jueves, 25 de marzo de 2010

DONDE TRES HUEVOS...

...son dos pares. Frase popular que se dice mucho en Linares. Aún recuerdo aquella noche oscura en la que el trabajo me daba un respiro. En poco más de dos años habré estado unas 500 noches despierto, en vela, velando por la seguridad de toda una provincia, sin poder pegar ojo. Y las noches que no trabajaba, me dormía tan tarde que casi no merecía la pena ni intentar acostarse. Aquella noche cogí tres huevos y los puse en la mesa. Apagué todas las luces y la oscuridad se hizo inmensa. Encendí dos velas y simulé la iluminación de un planeta (huevo) o varios con respecto a una vela (el sol) y el efecto de luces y sombras que en los huevos producía la rotación de estos sobre las velas. Cogí mi cámara de fotos y capté más de 100 instantáneas para después comprobar los resultados. Y es que este tipo de fotos son mis favoritas. Fotos sin flash, donde la cámara es la auténtica protagonista con elevados tiempos de exposición de la fotografía. Fotografías de 5 segundos, 10 segundos, captando la luz ambiente, realizando movimientos con las velas y/o las cerillas. Es una forma más de aprender, de observar, de analizar lo ocurrido, de comprender el funcionamiento de las cosas. Menos mal que no me dio por hacerme después una tortilla, a las 3 de la madrugada no era hora de despertar al resto de compañeros de la casa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario