sábado, 20 de marzo de 2010

LUCES Y SOMBRA

Luces y sombras. Gastamos sin necesidad, derrochamos en cosas inútiles y no miramos por los demás. Luz y oscuridad. Vida y muerte. Claroscuro invertido, claridad sin dolor, viento superpuesto al amor indefinido de las palabras. La dulzura se multiplica, se intuye, se siente en la mano que da de comer a quienes nos importan, y a quienes no nos importan, pero nos dan pena. Esa es la caridad de los decentes, la caridad de los mismos que después buscan caridad, otro tipo de caridad pero igual de reconfortante. La vida es signo de fortuna, de querer nacer por haber sido elegido o por haber tenido la mala fortuna de ser el menos deseado, el más nombrado. Captamos instantes que después rebuscaremos en nuestra memoria como imborrables. Buscamos recuerdos que después nos recordarán el futuro y nos hará olvidar el pasado. El presente no existe. Con el simple hecho de pronunciarlo, se convierte en pasado. En eso consisten las luces y las sombres. La luz que viene es la sombra pasada. Y eso es algo que no podemos cambiar, ni siquiera lo podemos elegir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario