martes, 30 de marzo de 2010

UN PUNTO DE INFLEXIÓN

EL lunes santo de 2010 será tomado como un punto de inflexión en la manera de tomar fotografías. Por la mañana por fin me llegó mi nueva cámara, una Nikon D90, y qué mejor día para estrenarla... Los resultados son, cuando menos, satisfactorios. Desgraciadamente, la lluvia deslució la semana santa granadina. Cayó un pequeño chubasco en torno a las 8 menos cuarto de la tarde. En ese momento, yo ya había visto la procesión de los Dolores, la del Cristo del Trabajo y Virgen de la luz llevaba 4 horas en la calle y el Huerto estaba saliendo y a la Cruz de Guía le faltaba torcer la esquina para encontrármela frente a frente.

Aún encontrándose en la salida, la hermandad hizo caso omiso a la lluvia y siguió su camino como si nada. Eso sí, cuando el paso llegó a nuestra altura, pudimos comprobar que llevaba los plásticos puestos y no vimos la composición del mismo. Cuando pasó el palio, el agua había dejado de caer. Por la radio nos enteramos de que el Rescate decidió dar marcha atrás en cuanto empezó a llover, el Cristo del Trabajo se metió en la catedral en menos que canta un gallo, y la hermandad de los Dolores hizo como la del Huerto, caso omiso a la lluvia y para adelante. A las 9 de la noche, la hermandad de San Agustín aplazó la salida y a las 9 y media decidieron no salir. Así que Granada se quedó con dos hermandades en la calle y otra resguardada en la Catedral, la cual debido a que su sede canónica era la más lejana (una iglesia del Zaidín), decidieron regresar al templo hoy Martes Santo.

Así que, sentados en los aledaños de la catedral, esperamos pacientemente hasta que el Huerto salió por la misma mientras probaba todas las posibilidades de mi nueva cámara. Los resultados, para mi, son espectaculares. Con un tiempo de exposición de 1/25 y un valor ISO de HI 0.3 (el equivalente a 4000ISO) pude hacer fotos como esta donde se comprueba que la cámara trata el ruido de una manera espectacular. La foto no está hecha usando el flash. Viendo ahora el manual, estoy viendo que hay opciones para reducir el ruido que aún no he investigado, y además, la cámara aún tiene dos niveles más de ISO (hasta el HI 1.0, equivalente a ISO 6400).

Aparte de los niveles de ISO, que en la D70 "sólo" llegaba a 1600 y es una de las cosas que más me ha llamado la atención, los colores son muy nítidos, la pantalla integrada grande y completa, el flash con la D70 tenía 5 niveles de potencia y ahora tengo unos... 30 o más, 11 puntos de enfoque frente a los 5 de la D70, la posibilidad de realizar las fotografías desde la propia pantallita de la cámara, la duración de la batería, la opción de grabar video con audio, la velocidad a la hora de fotografiar... y el doble de megapíxeles que la D70. Una gran cámara y sencilla de manejar si estás acostumbrado a Nikon, la cual intentaré sacar el máximo de potencia estos días en los que encontraréis por las calles de Granada y Linares haciendo fotos de semana santa. Y no he dicho que la D70 sea mala cámara. Es un maquinón también, que no me ha fallado en los casi 6 años que la he tenido en mis manos. Espero que la D90 me de el mismo rendimiento.

2 comentarios:

  1. Hola, gracias por tus aportaciones. Igualmente, feliz semana santa para tí y para todos los lectores del blog.

    ResponderEliminar