jueves, 19 de noviembre de 2009

LAS LÁGRIMAS NO DUELEN

Las lágrimas no duelen, complacen. Las lágrimas no caen, nacen. Las lágrimas no mojan, purifican. Llora por ella y se complace, se siente nacer y se purifica. Pero no es fácil llorar por ella si no es por amor. O quizá debiera decir “desamor”. Porque en el amor se sonríe, se está feliz. Por tanto, se llora si no se ama.
Se llora si existe una mínima posibilidad de dañar el amor. Se llora si el amor no es correspondido. Se llora si se ama. Se llora de felicidad. Simplemente, se llora.






No hay comentarios:

Publicar un comentario