martes, 1 de diciembre de 2009

LA TRISTEZA DE LISTA DE SCHINDLER


Cuando estoy triste, escucho esta banda sonora. Magnífica y grandiosa la composición de la misma, es increíble cómo se ajusta a la película. El violín suena limpio y nítido, y las notas musicales llevan en sí mismas la tristeza de la Lista de Schindler. Y últimamente, escucho este disco más de lo que debiera, y creo que eso no debería ser normal. Sin embargo, aunque no estuviera triste, la escucharía igual, porque es mi banda sonora favorita. Ojalá la hubiera firmado Knopfler, pero no fue así. Todas las bandas sonoras de Knopfler van justo detrás de esta, y que eso lo diga yo, tiene su mérito.

La Lista de Schindler es una Banda Sonora que me hace sentir cosas que no siento con otras músicas, con otras orquestas, con otras composiciones. Desde la primera hasta la última canción, hasta el último tema, es una música que me hace reflexionar, pensar, ver el futuro, querer volver a vivir el pasado y recordar lo que un día fuimos y ahora... mejor prefiero no pensar y volver a escuchar el disco. Toda una delicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario