la Semana Santa y de la fotografía harán que por aquí aparezcan fotos de Semana Santa. Es inevitable. En cuaremas aparecerán más, en otras épocas del año aparecerán menos... pero siempre de frente, sin miedo, con un texto original salido de mi mente y pensado con el corazón. Pero seguiréis teniendo fotografías de Semana Santa. Porque además a mi me gusta. Llevo dos días visionando las 4292 fotografías que he realizado en la Semana Santa de Linares y las 1009 que hice el Domingo de Ramos y el Lunes Santo en Granada. Más de 5000 fotografías en 8 días de Pasión. He seleccionado unas 200 para el concurso de fotografía de Semana Santa de Linares y en estos días haré una preselección definitiva. Sé que no voy a ganar con un 99% de seguridad, viendo la cantidad de fotógrafos que había en las calles y el nivel en algunas páginas webs, pero no es menos cierto que tengo fotografías buenas y ese 1% de probabilidad hace que tenga ilusión en mostrar algunas de mis fotografías en dicho concurso. El resto, las iremos colgando por aquí y cediendo a quien me las pida, como siempre. Mientras tanto, seguiré aprendiendo sobre el mundo de la fotografía, que para eso están los cursos que voy realizando y las lecturas en internet...

miércoles, 14 de abril de 2010

PROFUNDIDAD DE CAMPO

Sin ser un experto en la materia, hoy voy a comentar las experiencias vividas con mi cámara de fotos. Y aunque es algo que conocía, en verdad, apenas le he hecho caso jamás, y creo que a partir de ahora debo tener en cuenta al realizar determinado tipo de fotografías. Desde que uso este tipo de cámaras semiprofesionales con objetivo, tengo que reconocer que casi al instante comprendí que el tiempo de exposición y la apertura del diafragma se complementan para que la fotografía tenga la luz apropiada. Y con esto nunca he tenido problema. Sabía que si el obturador se abría poco, para entendernos, el tiempo que tenía que estar tomando la fotografía debía ser mayor, y viceversa. Si el "agujero" era mayor, el tiempo debía ser menor. Obtenía fotografías bien iluminadas de una u otra forma sin importarme demasiado el tiempo conseguido.

Hoy tuve tiempo, por fin, para practicar estos conceptos, y los resultados, según las fotografías adjuntas, son evidentes. En la primera fotografía, el diafragma es "muy pequeño" (valor f29) porque lo que deja pasar poca luz. Por tanto, la velocidad de obturación debe ser mayor para que la foto tenga buena luz (en este caso, 1/50 segundos). El resultado es una gran profundidad de campo, consiguiendo que el objeto enfocado salga nítido, pero que lo que hay detrás se obtenga también con bastante claridad, sin apenas desenfoque. En la segunda fotografía, el agujero del diafragma es mucho mayor (valor f5,6) y por tanto entra más luz, por lo que el tiempo que lo tengo que tener abierto disminuye para que pueda obtener la misma luz que en la primera fotografía. El tiempo en esta segunda fotografía es de 1/500 segundos, justamente 10 veces menos. Es decir, en la segunda fotografía, "abro más el ojo, pero lo cierro antes", obteniendo ese bonito desenfoque que a veces nos queda en algunas fotografías. La segunda fotografía ha tardado 10 veces menos en hacerse que la primera. Todos los días se aprende algo nuevo. Ya cada uno, que le vea utilidad a todo esto según le parezca...

martes, 13 de abril de 2010

TRASFONDO SOCIAL

O tal vez, trasfondo natural. Y nunca mejor dicho, si nos referimos a la Naturaleza Madre. Tonos oscuros, azules suaves y fríos y un entorno cálido en el centro. Nos movemos en una sociedad llena de hipocresía, en la que tenemos en primer plano las sombras, los lugares negros, incluso sirviendo de obstáculo a nuestras metas. En el centro tenemos el calor de quien en verdad podemos confiar y creer, la gente que nos quiere. Y los conocidos, rodeando nuestro centro, nuestro color anaranjado, sin saber muy bien a qué juegan, qué contar o qué decir. La desconfianza se ve en la mirada, y la confianza se desconoce en los ojos de quien nos mira.

El trasfondo social existe en todo lo que nos rodea, queramos o no queramos. Los prejuicios están ahí, y son casi imposible de eliminar ante la atenta mirada de quienes nos están examinando, siempre juzgando, sin conocer bien en realidad las cosas bellas que tiene la vida. Trasfondo social necesario, al fin y al cabo, para poder vivir en esta sociedad, valga la redundancia, demasiado socializada y muy poco humanitaria. Que la Naturaleza nos pille confesados.

lunes, 12 de abril de 2010

UNA CALLE MÁS...

Como decía una canción de la vieja "Guardia", mil calles van hacia tí. O algo parecido. En verdad, para mi, simplemente, es una calle más. El final de un camino, pero el inicio de muchos otros. Lo cual es un alivio. Porque siempre deseamos que se termine la calle por donde vamos caminando, pero cuando llegamos a su final, vemos que nacen nuevas calles. Unas calles nacen donde mueren otras. Las ciudades y los pueblos son pequeñas representaciones de la vida. Organizados en calles, plazas, avenidas, carreteras... caminos que debemos tomar para llegar al final, y una vez en el final, decidir y volver a emprender un nuevo camino. Igual que las calles nos conducen a una meta, nuestras decisiones en la vida nos conducen al éxito o al fracaso, al dinero, al trabajo o a la desidia de la pobreza, al amor o al desamor, a la esperanza o a la vergüenza... a tener que volver a meditar, a emprender un nuevo viaje.

Y dije afortunadamente, porque callejones sin salida no hay muchos. Al menos, de momento, no me encuentro con callejones sin salida. Por eso no tengo ninguna prisa en alcanzar la esquina de la calle en la que me encuentro. Total, sé lo que hay depués de la esquina... más calles.

domingo, 11 de abril de 2010

SIERRA NEVADA

La luz del atardecer tiene cierto encanto. Es difícil fotografiar, pero si se consigue hacerlo, es resultado puede ser bastante satisfactorio. El viernes por la tarde salí a hacer fotografías. Me gustaría coger el hábito de agarrar mi cámara y fotografiar todo lo que se me ocurra, dar rienda suelta a mi imaginación y tratar de captar bonitas instantáneas.

El problema es que seguramente tenga que coger el coche y buscar los paisajes, las rutas, los cielos, los atardeceres y anocheceres por mi propia cuenta. Intentar que en las fotografías no haya cables, coches, u otros elementos que pueden empeorar una buena fotografía. Del encuadre, iluminación y enfoque ya se encargará el fotógrafo. Espero ir haciéndome poco a poco con una buena colección de fotografías de los lugares por donde paso.

sábado, 10 de abril de 2010

NIÑA MIMADA

Niña mimada, niña consentida, desesperada, víctima, siempre querida, odiada, mal intencionada, admitida, descuidada. Niña sin vida, desvivida, desalentada, admitida por la crueldad de la sociedad, rechazada, atada y liberada de su libertad, presa de su rechazo a la ansiedad dolorosa de la falsedad.

Niña afortunada, mujer feliz, encerrada entre el cielo y el horizonte, encerrada en sí, en su piel, libre de sentir, oprimida, liberada de presión, entristecida por sentir, lejos, distante, alejada. Niña enamorada, dulce, añorada, niña aterciopelada, mujer soñada. Cuando no eres una, eres otra, y cuando eres otra, no eres la misma. Por eso cada noche te sueño, entre las tinieblas y el cielo, o el entresuelo, te sueño, con o sin empeño, buscando encontrar la niña que siempre fuiste, algo mimada, algo consentida, algo frustrada... la niña que conociste y que quisiera estar, siempre, siempre, de por vida, acompañada. Niña mimada. Mujer mimada.

viernes, 9 de abril de 2010

VELAS

Desde pequeño me han gustado las velas. No sé qué tienen, pero me gusta encenderlas, mirarlas, verlas consumirse, sobre todo en los momentos finales, cuando la llama se acerca al final, a la base, cuando la vela se está quedando sin pabilo. Me gusta calcular el tiempo que puede llegar a tardar en consumirse, me gusta comparar más de una vela, ponerlas a competir para saber cuál se va a consumir antes, ver sus colores y sobre todo, intentar no desperdiciar nada, absolutamente nada, de cera. Si la cera cae, espero que se seque y se solidifique, y procuro que vuelva a arder con su fuego original. Ver una vela arder me transmite paz, serenidad, a la vez que me envuelve en cierto misterio. Puede generar sombras espectaculares, bonitas, asombrosas. Siempre tengo velas en casa, y hay épocas que enciendo 2 o 3 velas a diario, y espero que se terminen para salir de casa, si es que tengo que salir, o para realizar alguna actividad. Fotografiar una vela es algo bastante difícil, pues hay que procurar que la luz no queme el resto del entorno y que la vela salga lo más natural posible. Nunca me han regalado velas, pero seguramente sea uno de los regalos que más me guste. Seguro que para mi, es algo útil. Es como a quien le gusta las flores. Aunque no sirvan para nada, le encanta tenerlas, que se las regalen o regalarlas. Por eso hay que respetar todos los gustos. Cada uno es extraño a su manera...

jueves, 8 de abril de 2010

LA SOMBRA DE LA MALDAD

Al hilo de una conversación que escuché en la radio sobre el estreno de una película española, siendo actriz protagonista Geraldine Chaplin, ésta, en una de las preguntas, contesta que las personas malas ni siquiera saben que lo son. Es más, aseguraba que son víctimas. Ellas se piensan que son "buenas", que lo dan todo por la familia y amigos, y que lo que hacen mal, lo ignoran, porque actúan siempre con buena fe. En cierto modo, no deja de tener razón. El árbol quizá no tenga la culpa de ser como es. Quizá tenga hasta miedo de sí mismo, cuando realmente es inofensivo. El problema es cuando la sombra del árbol nos alcanza y nos salpica.

No me interesa saber si una persona es mala por naturaleza, por excesiva "bondad" o por inconsciencia de sus actos. Lo que me importa, como a todos, es estar a salvo de dichas personas, que existir, existen, como las "meigas". Y quizá, aprender a estar con ellas sea una buena opción, aunque seguramente es la opción más peligrosa. De todas formas, aunque una persona cambie, su sombra siempre será siendo su sombra. Incluso si se proyecta en un precioso campo de flores silvestres.

miércoles, 7 de abril de 2010

¿INCULTURA O TRADICIÓN?

Como buen andaluz, reconozco que poseemos una serie de vocablos que hacen nuestra cultura más rica. Es tradición tener ciertas palabras para referirnos a determinadas cosas u objetos que no se usan en el resto de España. Incluso algunas están registradas en el diccionario de la Real Academia Española. Siempre me he referido al término "pitarra" para referirme a las legañas, y cuando alguien es muy pesado le he dicho que es "muy soba". Imagino que en otras partes ocurrirá lo mismo. El problema viene cuando "nos inventamos" palabras por el simple hecho de inventarlas o, simplemente, por no tener la cultura suficiente para encontrar el término correcto. Y para más INRI, nos hace gracia y nos reímos de los "palabros" que nos hemos inventado y no dejamos de usarlos porque precisamente nos creemos eso... que hacen gracia. Debemos respetar la tradición de los pueblos y aceptar las terminologías que han ido pasando de generación en generación, pero no olvidemos que eso nos hace, en cierto modo, incultos, sobre todo si no respetamos las costumbres de los demás. Si nosotros mismos nos hacemos chistes, jamás conseguiremos que el resto nos respete. Tradición, sí, pero con cultura.

martes, 6 de abril de 2010

UN NUEVO CICLO

Comenzamos un nuevo ciclo tras las "vacaciones" de Semana Santa. Me replanteo numerosas cuestiones, qué camino seguir y qué decisiones tomar. Quiero enfocar más mi tiempo libro a la lectura, escritura y fotografía. Ello implica sacrificar otras aficiones que quizá lleguen a cansarme en cierto punto, como pueden los juegos on-line o determinados temas informáticos. Todo es cuestión de sacrificarse y de planificar los momentos de la forma correcta.

Al mismo tiempo, empiezan unos meses esperanzadores, donde la luz del día dura más, hay más sol, más ganas de vivir, la luz de la noche es más bella, más ganas de estar y de ser. Necesitábamos estos cambios y estoy ahora con ganas de empezar proyectos que llevo tiempo planificando y que creo que dentro de poco podré comenzar. Mientras tanto, me quedan unos días de un pequeño y nuevo esfuerzo para emprender un nuevo viaje.

lunes, 5 de abril de 2010

MAÑANA O TARDE

El Resucitado, en Linares, procesiona por la mañana. Y creo que así debería ser en todas las ciudades de España. En la mañana del Domingo de Resurrección, Linares muestra gloriosa su procesión, muy querida en el barrio donde nace y muy popular en la ciudad, que la espera en cualquier parte de su recorrido. La hermandad crece un poquito más cada año, siendo ya una de las grandes de la ciudad. El número de penitentes, la calidad de las cuadrillas, el nivel de las bandas y la riqueza de los pasos es cada vez mayor, orgullo de la Semana Santa linarense.

Una vez regresé a Granada, la hermandad de la Resurrección realiza su estación de penitencia por la tarde y se encierra sobre las 11 de la noche. En Granada hay dos hermandades, por un lado, Resucitado y Alegría, y por otro lado, Resurrección y Triunfo. Por primera vez, la Hermandad del Resucitado cambió el horario y decidió salir por la mañana. Según los granadinos, un acierto. La Hermandad de la Resurrección, simplemente adelantó la hora de la salida. De todas formas, tras tantos días de procesiones, se nota y mucho que ya el cansancio hace mella, el frío acompañó y que por mucho que adelantaran la hora, encerrarse a las 11 de la noche cuando el lunes se trabaja sigue siendo algo inadecuado para una hermandad de Semana Santa, más aún siendo una hermandad de barrio. Y es que las dos últimas horas fueron prácticamente "comiendo calle" y las bandas apenas se dejaron escuchar. Las procesiones también pueden llegar a aburrir cuando el cansancio, el horario y otros aspectos no son los acertados. Afortunadamente, sólo es una semana al año...

domingo, 4 de abril de 2010

VIDA Y MUERTE

Mañana, lunes de Pascua, volveremos a la rutina en muchos lugares de España. La Resurrección de Cristo tras su muerte viene a renovar el mismo ciclo que cada año comienza y termina. Ya hay quien cuenta los días, en los calendarios cofrades, que faltan para la Semana Santa de 2011. Sinceramente, yo no soy de esos. Porque todo termina llegando y la experiencia me ha demostrado que no por mucho esperar se va a disfrutar luego más y/o mejor. Todo tiene su tiempo, todo tiene un principio y todo tiene un final. Lo bello es saber estar en el momento. Prolongar el tiempo es innecesario y prolongar los acontecimientos es patéticamente inútil. Cuánto más esperemos determinado acontecimiento más estaremosa acortando nuestras vidas.

Por mi parte, una nueva reflexión surge de mi mente y de nuevo, es probable que tome determinadas decisiones para que, de nuevo, puda desviar ligeramente el rumbo en estos difíciles pasos que hay que dar en la vida. No puedo estar eternamente esperando a que suceda tal o cual cosa. Tengo que dedicarme más a mis aficiones y no tomarme las cosas tan a pecho. Porque sobre todo, si vas a pecho descubierto, terminan hiriéndote. Y la vida son días, y además no tenemos billete de vuelta.

Gran Semana Santa, seguramente irrepetible e inigualable, ojalá que el año que viene vuelva a pasarla en Linares casi por completo, pero eso es algo que no podemos saber aún. Ahora me quedan mis pequeños instantes, plasmados en mis fotografías, que seguramente se convertirán en horas y horas de visionado y disfrute personal. El ciclo sigue, en mayo, las cruces, en agosto, la feria... Y el año que viene, Dios dirá...

sábado, 3 de abril de 2010

EL GUSANILLO

Cada Viernes Santo me ocurre lo mismo. Me acuerdo de los míos, de los que fueron mis compañeros de la Banda de Cabecera de la Expiración, de mi Cofradía, del saber estar y del reconocimiento popular en cada una de las calles por las que caminan sus pasos. Y fue un gran día en el que por fin me desquité de años anteriores, que venían siendo muchos, y pude hacer un gran reportaje fotográfico. Y no sólo a mi cofradía, sino a todas las cofradías de Linares desde que el martes santo llegué desde Granada. El tiempo me lo debía, los acontecimientos de años anteriores también, me lo merecía y por fin pude disfrutar de la fotografía y de la Semana Santa, dos de mis pasiones, al mismo tiempo.

Y es que el extraño virus que se apoderó de toda la Semana Santa del 2009 de mi familia, incluidos mis sobrinos, hizo que todos fuéramos cayendo y cuando no era uno, era otro el que enfermaba con vómitos y malestar general. Este año el Nazareno por fin lo pude ver salir, y desde un lugar privilegiado, gracias a mi amigo Jaime Jerez. Me desquité del año anterior, la espinita que tenía clavada, y luego por la mañana, en carrera oficial, completé las fotografías del Nazareno. El cambio de la hermandad en los últimos años ha sido espectacular, y creo que lo mejor es venir en Semana Santa cada 3 años, más o menos. Se observa mucho mejor la evolución de la misma.

El Descendimiento también me pareció que lleva una gran evolución, la Banda de cabecera creo que en carrera oficial estuvo magistral, y la procesión en sí me gustó bastante, con un grandioso cuerpo de mantillas. La Semana Santa de Linares va creciendo, si bien creo que algunos pasos van algo corto de costaleros, y el costalero es una figura fundamental en las procesiones y tenemos que cuidarlos. Mañana la última de las procesiones, en Linares... porque en Granada, el resucitado procesiona por la tarde y si Dios quiere, mi cámara fotográfica volverá a captar momentos irrepetibles.

viernes, 2 de abril de 2010

DOLORES, ROSARIO, AMARGURA...

... y podríamos seguir. Hay momentos únicos que apenas duran unos instantes. La tarde del jueves santo en Linares es uno de ellos. Podemos estar tranquilamente en cualquier punto de la ciudad y escoger la estampa que queramos contemplar y que tiene lugar es distintos puntos de la misma. La Virgen de los Dolores, la Virgen del Rosario, la Virgen de la Amargura, cada una en su discurrir, en su caminar, y que coinciden en la calle apenas 2 horas. Todo un año esperando quizá esas dos horas para después no saber qué momento grabar en nuestra memoria.

Es difícil escoger el mejor momento de la tarde del jueves santo. Y si añadimos a esto que capillas como la de la Esperanza o la del Mayor Dolor están disponibles para ser visitada, seguramente que el cofrade no puede tener queja para vivir una tarde llena de emociones. No me voy a pronunciar sobre cuál hermandad me gustó más y cual menos. Sobre opiniones no hay nada escrito. Aún así, debo decir que una de las cofradías me gustó mucho, otra me sorprendió por su evolución y la otra continuó su buen trabajo de los últimos años. También debo decir que llevaba 4 años sin vivir un jueves santo como el de ayer en Linares. Quizá alguno pueda deducir a qué cofradía me refiero según las descripciones personales anteriores...

Me hubiera gustado realizar más fotos de todas y menos de ninguna, pero llegados a cierta edad hay que dosificar esfuerzos, vigilar los pasos andados y planificar bien las intenciones, teniendo en cuenta cómo salvar el gentío. Afortunadamente, uno le echa un poco de "morro" y metiendo el cuerpo por mitad de la procesión, con una cámara "profesional" y la experiencia de otros años, intentando no molestar, se puede estar en primera plana sin faltar al respeto de los espectadores. Podría poner ahora mismo incluso fotos de la Expiración, cuando aún no se ha encerrado, pero esperaré a mañana. Tras este descanso, el Santo Entierro y el Descendimiento compartirán espacio en el disco de mi cámara de fotos. Llevo más de 2500 fotografías y aún me quedan 3 hermandades.
DÍA GRANDE

Día grande en la Semana Santa linarense el vivido ayer en la tarde del Jueves Santo. La vida sigue y la Semana Santa más aún, por lo que ahora únicamente dejo un adelanto de lo que fue un grandioso día, con magníficas estaciones de penitencia y, como no, grandiosas fotografías realizadas con la D90. El cansancio va haciéndose notar y el Viernes Santo es otro gran día, con lo cual mi cámara vuelve a estar preparada para fotografiar los mejores momentos que de de sí el día. Agradezco también a mi amigo Jaime que me ha brindado la posibilidad de realizar fotografías desde un balcón, la cual no he desaprovechado y las hermandades que han pasado por el lugar disponible también han sido capturadas por la cámara desde tal privilegiado lugar.

En próximos días intentaré añadir alguna fotografía más, del Jueves Santo y del Viernes Santo. Ahora me espera otro "duro" día de procesiones y fotografía.

jueves, 1 de abril de 2010

LA SOLEDAD DEL FOTÓGRAFO

El fotógrafo debe buscar su propia soledad para obtener los resultados deseados. Es inútil tratar de fotografiar las ideas de otros, de la misma manera que es imposible leer la mente de la gente. Salir a fotografiar con conocidos, amigos o familiares que no tienen la misma intención, es sinónimo de desatender a los mismos al tiempo que no encontramos la concentración deseada para obtener la fotografía que buscamos. El fotógrafo debe ser solitario, y es triste, pero es la realidad. Otra opción es ir con otro fotógrafo, pero entonces se mezclarán las ideas, los planos, y se intentará copiar lo que hace el otro, lo que se le ocurre al otro, hacer mejores fotografías que el otro. 

Igual que el penitente lleva su cruz, de manera anónima, solitaria, sabe llevar su carga en el anonimato, el fotógrafo es un ser también anónimo. Las fotos estarán para la posteridad, y seguramente algunas o muchas sean publicadas en libros, carteles, boletines... pero nadie jamás lo sabrá. Ni el propio fotógrafo lo sabe. Disparar y mirar. Volver a disparar, volver a mirar, volver a disparar... Y frente a los pasos, el fotógrafo es observado por cientos de personas que quieren ver la procesión. Esas mismas personas que meses más tarde, o años más tarde, tendrán en sus manos ese libro o cartel que el mismo fotógrafo meses atrás consiguó plasmar con su soledad, mientras era observado, dudando de si hacía bien o mal, de si molestaba, de si estorbaba a los espectadores...

Pasó el miércoles santo de la misma manera que el martes santo. Aprendiendo, intentando controlar cada vez mejor una máquina nueva, experimentando nuevas opciones, probando nuevas posibilidades... El Cristo de los Estudiantes y la Virgen de la Consolación fueron testigos, por las calles de Linares, de que sobre todo hay muchas ganas de Semana Santa. Y eso es buena señal. Las fotografías salieron beneficiadas, y pienso que cada día irán saliendo mejor. Después, en torno a las 12 de la noche, el fotógrafo, sumergido de nuevo en su soledad, retrató la cruz del Via Crucis, un acto de fe que ni siquiera se puede considerar procesión. Creo que menos acompañado que otros años, seguramente igual de esperado por el gentío en aquellas calles cercanas al casco antiguo de la ciudad. Y ahí habrá siempre un fotógrafo. Buscando la realidad para después compartirla con los demás.