miércoles, 17 de marzo de 2010

CINISMO RUBIO

El cinismo y la falsedad van de la mano. Quienes no valoran lo que tienen, no saben lo que deben valorar. Por mucho que intenté ir de frente, ella no me dejó. Hubo un tiempo que ni "comía" ni "dejaba comer". Jugó sucio y a dos bandas, y luego se comportó como si no hubiera pasado nada. Es difícil de entender ciertos comportamientos. Parece que, cuando eres útil, interesas, pero cuando no eres útil, cuando empiezas a revelarte, a mostrarte evasivo, a empezar a dejar las cosas claras, ya no interesas... o mejor dicho, interesas mucho más para favores especiales, y de paso, realizar algún que otro halago.

Evidentemente, todos buscamos algún tipo de beneficio, porque dudo que hoy en día alguien regale algo. Por eso, lo mejor es que se olvide el pasado y únicamente se piense en el presente. Y mi presente nada tiene que ver con el suyo. Me duele actuar de esta manera, porque los sentimientos, aparte de los beneficios, también existen, pero ha sido la única manera de que ella se haya ido olvidando, progresivamente, de mi. A pesar de todo creo que no las tengo todas conmigo, cuando un fin de año reciente, con todo ya olvidado, observé, atónito, cómo intentó de nuevo entablar un nuevo vínculo... es increíble hasta donde llega el cinismo de la gente. Y lo peor de todo, haciéndose la víctima... Parece que aún no se ha enterado de que no quiero saber nada de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario