jueves, 31 de diciembre de 2009

COTILLONES


Vestidos espléndidos y trajes bien planchados, a juego con la corbata. Collar de fiesta al cuello, cubata en la mano y matasuegras en la boca. Gorrito en forma de cono opcional. Antifaz por unos minutos. Media España se irá esta noche de cotillón. La otra media se sumirá en la tristeza de pensar que ha pasado un año más y que nos hacemos viejos. Con la victoria de los kilos ganados por la cena de Nochevieja y con la derrota de los años perdidos.

Si el 2009 ha sido bueno, al fin y al cabo, tenemos algo que celebrar: que hemos disfrutado todo lo que hemos podido y que nos quiten "lo bailao". Si ha sido malo, celebramos al menos la posibilidad de que el año 2010 sea mejor. Pero en el fondo, para esa mitad que no se va de cotillón, es una noche más en la que podemos tragarnos la basura que nos pongan en la tele y pasar el rato jugando alrededor de la bandeja de mantecados o simplemente perder unas horas de sueño.

También fue joven, aunque tardío, y responsable, aunque con demasiada prontitud. Por eso apenas habré ido a 4 cotillones, así, a ojo de buen cubero. Y no puedo afirmar que lo pasé mal, sobre todo cuando vas con los amigos de verdad y pensando en amortizar el coste de la entrada. Pero sí que es inevitable comparar aquellos tiempos con los de ahora. Los que estábamos, y los que, en unos años, estamos... y tan cambiados. Celebremos simplemente que vamos a vivir un día más. Y eso es algo que deberíamos celebrar a diario. Y ahora, a pensar que nuevas promesas vamos a intentar dejar de cumplir. ¡De verdad que a partir del 1 de enero voy a... ! FELIZ 2010.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

¿QUIEN ERES?


Aún me estremezco cuando observo esta mirada. Esta foto guarda un especial cariño para mi. La hice un 28 de Marzo, concretamente del año 2002, con mi primera cámara digital con pantallita LCD. Eran las 17:29 horas. Y mi cámara captó esta instantánea. Decidí presentarla al concurso que, por entonces, convocaba el Ayuntamiento de la ciudad. Y esta foto, tal cual está, en blanco y negro, fue premiada con el segundo premio en dicha categoría. ¿Qué fue lo que llevó al jurado a que la foto fuera premiada? Quizá vean lo mismo que yo, pero no sepan explicarlo.

Yo veo una mirada triste, sobrecogedora, escondida por los ojales de un caperuz sin cartón, igual de triste, caído por su propio peso y amortiguando el dolor de la cruz. Veo una mirada fija, que sigue el cortejo más allá del horizonte pero que no puede ver más que la túnica del penitente que lleva delante con la madera de su propia cruz. Veo una mirada alentadora, esperanzada, blanca como los guantes que agarran con fuerza el perdón de nuestros pecados.

Casi 8 años después, cuando observo de nuevo esta foto, me sigo realizando la misma pregunta, sigo sin despejar la incógnita de saber quien es el alma que camina lentamente llevando una cruz con la mirada. Ni siquiera sabría decir de si se trata de un hombre o de una mujer... ¿Quien eres? Simplemente, un penitente orgulloso de acompañar a Nuestra Señora del Rosario.

martes, 29 de diciembre de 2009

ESPERANZA, ESPERANZA, ESPERANZA...


Hablar de Esperanza es hablar de mi Virgen. Aquella a la que le tengo más devoción y que siempre tiene un rincón en mi corazón. Pero si nos paramos a pensar, cualquier advocación es digna de ser respetada y, por tanto, de ocupar el mismo lugar en el corazón que ocupa la Virgen de la Esperanza. Cuando observo otra Virgen distinta, en el fondo estoy viendo a mi Virgen de la Esperanza pero de una forma diferente a como es en realidad. Porque no sólo tenemos Esperanza, tenemos también Dolor, Paz, Alegría, Consuelo... y todas merecen el mismo respeto. Al fin y al cabo estamos hablando de la Madre de Dios. Esta foto va dedicada a mi amigo Jaime, de la banda del Santísimo Cristo de la Expiración, banda que será siempre mi banda y que, al igual que la Virgen de la Esperanza, tendrá un lugar en mi corazón de por vida.


Y si mis conocimientos no me fallan, esta preciosa manigueta (espero no meter la pata con los términos cofradieros, que tan bien manejaba hace algunos años y que actualmente me cuesta recordar, quizá por falta de práctica...) pertenece a un magnífico paso de palio de una gran cofradía linarense. Y no me refiero a la de mi Virgen de la Esperanza... seguro que alguno de los que me leéis sabéis a qué paso pertenece, no es tan difícil. La verdad es que cuando pase la Navidad, estaremos casi percibiendo el olor del incienso y tengo unas ganas locas de ir poniendo en el blog muchas de las más de 10.000 fotos personales que tengo de Semana Santa, tanto de Granada como de Linares, desde el año 2000 hasta la actualidad...

lunes, 28 de diciembre de 2009

NAVIDAD EN GRANADA


La Navidad en Granada viene a ser más o menos igual que en el resto de ciudades importantes de España. La iluminación varía y se adapta a las calles anchas y avenidas céntricas donde está situada, si bien no es muy abundante si tenemos en cuenta el tamaño de la ciudad. Hay ciudades más pequeñas con una iluminación similar, si bien acorde a sus calles más estrechas y menos alargadas.

Por lo demás, la gente entra y sale sin cesar de los comercios, tiendas y grandes almacenes, cargados de bolsas con las compras y los regalos que estos días se llevan tanto. Si bien hay ciudades, como Granada, que la cantidad de gente es desproporcionada comparada con el tamaño de su centro comercial y urbano. De todas formas, luces hay en todos lados, tiendas hay en todos lados y gente comprando también hay en todas partes. Gracias a todos por hacer que mi blog haya alcanzado ya las 1000 visitas en menos de dos meses de vida.

domingo, 27 de diciembre de 2009

ESCLAVOS DEL PASADO


Es cierto que los recuerdos no se pueden eliminar de la memoria. Tanto los recuerdos buenos como los recuerdos malos perdurarán en nuestras mentes un determinado período de tiempo, incluso habrá recuerdos que nos duren mientras tengamos tan sólo un ápice de vida. Lo que no me puedo creer es que en 40 años vividos, todos los recuerdos sean únicamente para olvidar.

Hay gente que usa como excusa un determinado acontecimiento para proclamar a los cuatro vientos que ha sido víctima de 40 años de tortura. Lo pasado, pasado está y es algo que no podemos cambiar. Pero si el odio y el rencor es dueño de nuestra mente, seremos esclavos de dicho pasado para justificar cualquier maldad que se nos ocurra para intentar seguir en el presente. A todas esas personas, les diría que se quedaran con lo bueno del pasado y que lo malo no lo usen para obstaculizar el futuro. Porque el futuro no está escrito, pero si lo escribimos usando las cosas pasadas seguirá siendo igual de triste que nuestro pasado.

Cuando todo va bien no nos acordamos del pasado, y cuando algo va mal rápidamente nos excusamos en el mismo para sentirnos mejor. Mal de muchos, consuelo de tontos.

sábado, 26 de diciembre de 2009

PLANET OF NEW ORLEANS

 Siempre que estoy algo deprimido recurro a mi grupo favorito. Quien si no... Y esta canción es una de las olvidadas y para mi, una de las grandes del grupo. Planet of New Orleans lo tiene todo. Intrumentación, duración, letra y sentimiento. La versión de estudio es increíble, y en directo no existen muchas versiones pues Dire Straits no la interpretó en demasiadas ocasiones durante la gira del 92. Una de las pocas veces interpretadas se puede ver en el video adjunto.

A mi, personalmente, me anima muchísimo, y si le doy volumen más aún, es una delicia escuchar la guitarra de Knopfler haciendo sonar tales notas con tanta energía. Todo un lujo para mis oidos. Aunque para gustos, colores...

viernes, 25 de diciembre de 2009

CARTA A UN ABUELO


Querido abuelo:

No puedo dejar de sentirme mal cuando imagino la mesa de Nochebuena en la casa de mis padres, en la casa de tu hija. Sé que no soy culpable, ni mis hermanos tampoco, pero quizá debamos esforzarnos en hacerlo un poco mejor. Anoche, mi mente abandonó mi cuerpo y estuvo toda la noche con tu hija.

No sé por qué te fuiste ni tampoco sé dónde estás. A los pocos días de irte, te colaste en mis sueños y te despediste de mi. Allí estábamos tus diez nietos, y te vi marchar calle abajo diciéndome adiós con la mano. También te metiste en un sueño de mi madre y le dijiste que ese lugar donde habías ido era un lugar muy bueno, estabas muy cómodo y te trataban muy bien. Espero que sigas así de bien, abuelo. Aquí vamos tirando... a veces hacemos lo que queremos. El resto del tiempo, hacemos lo que debemos. Hace justo 13 años que te marchaste y aún me sigo preguntando qué es lo que te pasó. Si pudieras ver a tus bisnietos, estarías muy orgulloso de ellos. Dentro de poco, tendrás una bisnieta más, y yo una sobrina. Y lo más importante, tu hija tendrá una nieta. Ojalá todo salga bien y mi hermano pueda tener una preciosa niña.

Dicen que en esta vida, todos tenemos lo que merecemos, tarde o temprano. También dicen en una película que lo que hacemos en esta vida, tiene su eco en la eternidad. Irremediablemente, algún día todos haremos el mismo viaje que tú hiciste, y es probable que estemos en el mismo lugar. Pero me duele tener que esperar tanto para poder estar con la sangre de mi sangre. Y es por eso que estoy así.

Espero que tú, y los amigos que hayas hecho desde que estás en ese lugar, nos ayudes a todos por igual. No hay favoritos porque todos llevamos tu misma sangre. Pero puestos a elegir, si hay alguien que siempre te va a necesitar es tu hija. Así que ayúdala a ella más que a nadie en el mundo.

Dale un beso a la abuela, pero no le cuentes nada. Se pondrá muy triste.

Tu nieto Manuel, orgulloso de llevar tu mismo nombre y tu misma sangre.

jueves, 24 de diciembre de 2009

MI NAVIDAD


Hace tiempo que mi Navidad dejó de existir.

Aquella en la que, el último día de colegio del año, se adornaba el aula y se pintaba con tizas de colores, y no se usaban los libros.

Aquella en la que yo podía estar horas andando alrededor de la mesa del comedor de casa mientras se respiraba el ambiente.

Aquella en la que, aún sin haber amanecido, recuerdo a mi madre haciendo comida con la luz blanca de la cocina encendida. A través de la puerta de la cocina, miraba al patio y comprobaba que en verdad era Navidad.

Aquella en la que mi padre adornó completamente todos y cada uno de los rincones de mi casa con tiras de adorno y bolas de colores.

Aquella en la que la bandeja de mantecados no dejaba nunca de estar vacía por mucho que mis hermanos y yo comiéramos de ella. Hasta 25 kilos de mantecados llegaba a comprar mi madre.

Aquella en la que cada noche, desde antes de Nochebuena hasta Reyes, podía jugar al ordenador a juegos con increíbles gráficos y sonidos que creaban la atmósfera necesaria para creer que era Navidad.

Aquella en la que mi tía Maruja me regaló un futbolín y que, al final, estuve toda la vida arrepintiéndome porque podría haber elegido el barco pirata de Playmobil.

Aquella en la cual no tenía que elegir dónde pasar la Nochebuena y dónde pasar la Nochevieja, porque el único sitio era mi humilde casa. Al principio, a veces estábamos con mis tíos... con el paso de los años, solos.

Aquella en la que preparaba bolsas el día de la Cabalgata de Reyes y la veía varias veces hasta conseguir llenar las bolsas de caramelos. Y después, le daba caramelos a mi abuelo y me acostaba nervioso, aún sabiendo lo que iba a tener el día siguiente.

Aquella en la que, siendo muy pequeño, me acosté con una linterna escondida en la cama la noche de Reyes para intentar ver a los mismos entrando en mi habitación. Me propuse no dormir en toda la noche para conocerlos. No lo conseguí. Quizá porque se lo dije a mis padres... debí no haber dicho mi declaración de intenciones.

Aquella en la que mi abuelo se sentaba en la mesa con nosotros. Mi última Navidad.

Nada de esto queda. Mi Navidad son recuerdos, y éstos sólo existen en la mente de cada uno. Mantendremos la ilusión de los recuerdos, pero difícilmente mantendremos la ilusión por la Navidad. Y tal día como hoy, cuando miro al pasado para intentar mejorar el futuro, me doy cuenta de que no escarmentamos, de que no aprendemos de nuestros errores y de que, dejaremos, queramos o no, que la Navidad siga minando nuestros lazos y nuestros sentimientos. No será por falta de experiencia...

Feliz (o triste, según se mire) Navidad a todos.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

LA NAVIDAD DE LOS NECIOS


No deberíamos tener problemas a la hora de decir las cosas claras y a la cara. Pero la realidad es bien distinta. Esto es otro tema que dejaremos para otro día. Estamos en fechas navideñas y no podemos dejar de ver en los medios de comunicación la solidaridad de los famosos y de los ricos en estos días. La Navidad es para los niños. Yo fui niño y por eso lo sé. Y los padres se esfuerzan al máximo para, precisamente, que la Navidad sea para los niños. Esto es innegable y todos debemos seguir haciendo que este hecho sea posible. Precisamente se celebra el nacimiento del Niño Jesús.

La Navidad de los necios es otra Navidad bien distinta. Es aquella Navidad en la cual, precisamente porque "es Navidad", tenemos que hacer lo mismo que todos los años. Nos imponemos obligaciones absurdas que debemos de cumplir o "quedaremos mal" ante... quizá ante alguien que nos da igual quedar mal, pero preferimos ser políticamente correctos. Muchos no saben qué celebran siquiera. Simplemente hay que atiborrarse de comida y de bebida, cantar villancicos y tratar de ser "buenos". La Navidad de los necios es la que vivimos el 95% de la población, yo incluido, en la que tiramos comida en Nochebuena y después vemos a los mismos mendigos pedir limosna en la puerta de cualquier iglesia. Y nuestra reacción es la misma que si no fuera nochebuena: ignorar al mendigo. Como cualquier otro día del año. Ese mendigo lo único que quiere es comer. Le da igual que sea nochebuena o cualquier otra noche. Por tanto, deduzco que todos somos necios, incluido ese mendigo, que cree que por ser la noche que es, va a poder acumular más dinero que cualquier otro día. Desgraciadamente, no es nochebuena todos los días. Desgraciadamente.

martes, 22 de diciembre de 2009

LOTERÍAS Y BELENES


Exactamente, hace 9 años, tal día como hoy, ya había llegado a la Estación de Linares-Baeza. Mi tren salió muy temprano de Atocha, y a las seis y media de la mañana yo ya estaba en pie preparando la maleta. Aquel año 2000 fue el primero que vivía fuera de Linares, y conseguí días de vacaciones para poder estar en estas fechas tan señaladas con la familia. Hacía un día radiante, despejado y soleado, aunque con bastante frío. Me subí al tren con mis walkman y, auriculares al oído, me escuché por la radio todo el sorteo que se celebra todos los días 22 de diciembre de cada año. Pasé una gran Navidad y disfruté todo lo que pude con los amigos y la familia, visitando belenes y saliendo por la noche hasta altas horas.

Hoy en día, todo es diferente. Mis amigos han cambiado. Ni para bien, ni para mal. Simplemente en edad. Mi familia ha cambiado. Además, ahora hay más miembros. Mi situación ha cambiado. Mi ciudad de residencia ha cambiado. Incluso el día, es distinto. Aquel día era frío aunque inmejorable en cuanto a sol y alegría. Hoy, llueve. Quizá el que haya cambiado más, sea uno mismo. Eso sí, hay una cosa que no cambia. Y es que la lotería de Navidad nunca toca.

lunes, 21 de diciembre de 2009

UN PASEO POR GRANADA


Granada tiene cosas que el resto de ciudades no puede imaginar. Algunas son buenas y otras son menos buenas, aunque todas, sorprendentes. Hace unos meses estuve un día entero haciendo fotos por la ciudad, y la verdad es que nunca dejará de sorprenderme. No hablo de la Granada monumental, ni de la Granada moderna, ni de la Granada árabe o histórica... hablo de toda Granada, y eso es difícil de sintetizar en apenas un par de frases.

Esta es una de las fotos que más me gustó de todas las que hice aquel día. Granada tiene gente que es capaz de permanecer inmóvil a los ojos de cualquiera, y gente dinámica que no advierte todo lo que tiene a su alrededor. Granada es una bella ciudad donde la diversidad de las culturas que en ella están contenidas nos muestran la riqueza de la ciudad. Por eso dije que los monumentos sólo son una pieza más de la complejidad de Granada. Como se puede ver en la foto, se plasma la quietud y el movimiento de la gente, la normalidad y el esplendor de sus edificios, y, sobre todo, la naturalidad de la vida que rodea a toda la ciudad en cada uno de sus rincones. Y es que, como ya dice el dicho, todo es posible en Granada...

domingo, 20 de diciembre de 2009

SEMANA SANTA DE MI INFANCIA


Y en aquella noche oscura de mi infancia, las luces se apagaban al paso de la procesión. Sombras paralelas y rectilíneas, cada vez más cercanas, me indicaban, a lo lejos, que la hilera de penitentes avanzaba hacia mí. Mis zapatos nuevos rechinaban por la cera caída de las velas de otras hermandades en el suelo embaldosado de aquella calle. Y el brillo de la Cruz de Guía me indicaba la distancia exacta de la procesión mientras yo lo único que hacía era contemplar la belleza del ambiente. Y esperar. Esperar a que el paso lento de los penitentes avanzara hacia mí. Mi padre se encendía un cigarro y mi madre sostenía en brazos a mi hermano pequeño. Y ahí estaba yo. Un niño de tan sólo 6 o 7 años que veía cómo avanzaban hacia él más de 400 años de historia. La gente enmudecía al paso de los penitentes y conforme se acercaba el Cristo Yacente, más y más silencio se escuchaba. El murmuro se convertía en escándalo aquella mágica noche de mi infancia.

sábado, 19 de diciembre de 2009

SIGUIENDO SUS PASOS


Mi abuelo fue como un padre para mí. Y su muerte ha sido la muerte que más he sentido en toda mi vida. Allí, en aquel piso de la esquina de la calle Murillo con la calle Julio Burell, volvió a llegar la Semana Santa. Fue la Semana Santa de 1996. Y fue una Semana Santa distinta para mí. La primera Semana Santa sin mi abuelo. Y el Viernes Santo, cuando mi hermandad pasó por ese punto de la ciudad, allí estaba mi abuelo, en el balcón. Creo que nunca me había visto hacer la estación de penitencia. Siempre nos animaba a ver las procesiones, pero él no las veía casi nunca. Cuando estuve a su altura, ya prácticamente en la calle Espartero, levanté la maza del timbal y lo saludé. Detecté un pequeño gesto. Al menos me reconfortó pensar que mi abuelo, por una vez, me había visto en la calle vestido de penitente. Ese mismo año, el veinticinco de diciembre, mi abuelo falleció a las cuatro y media de la tarde. Turbulenta estampa de una tarde grisácea la cual entraba por el mismo balcón donde mi abuelo miraba asomado, unos meses atrás, a sus dos nietos vestidos de penitente con toda la ilusión del mundo. El mismo balcón que elevaba al cielo la Esperanza de mi abuelo de poder volver a su casa de siempre. Ese balcón que no pudo darme el consuelo de ver como mi abuelo volvía a sonreir. Dios siempre es justo, y no quiso que mi abuelo muriera sin que viera a mi madre. Y la vio, y fue lo último que vio, porque mi abuelo esperó a que llegara mi madre, y cuando llegó, la miró, y le sonrió. Y entonces falleció. El resto de la familia llegó tarde. Sólo pudimos verlo sin vida.

Y mi hermandad volvió a pasar por aquella esquina. Y yo, como esperando ver a mi abuelo, volví a mirar hacia aquel balcón. Tenía la Esperanza de volverlo a ver. Pero el balcón estaba vacío. Mi abuelo no estaba en el balcón, pero estaba más arriba. Esta vez no pude verlo, pero él sí que me vio a mí. Y yo noté todo su apoyo. Y estuvo conmigo el resto del recorrido. El año anterior, mi abuelo no me vio y yo tuve que hacerle una señal, tuve que advertirle mi presencia. Este año fui yo quien no lo vio, pero estoy seguro que él sí que me vio a mí. Porque las lágrimas inundaron mis ojos, pero éstos no me hicieron falta. Sólo tuve que seguir los suyos hasta San Francisco.
UNA MIRADA DE ESPERANZA


Estando a escasos centímetros de la Virgen de la Esperanza, con un buen objetivo, se pueden hacer fotos como esta. Siempre me han gustado los primero planos, y esta foto es un ejemplo. No es una foto artística, ni una foto especial... ni siquiera es una buena foto. Es simplemente una foto de la mirada de la Virgen de la Esperanza, que tiene algo especial. Algo cabizbaja, un poco triste, pero a la vez alentadora. Es como si no quisiera mirar hacia arriba porque en esta vida, nunca hay nada resuelto. Hay que seguir siempre luchando para alcanzar nuestros objetivos.

Ayer hice bastantes fotos y quiero ir publicando algunas durante estos días de Navidad. Se acerca la Semana Santa y tengo miles de fotos, así que éstas irán tomando protagonismo cada vez más hasta que pase dicha fecha.

viernes, 18 de diciembre de 2009

ESPERANZA


Hoy ha sido un día grande en muchos aspectos. El día de la Esperanza se cumplieron algunos sueños, aunque tenemos que seguir luchando para que esos sueños puedan seguir latentes en nuestras vidas. Pasito a pasito. Superé la prueba esperada, y mi mujer también. Viajé desde Granada a Linares en uno de los viajes mas peligrosos desde que vivo en Granada, y ya son 5 años, debido a las condiciones meteorológicas. Y a las 8 de la tarde, con el paraguas mojado, entré en la iglesia y avancé despacio. Muy despacio. Y allí estaba Ella.
Parecía estar esperando. Me la encontré sencilla, con su misma mirada de siempre, con su misma comprensión, con su misma Esperanza. Esperanza que sé que nunca hay que perder, aunque en ocaciones es tan sumamente difícil de mantener que te sientes desesperar. Pero luego comprendes que la vida es así. La vida es ilusión, lucha, supervivencia, sacrificación, amargura y alegría al mismo tiempo. La vida es Esperanza. Esperanza mía, Esperanza vuestra. La Esperanza de todos. Y allí estuvimos todos. Porque al final, por mucho que reneguemos, por mucho que desesperemos... siempre pensamos en la Esperanza.

jueves, 17 de diciembre de 2009

IDAS Y VENIDAS


Quien me iba a decir que con lo que me costó sacarme el carnet de conducir me iba a terminar gustando esto de coger el coche y hacer viajecitos. Lo cierto es que terminé acostumbrándome por motivos laborales y hay días en que tengo ganas de coger mi coche e irme por ahí. Aunque no me gusta demasiado hacer viajes largos, entiéndase por viajes largos aquellos que duran más de 2 horas y media o 3 horas.

Este fin de semana voy a realizar un trayecto demasiado conocido para mi. De Granada a Linares y viceversa. La predicción meteorológica anunca frío y lluvia, espero no encontrarme un paisaje parecido al de la fotografía, que ya los he vivido y los he sufrido en años anteriores. Ir a Linares siempre es un placer y siempre lo será, excepto la penúltima vez, que fui sin ganas, pero sin remedio alguno. Aprovecharé para hacer fotos navideñas, que siempre tengo alguna de todos los años, y de pasear todo lo que pueda por mi tierra.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

INCULTURA COFRADE - MICHAEL JACKSON



A raíz de un comentario publicado en un blog que leo de vez en cuando, Costaleros del Rosario, me doy cuenta de que el fanatismo, lo mires por donde lo mires, nunca puede ser bueno. El que me conoce sabe que soy un amante de la Semana Santa de Linares en particular, y de la Semana Santa en general. Por algo soy linarense. Además, soy hermano de la Expiración. Si una banda de música de la ciudad de Linares representa a la misma en un certamen de agrupaciones musicales, como mínimo siento cierto grado de satisfacción. No entro en polémicas mayores. No sé si es correcto hacerlo con la túnica o con una camisa y un pantalón. Hay quienes critican estas bandas por el simple hecho de llevar túnica, porque no interpretan marchas "normales" (y yo pregunto... ¿qué se entienden por marchas normales?), porque tocan bandas sonoras u otras composiciones artísticas, o porque van abriendo filas. Sin embargo, una Agrupación Musical o Banda de Cornetas y Tambores como la de las Cigarreras sí puede interpretar un popurrí al desaparecido Michael Jackson, como se puede ver en el video. ¿De esto sí ha dado el visto bueno el Vaticano? Tampoco lo critico y la verdad es que es una forma más de darse a conocer.

Tiramos piedras sobre nuestro propio tejado, quizá porque nos gustaría estar en el ajeno, pero nos es imposible. Y lo peor es que nos ciega el fanatismo. Me dan pena estas personas que critican todo lo que no les gusta sin aportar soluciones y que después no saben ni mirarse su propio ombligo. Tengo que leer barbaridades como las que dicen que tocar un intrumento con túnica no es hacer estación de penitencia. ¿Salir tocando con gorrilla a cara descubierta sí lo es? Ni alabo ni critico a unos ni a otros. Sólo pido que se respete todo tipo de manifestación de fé. Estar en una banda de cabecera es hacer estación de penitencia, sus miembros son hermanos de la cofradía como cualquier otro hermano de luz o costalero.


Por la misma regla de tres, Una Virgen no debería salir a la calle nunca excepto el día establecido dentro de la Semana Mayor y según los estatutos de la Cofradía. Y sin embargo, éstas parecen estar deseando que sea el aniversario que sea, o que ocurra cualquier acontecimiento, para sacar a la imagen a dar una vuelta por el barrio o por la ciudad. Soy el primero en criticar que los penitentes se levanten el caperuz, que se luzcan, que se hagan fotitos y demás parafernalias, pero jamás insultaré ni menospreciaré la labor que con tanto esfuerzon realizan cada uno de los colectivos de la ciudad. Lo que me da pena es que para defender unos argumentos se utilice el insulto, y que el blog que antes mencioné perjudica principalmente a su autor y a su cofradía. Desde luego, los comentarios no hacen honor al nombre del blog. Nuestra Señora del Rosario, a la cual quiero como a todas las demás imágenes de mi ciudad, no se merece tal trato.

martes, 15 de diciembre de 2009

EL DESPOTISMO ILUSTRADO


No entiendo mucho de política, ni falta que me hace. Lo justo y necesario. Mientras algunos se tienen que ganar el día a día en esta injusta sociedad, otros viven felices en la ignorancia de la desilusión de los demás. Observas que para un puesto de trabajo se presentan decenas y/o centenas de personas mientras a la vez fanfarronean de cuánto van de compras, los programas que ven en la tele, la tarifa de la piscina climatizada (o el gimnasio, o la sesión de belleza...) y de la preparación de las fiestas que se nos avecinan. De mal gusto es presumir de todo esto, suponiendo que estás donde estás porque buscas trabajo.

Me recuerda a la época del siglo XVII del despotismo ilustrado, donde los monarcas gobernaban para el pueblo "pero sin el pueblo". Es decir, yo lo quiero todo, pero que trabajen otros. Eso sí, voy a presentarme a todas las pruebas y entrevistas que pueda para ponerlo más difícil al resto de la humanidad. Quizá no sepamos la importancia de las cosas, y es cierto que el egoísmo está al alcance de todos, aunque sólo a la altura de algunos, pero no por eso podemos dejar de pensar en las necesidades básicas para vivir y en las cosas superficiales. Al que más tiene, más le dan, y además, lo desprecia porque quería algo mejor. Por eso dije al principio que la política no es lo mío, pero sí entiendo que la mayoría de los políticos chupan del bote todo lo que pueden, independientemente del tacto o color de las ideas que defienden, y si los demás no nos damos cuenta, mucho mejor. Porque todos sabemos que los idealismos son para cumplirlos. Algo parecido a lo que ocurría con el Despotismo Ilustrado.

lunes, 14 de diciembre de 2009

POR UN FUTURO MEJOR


Luchamos constantemente por y para mejorar nuestras condiciones de vida. En esta época, en la que todos tenemos que ser solidarios, ser buenos y obedientes y portarnos bien, el futuro es incierto y el pasado ya no existe. Si hace 2 semanas exactas me dicen que mi situación iba a ser la de ahora, la verdad es que no me lo hubiera creído.

En una semana me han llamado para más entrevistas que en nueve meses de desempleado. Esta semana puede ser clave. Por otro lado, tras el despido de mi mujer, en sólo dos semanas ha encontrado un nuevo trabajo. En estos tiempos de crisis, nos podemos considerar afortunados con estos logros. Sin embargo, no todo es de color de rosa. Ella depende de una prueba final el último día de su formación. Yo dependo de una prueba y una entrevista que tengo esta misma semana. Es posible que el viernes por la tarde estemos tocando el cielo, o, simplemente, veamos el infierno tan cerca como yo estoy de la pantalla del ordenador. Pero pase lo que pase, seguro que no estaremos contentos y seguiremos luchando por un futuro mejor. Igual que las cigüeñas que buscan las mejores ramas para contruir un nido en uno de los acueductos de Mérida. Mientras tanto, ha dejado de nevar...

domingo, 13 de diciembre de 2009

ARREGLADITO QUE ES DOMINGO


Hombre, claro. Faltaría más. Hay que arreglarse y dejarse guiar por las aparencias, que los domingos el Señor descansó y yo tengo que ir bien vestido, bien peinado y dejar que me vean para celebrarlo. Ironías aparte, que vivamos en una sociedad en la cual la vista exterior elimenta más que la propia comida ciertos días al año, lo que no soporto es que traten de cambiar mi estilo y mi personalidad. Cada cual debe de tener su personalidad y no vestir, por poner un ejemplo, de forma elegante, simplemente porque sea domingo, martes o jueves. Lo importante, en este caso, es vestirse.

No hay día más aburrido y monótono que el domingo, aunque esto también va por temporadas. Quizá en verano mis domingos vuelvan a cambiar, pero ahora mismo, en esta época del año, tenemos que tomar el "solecito" porque a alguien, que no soy yo, le de la puñetera gana. Me parece de mal gusto imponer ciertas costumbres y dar por hecho ciertas actitudes que no responden con la forma de ser de quienes siempre hemos querido ser libres. Creo que al menos debería existir un debate, diálogo o, cuando menos, una opinión. Pues no. Se nota que hoy estoy algo enfadado, pero no hay mal que por bien no venga. Dejemos que el tiempo siga su transcurso habitual, que cuando nos queramos dar cuenta veremos nuestras propias necesidades cubiertas sin apenas haber realizado esfuerzo alguno.

sábado, 12 de diciembre de 2009

ILUMINACIÓN NAVIDEÑA


Amazing Grace Techno - Computer Controlled Christmas Lights from Richard Holdman on Vimeo.

Ya que estamos en las fechas Navideñas, dónde cada cual ilumina su casa cómo le da gana, y muestra sus dotes artísticas a la vista de todos en sus balcones, ventanas, escaleras y demás, hoy os muestro un video que vi hace unos días en el blog de mi amigo el irreductible donde se puede comprobar hasta dónde es capaz de llegar el ser humano en busca de su propia superación. No olvideis encender los altavoces.

viernes, 11 de diciembre de 2009

ENTREVISTADOR Y ENTREVISTADO


Llame a la puerta tímidamente y la abrí. Esperaba encontrarme con una persona y me encontré con la atenta mirada de siete pares de ojos. Justo enfrente mía había una silla vacía. Me pidieron que me sentara y que les entregara el DNI. Salí con la certeza de que no sería el elegido, a pesar de que éramos 4 candidatos para un puesto. Teóricamente, mis rivales pensarían que las posibilidades reales eran de un 25% por cabeza. Yo sabía que no era cierto, pues noté que mi perfil no era el que buscaban. A pesar de todo, los cuatro esperamos pacientemente.

Nos hicieron esperar en el pasillo. Nadia hablaba, nadie decía nada. El silencio era sepulcral, cada uno pensaba que el de al lado, le podía quitar el puesto de trabajo. Las miradas de soslayo y la respiración lenta se sucedían continuamente. Miradas desafiantes, arrogantes, seguras de sus dueños y defensores de sus concimientos. Yo pensé que, en realidad, cada uno de ellos tenía un 33% de posibilidades, pues muy mi a pesar, yo estaba descartado. No sé lo que pensarían los demás... Diez minutos después, se abrió la puerta y anunciaron el nombre del afortunado. No me equivoqué. Ganó el que más tranquilo estaba y menos sabía disimularlo. El entrevistador agradeció la asistencia y la mayoría de los entrevistados, como de costumbre, nos marchamos por dónde habíamos venido. Próximamente, más y mejor.

jueves, 10 de diciembre de 2009

ONOMÁSTICAS


Si miramos el almanaque con su santoral, podremos comprobar que hoy es el día, santo u onomástica de una persona especial para mi. Y no me refiero al nombre que se ve en la foto. Hoy es el día de la Virgen de Loreto. Y esto me hace divagar, como siempre, en voz alta. ¿Es realmente importante celebrar nuestro santo? ¿Qué supone escuchar la palabra "felicidades" cuando llega tal día, una vez al año?

Creo que, personalmente, es otro montaje comercial y/o católico refundado a raíz de la tradición. No sé por qué, una vez al año, es mi día, tu día, el día de alguien. Si me llamara de otra manera, no sería mi día. Algo absurdo, si realmente te paras a pensarlo. Días importantes tenemos a lo largo de nuestra vida. El más importante, es el día que naces, el cual celebramos cada año para recordarnos que nos hacemos viejos y que, por ende, llegará el día menos importante de nuestras vidas: el día que morimos. Y es el menos importante porque dejaremos de existir. Luego está el día que conoces a tu mujer o novia, el día que te casas, el día que tienes un hijo, el día que plantas un árbol... Los días no son importantes porque sí. Los días los hacemos importantes nosotros, algunas veces sin saberlo. ¡Ah! Y todos tendremos nuestro nombre en alguna calle de alguna ciudad o pueblo de España.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

MI QUERIDO SPECTRUM

Mirando uno de los estantes de mi estantería, aún veo mi viejo Spectrum, aquel que me acompañó en la infancia y en la adolescencia, en aquellos finales años 80 y principios de los 90 con su decadencia, derrotado por los procesadores de 16 bits. Gracias a aquel ordenador se desarrolló mi imaginación, empecé a interesarme por la informática y aprendí más inglés que en todos mis años de estudio.

Hoy día hay quien aún lo conserva, como un tesoro. Había juegos increíbles, sorprendentes e inimaginables. Casi inexplicable que, en 48 kb de memoria, y si eras afortunado y la compañía que desarrollaba el juego, realizaba una versión de 128 kb, pudieran hacer tantas y tantas cosas en tan poco espacio de memoria. Hoy día, con 48 kb de memoria apenas podrás escuchar 2 segundos de una canción en mp3, tener una foto de unos poco píxeles y de mala calidad o un par de líneas en una carta en formato .pdf. Y es que la inteligencia humana asombra, y más por aquel entonces que ahora, donde existía necesidad. Muchos seríamos felices si nos hubiéramos estancado en aquella época. La época del Spectrum, Amstrad, Commodore y MSX...

martes, 8 de diciembre de 2009

TEXTO FOTOGRÁFICO


Me aficioné a la fotografía gracias a la Semana Santa. Al principio, sólo pensaba hacer fotos a las procesiones,a las imágenes de la Semana Santa de Linares. Conseguí mi primera cámara digital, una maravilla de la época, sin pantalla, con memoria para 45 fotos, independientemente de su tamaño, de 640 píxeles por 480 píxeles. Por supuesto, no tenía ni flash ni opción a nada, absolutamente nada. Mirabas por el visor, apuntabas, la cámara cogía la luz que había y la guardaba, y cuando hacías 45 fotos, a descargarlas a casa. Me costó 26 mil de las antiguas pesetas. Después, en Madrid, en el año 2000, me compré una cámara, que me costó más de 80 mil pesetas, una Fuji FinePix, una maravilla, con flash, pantallita LCD, varios modos de uso y que guardaba las fotos en tarjetas de memoria. Hoy en día te compras una de características similares o incluso mejores, pero más pequeña y estrecha, por 100 euros.


A partir de ahí empecé a leer, a aprender de la fotografía, a investigar, a ver fotos por internet... y empecé a aficionarme. No soy un profesional, aunque trabajé para un periódico regional, pero algo entiendo y siempre intento buscar esa foto artística, esos primeros planos o esos paisajes increíbles, aunque casi siempre me suelo perder ese tipo de fotos pues no suelo llevar la cámara encima. Demasiado me ha costado conseguir lo que tengo ahora como para perderlo. Y ahora, con una cámara semi-profesional, hago lo que puedo... Todas las fotos del blog son mías, excepto, evidentemente, las de portadas de discos o libros, o algunas de música.

lunes, 7 de diciembre de 2009

RETORNO A LA INFANCIA


Antaño, cuando era un crío, y no tan crío, me gustaban estos puentes tan largos. Simplemente sabía que había días festivos y que no se trabajaba, y por tanto, no había clase. Aquella tarde de inicio del puente respiraba tranquilo, sabiendo que tenía tres, cuatro o incluso 5 días sin tener que asistir a las aburridas clases. El primer día era el mejor, pero ahí continuaba la tranquilidad de que aún quedaban varios por delante. Se disfrutaba al máximo y se desconectaba de la rutina.

Aún siendo la penúltima noche, quedaba ese consuelo de que aún, al día siguiente, no tenía nada importante que hacer y no debía levantarme temprano. Hoy en día, no existen los puentes, ni los fetivos, ni los fines de semana. Simplemente existen los días. Días que pasan sin saber muy bien por qué pasan, días que tan pronto amanecen, tan pronto anochecen, sin apenas darnos cuenta. No somos dueños del tiempo, sino de nuestros pequeños instantes. Es lo único que tenemos que saber aprovechar.

domingo, 6 de diciembre de 2009

EL ZAHIR


Podría definir mi Zahir como la ansiedad de intentar llevar a cabo tantos y tantos proyecyos que aparecen por mi cabeza y que, por falta de tiempo, terminan desapareciendo. Me ha gustado bastante el libro y no me ha parecido aburrido para nada. Paulo Coelho demuestra una gran capacidad narrativa, muestra el concepto de El Zahir como la búsqueda de ese "algo" que todos llevamos dentro.

Paralelamente, realiza una crítica, no sé si constructiva o destructiva, de la sociedad actual, de lo poco que conocemos la realidad del mundo en que vivimos, que está lleno de apariencias, hipocresías y falsedades. Nada es lo que parece ser, tenemos que seguir nuestro camino y ser siempre una línea recta la cual debemos mantener otra igual si nos miramos al espejo. Esta es la idea principal que critica el libro y precisamente, es la idea que me hará reflexionar.

sábado, 5 de diciembre de 2009

EL VECINO DE AL LADO


Hacía tiempo que no escuchaba al vecino de al lado. Esa voz inconfundible, tosca y grave que penetra las paredes y te termina despertando. Eso significa que estoy en Linares pasando unos días. Tuve la "fortuna" de conocer a esta particular familia cuando mis padres compraron su actual casa.

El vecino de al lado (que no el de arriba, como diría el maestro Sabina) ha terminado haciendo la vida imposible al 90% de los vecinos, con los cuales no se habla. Denuncias al MOPU (antiguo Ministerio de Obras Públicas) porque subíamos la tapia del patio, eran comunes en una época en la que todos decidieron hacer obra y el vecino de al lado, bien por envidia, por querer ser protagonista o por fastidiar, optó por denunciar a todos. Tras muchos años, todo quedó en agua de borrajas y lo único que consiguió fue enemistarse con toda la calle. Pero aún escucho al vecino de al lado cuando vengo a Linares y me acuesto en la que fue mi habitación durante muchos años.

jueves, 3 de diciembre de 2009

DÍAS TRISTES


Los días tristes son difíciles de olvidar. Por mucho empeño que pongamos en ello, siempre están ahí... recuerdos impenetrables e imborrables que te dejan huella. Hoy es un día triste, pero no deja de ser un día triste que en unas semanas o en unos meses, será olvidado. Y si es recordado, lo será por algo alegre, porque hoy llevé el CV a algunas empresas. Nunca se sabe.

No recuerdo tristeza alguna como la que sentí cuando vi a mi hermano salir de la Estación de Tren rumbo a Madrid. Se había alistado al Ejercito. Amargos recuerdos entre los olivares de Jaén, entre las lágrimas de regresar a una casa cada vez más vacía. Mi hermano pequeño, en la Marina. Orgulloso de la nación, ignorante de su destino, dejó triste el corazón de su familia por el camino que lo llevó a la desilusión de no encontrar su sino. Aquellos días en los que las tardes empezaban a ser antes más oscuras y los días más cortos, aquella tarde en la que mi abuelo decidió guiarlo desde el cielo, aquel atardecer en que mi madre tenía que pensar en otro plato menos en la mesa para el día siguiente, al llegar al salón de mi casa rompí a llorar. Hay cosas que no pueden cambiar, y prefiero que nunca lo hagan. El silencio de mi casa guardaba este secreto, jamás contado, jamás compartido. Como dije al principio, afortunadamente, los recuerdos son imborrables. Desde entonces, no me gustaron los trenes que iban desde Linares-Baeza hasta Madrid. Ironías de la vida, años más tarde este mismo tren se convirtió en mi mejor aliado. Pero esa es otra historia...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

HIPOCRESÍA FRENTE A LEGALIDAD


No logro entender aquellos denominados "artistas" que salen por la tele y otros medios de comunicación defendiendo que lo que hacen, es arte, y que es ilegal descargarlo de internet. Me refiero a ciertos "cantates y músicos" que, pobrecitos míos, se tienen que manifestar porque no tienen para comer... espero que la libertad de expresión esté por encima del nuevo Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas, donde la hipocresía de los músicos españoles demuestra, cada vez más, que se defiende más y mejor a quien más tiene y se desprotege al que menos tiene.

No quiero dar nombres, pero todos sabemos quienes son, los triunfitos y compañía, que les gusta más la música comercial que a un tonto un lápiz, y que lo que en verdad quieren es ver sus bolsillos llenos y vender muchos discos. Espero que dicha ley no salga adelante porque los verdaderos creativos saldrán muy perjudicados y visto lo visto, la crisis seguirá mejorando para algunos y siendo larga para otros. A veces confunden la mediocridad con la buena música. El verdadero músico no debería preocuparse de estas cosas... ¿o acaso van a las manifestaciones por la lucha del empleo de quienes, irónicamente, debemos comprar sus discos?

martes, 1 de diciembre de 2009

LA TRISTEZA DE LISTA DE SCHINDLER


Cuando estoy triste, escucho esta banda sonora. Magnífica y grandiosa la composición de la misma, es increíble cómo se ajusta a la película. El violín suena limpio y nítido, y las notas musicales llevan en sí mismas la tristeza de la Lista de Schindler. Y últimamente, escucho este disco más de lo que debiera, y creo que eso no debería ser normal. Sin embargo, aunque no estuviera triste, la escucharía igual, porque es mi banda sonora favorita. Ojalá la hubiera firmado Knopfler, pero no fue así. Todas las bandas sonoras de Knopfler van justo detrás de esta, y que eso lo diga yo, tiene su mérito.

La Lista de Schindler es una Banda Sonora que me hace sentir cosas que no siento con otras músicas, con otras orquestas, con otras composiciones. Desde la primera hasta la última canción, hasta el último tema, es una música que me hace reflexionar, pensar, ver el futuro, querer volver a vivir el pasado y recordar lo que un día fuimos y ahora... mejor prefiero no pensar y volver a escuchar el disco. Toda una delicia.