jueves, 12 de noviembre de 2009

PAISAJES



Hay paisajes claros y oscuros, ténues y brillantes, apagados y encendidos... es difícil distinguir entre una buena fotografía de un paisaje y una fotografía normal. Es cierto que el gusto personal es lo que más prima a la hora de decantarse al elegir un determinado cuadro, un determinado color, una determinada vista; pero, ¿existe alguien capaz de dejar a un lado el gusto personal y valorar lo que es el arte en sí, lo que una representación artística, ya sea una foto, un gráfico, un dibujo... puede llegar a representar? Sinceramente, creo que eso es algo muy difícil de valorar. Al igual que existe un concepto de música comercial, podría existir también el de la "fotografía comercial", esa que nos gusta a todos y que, sin dudar, podríamos tener colocada en cualquier porta-retratos de nuestro salón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario