miércoles, 9 de diciembre de 2009

MI QUERIDO SPECTRUM

Mirando uno de los estantes de mi estantería, aún veo mi viejo Spectrum, aquel que me acompañó en la infancia y en la adolescencia, en aquellos finales años 80 y principios de los 90 con su decadencia, derrotado por los procesadores de 16 bits. Gracias a aquel ordenador se desarrolló mi imaginación, empecé a interesarme por la informática y aprendí más inglés que en todos mis años de estudio.

Hoy día hay quien aún lo conserva, como un tesoro. Había juegos increíbles, sorprendentes e inimaginables. Casi inexplicable que, en 48 kb de memoria, y si eras afortunado y la compañía que desarrollaba el juego, realizaba una versión de 128 kb, pudieran hacer tantas y tantas cosas en tan poco espacio de memoria. Hoy día, con 48 kb de memoria apenas podrás escuchar 2 segundos de una canción en mp3, tener una foto de unos poco píxeles y de mala calidad o un par de líneas en una carta en formato .pdf. Y es que la inteligencia humana asombra, y más por aquel entonces que ahora, donde existía necesidad. Muchos seríamos felices si nos hubiéramos estancado en aquella época. La época del Spectrum, Amstrad, Commodore y MSX...

No hay comentarios:

Publicar un comentario