miércoles, 23 de diciembre de 2009

LA NAVIDAD DE LOS NECIOS


No deberíamos tener problemas a la hora de decir las cosas claras y a la cara. Pero la realidad es bien distinta. Esto es otro tema que dejaremos para otro día. Estamos en fechas navideñas y no podemos dejar de ver en los medios de comunicación la solidaridad de los famosos y de los ricos en estos días. La Navidad es para los niños. Yo fui niño y por eso lo sé. Y los padres se esfuerzan al máximo para, precisamente, que la Navidad sea para los niños. Esto es innegable y todos debemos seguir haciendo que este hecho sea posible. Precisamente se celebra el nacimiento del Niño Jesús.

La Navidad de los necios es otra Navidad bien distinta. Es aquella Navidad en la cual, precisamente porque "es Navidad", tenemos que hacer lo mismo que todos los años. Nos imponemos obligaciones absurdas que debemos de cumplir o "quedaremos mal" ante... quizá ante alguien que nos da igual quedar mal, pero preferimos ser políticamente correctos. Muchos no saben qué celebran siquiera. Simplemente hay que atiborrarse de comida y de bebida, cantar villancicos y tratar de ser "buenos". La Navidad de los necios es la que vivimos el 95% de la población, yo incluido, en la que tiramos comida en Nochebuena y después vemos a los mismos mendigos pedir limosna en la puerta de cualquier iglesia. Y nuestra reacción es la misma que si no fuera nochebuena: ignorar al mendigo. Como cualquier otro día del año. Ese mendigo lo único que quiere es comer. Le da igual que sea nochebuena o cualquier otra noche. Por tanto, deduzco que todos somos necios, incluido ese mendigo, que cree que por ser la noche que es, va a poder acumular más dinero que cualquier otro día. Desgraciadamente, no es nochebuena todos los días. Desgraciadamente.

1 comentario: